“SALADILLO Y 25 DE MAYO POR EL CAMPEONATO ARGENTINO”

Pelota Federale 102

Pelota Federale 102
Este balón fabricado en Argentina, fue utilizado en el Mundial de Italia de 1934.

El Campeonato Argentino tuvo desde siempre un atractivo especial para los amantes del fútbol en particular y el vecindario de cada pueblo en general. Es que se lo vivía con una pasión que superaba al encuentro deportivo, lo que estaba en juego era el prestigio mismo de cada ciudad.

En ese marco, Saladillo y 25 de Mayo era el clásico del centro de la provincia, y cruzar el charco (haciendo referencia al arroyo), para ir a enfrentar a los “uruguayos” (como se le denominaba a nuestros vecinos) era una gesta de valientes. Vamos a recordar la edición de este clásico del año 1938.

Como mencionamos en una nota anterior, el primer encuentro futbolístico entre Saladillo y 25 de Mayo, se realizó el 2 de octubre de 1904. El antecedente inmediato, al encuentro que vamos a rememorar, se disputó en Saladillo el 8 de noviembre de 1936. Ese encuentro terminó con serios incidentes, en los que el equipo y simpatizantes visitantes fueron agraviados por grupos de inadaptados locales, que lamentablemente existieron en todas las épocas.

En la primer ronda del Campeonato Argentino de 1938, Saladillo debía enfrentar al combinado de Lobos, pero el encuentro no se disputó porque la Liga de aquella ciudad decidió no participar del certamen. Por su parte, los veinticinqueños vencieron al seleccionado de Bolivar, clasificando para la segunda ronda.

El domingo 25 de setiembre, Saladillo debía viajar a 25 de Mayo para disputar el segundo partido, pero una fuerte lluvia obligó a la suspensión del encuentro, no sólo por el estado del campo de juego, sino también por el de los caminos, tengamos presente que por entonces la Ruta 51 no existía.

Esta espera de los Saladillenses que no jugaron ante Lobos y vieron suspendido el match con 25 de Mayo, hizo crecer la ansiedad y la expectativa de todos. Las autoridades deportivas, policiales y comunales de ambas localidades, extremaron las medidas tendientes a preservar el orden, el antecedente de 1936 podía generar represalias de parte de los veinticinqueños.

El domingo 2 de octubre, el combinado local partió acompañado por cientos de simpatizantes que se movilizaron. El estadio del Club Sportivo estaba colmado de veinticinqueños, que se estima eran alrededor de 2.500. El árbitro de la Asociación del Football Argentino era el señor Juan Miguel Franco.

Los locales formaron con: Mackrey, Labriola, Támpora, Avendaño, Esbetta, Viceconte, Galletti, Brighenti, Venialbo, Leguizamón y Ledesma.

El equipo de Saladillo llegaba con algunas modificaciones debido a lesionados y pocas horas de entrenamiento, por lo que el compromiso se presentaba difícil. La ausencia más lamentada era la de Danfor Bozzano, que se hallaba enfermo. Había inseguridad respecto al arquero y se pensó en traer en préstamo a Trezza de Sportivo Alvear.

Finalmente la formación contó con la presencia de: Pablo Yocco en el arco; Miguel Bazzano y Carlos Deschamps en la defensa; Agustín Poggi como capitán; Vicente Nanni, que venía de una lesión; Oscar Barrera; Américo Bazzano; M Davico; Rodolfo Dumas; Crotolari, refuerzo de General Alvear; y el diminuto pero gran delantero Colegialista, Ismael Iparraguirre.

A las 15:13, el Intendente Municipal de 25 de Mayo, Juan Carlos Curiel, dio el puntapié inicial. Dumas inició las acciones por Saladillo, cedió la pelota a Davico y éste con gran habilidad eludió a tres rivales devolviéndosela con un centro a Dumas que de cabeza anotó el primer gol, a tan sólo 30 segundos.

Dos minutos después, Dumas venció nuevamente a Mackrey, pero el árbitro, mal colocado, no sancionó el gol.

El arquero Yocco se notaba inseguro y los nervios se habían apoderado de Carlos Deschamps. Los locales supieron sacar ventaja de ellos y a los 8 minutos empataron el encuentro, para pasar a ganarlo a los 13.

El capitán “Pocholo” Poggi generaba desde el centro frecuentes ataques y a los 22 minutos nuevamente Dumas puso las cosas 2 a 2. De todos modos un nuevo gol veinticinqueño los llevó al descanso en desventaja.

Comenzado el segundo tiempo, el alvearense Crotolari nos dio el empate y el talentoso Dumas, a los 25 minutos, convirtió el cuarto tanto saladillense. Cuando faltaban sólo 5 minutos para el final, una habilidosa jugada de Ismael Iparraguirre llevo a Dumas al cuarto gol de su cosecha. A esa altura, el partido 5 a 3 parecía sellado, pero los veinticinqueños encontraron su cuarto gol a los 45 minutos.

No hubo más tiempo, la pitada final de Juan Franco señaló que Saladillo ganó el clásico 5 a 4.

Tanto los jugadores como el público tuvieron un comportamiento correcto. El periódico “El Heraldo” de 25 de Mayo, señalaba: “La cordialidad ahuyentó rencores inexistentes”.

Terminado el encuentro, la delegación visitante fue invitada al “Hotel La Viscaina”, donde se les ofreció un lunch. Allí, el presidente de la Liga Veinticinqueña, Señor Martirani dirigió unas palabras de agradecimiento a nuestro equipo, y en nombre de Saladillo retribuyó las palabras, el Cura Párroco José Ráed, que formaba parte de los simpatizantes. Estaba programado un baile en el Club Olimpo, pero los saladillenses agradecieron y prefirieron emprender el retorno.

A la partida, la caravana fue acompañada por las autoridades veinticinqueñas, por largos kilómetros. Una vez en Saladillo, el Presidente de la Liga de Football, Rutilio Bernaola, envió un telegrama de agradecimiento a la Liga Veinticinqueña.

El domingo siguiente el combinado de Saladillo continuó su participación en el Campeonato Argentino, enfrentando al equipo de La Plata, en el estadio Estrella de Berisso. Fue eliminado por 4 tantos a 1.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>