“DEL CARRIL Y EL FERROCARRIL DE LOS INGLESES”

 

Estación Del Carril

Estación Del Carril

Mucho hemos oido hablar de la eficáz organización de los Ferrocarriles Ingleses y su afamada puntualidad. Ríos de tinta han corrido acerca de si las empresas ferroviarias deben ser privadas o estatales.

En esta oportunidad vamos a recordar una serie de reclamos que hiciera en 1938, el periódico “La Verdad” de la localidad de Del Carril. Este periódico era dirigido entonces por los hermanos Marcos e Ildefonso Derman, quienes adherían a los principios de la Unión Cívica Radical. Este reclamo se produce dos años antes de que Raúl Scalabrini Ortíz publique su “Historia de los Ferrocarriles Argentinos” y diez años antes de que Perón anuncie la nacionalización de los ferrocarriles.

En 1884 la empresa estatal Ferrocarril del Oeste construye el ramal de Lobos a Saladillo. En su trayecto son construidas una serie de estaciones, no con la intención de fundar pueblos, sino por su cercanía a las grandes estancias, de las que se transportaría la producción. La gestación de los pueblos sería una consecuencia de la instalación de las estaciones. Esto explica en principio, que aquellos edificios no hayan sido pensados para albergar pasajeros. Tal fue el caso de la estación de Del Carril, entorno a la cual poco a poco se fue conformando el pueblo que hoy conocemos.

En 1890 el Ferrocarril del Oeste es adquirido por capitales ingleses y dos años después, el ramal Merlo a Saladillo, es vendido a la empresa Ferrocarril del Sud, también de capitales ingleses.

Cincuenta años después de la instalación de la estación, la localidad de Del Carril ha crecido considerablemente. Dos periódicos, “La Voz de Del Carril” y “La Verdad”, dan cuenta en sus notas y publicidades de este crecimiento poblacional y la incesante actividad agropecuaria y comercial que allí fluye.

Los años han pasado y el tiempo ha hecho lentamente su trabajo sobre la antigua estación, cuya fachada presenta un deterioro importante y sus instalaciones han quedado obsoletas ante el crecimiento del pueblo. Es entonces cuando se inician los reclamos del periódico “La Verdad” de los hermanos Derman.

Reclaman por “el estado calamitoso que se encuentra en su aspecto exterior, afeando su estética y estancando el adelanto edilicio del pueblo, con la consiguiente mala impresión del viajero”.

Pero el principal reclamo es por la falta de una sala de espera para los pasajeros. En esos años, la mayor parte de la población vivía en el campo y cuando necesitaba viajar debía acercarse hasta el pueblo en sus carros y allí aguardar la llegada de los trenes. Nos cuenta “La Verdad”, que se veían en “la obligación de aguardar en la intemperie recibiendo la gélida temperatura invernal, sin disponer de un sitio adecuado donde evitarlo”.

Otra cuestión no menor era el de los sanitarios, por lo que los Derman solicitan “medidas profilácticas dirigidas a velar por la salud de toda la población carrilense, pues hemos tenido oportunidad de constatar personalmente el deplorable estado en que se encuentra el único w.c. con que cuenta el pobre edificio de su estación (…) infectando el ambiente de náuseas mal olientes y perniciosas”.

Pero estos periodistas se muestran poco optimistas de ser oídos por la empresa: “Sabíamos de antemano que tendríamos que machacar duro, con muy pocas probabilidades de que al fin de nuestra prédica, lográramos materialmente el resultado positivo (…) Éramos conocedores de la poca atención o nada que prestan estas empresas con amplias ramificaciones en todo el país, del que se llevan para el extranjero los frutos más óptimos de su progreso creciente”.

Cambian entonces de interlocutor y se dirigen a las autoridades expresando: “… creemos que son los gobiernos los llamados directamente a hacer caer en peso de acciones aleccionadoras, para que influyan sobre estas empresas y obligarlas por todos los medios posibles al engrandecimiento de las colectividades (…) Cuando los gobiernos de la Nación se animen a encarar con la debida energía una cuestión de fundamental importancia para nuestro país, como lo es la enajenación de empresas extranjeras, que en diversas formas, ya sean ferroviarias o petrolíferas, se adueñan poco a poco de las principales fuentes de riqueza de nuestro suelo y que afectan vitalmente a sus gobernados, gravitando principalmente sobre las clases menesterosas, entonces habremos dado un gran paso hacia la liberación económica y social de nuestra tierra de promisión”.

Como corolario agreguemos que por esos días se implementó un servicio de colectivo desde Del Carril a Saladillo. El coche pertenecía al vecino Ángel González, quien partía de lunes a sábados desde el Hotel de Montes, a las 8 de la mañana. Tomaba el camino real por el recorrido denominado de “El Puente”, haciendo escala en la cercana estación de Cazón. Regresaba de Saladillo a las 15 hs.

Pero todavía no era tiempo para este tipo de transportes, ni por la calidad de los vehículos, ni por el estado de los caminos. La apuesta debía seguir siendo ferroviaria.

4 Comments

  1. Graciela Savone 2013/12/07 0:39 Responder

    Qué linda nota!!!
    Qué bien está esta iniciativa, para que la historia de los pueblos no se pierdan…
    felicitaciones!!!

  2. Maria Asuncion 2016/03/15 0:59 Responder

    Medios de Comunicacion…Ferrocarril… El poder del reclamo y la importancia de este medio de transporte para el crecimiento de los pueblos y sus economias.-Excelente nota..Que bueno seria que vuelvan a funcionar los trenes tanto para pasajeros como de carga.

  3. María Mancini 2017/02/19 19:48 Responder

    La historia siempre sensibiliza, y reafirma ideas, convicciones….cuánto tiempo!!! y ahora Del Carril, sin tren, sin transporte publico. Cuantas estaciones cerradas, cuantos pueblos . Y siempre los intereses de pocos por sobre los intereses del pueblo. No puedo olvidarme de mi infancia viajando alguna vez a La Barrancosa, para que al llegar a la estación el sulqui nos esperaba para llegar por fin al campo del abuelo Ernesto Di Battista. No puedo olvidarme del silbato del tren cuando llegaba a la estación de Saladillo….qué lindo era esperar en el anden. Aún hoy elijo pasar caminando muchas veces por él

  4. Kiti 2017/02/21 20:57 Responder

    Me gusta la Nota y mucho los come ntarios!
    Me siento parte de un pueblo, de unas historias que albergan sentido, que han marcado el corazón y los anhelos de tantas personas con los mismos deseos que hoy podemos tener….encontrarnos y darnos una patria libre, justa, soberana… Gracias!!!

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>