“EL FERROCARRIL VS EL AUTOMOTOR: UNA VIEJA RIVALIDAD”

Locomotora

Locomotora
(Fotografía: Revista Ferroclub – Nº 31 – Agosto 2007 – Tomada por un desconocido fotógrafo profesional de Saladillo, Prov de Bs As – Circa 1900)

El tema que propone el título de esta nota es tan antiguo y tan vigente, que nos pone en la disyuntiva de plantearlo como “una vieja rivalidad” o “una rivalidad actual”.

Lo podríamos transpolar incluso a otras temáticas: edificios modernos – edificios antiguos; radio – televisión; tango – rock and roll; la juventud de ahora – los jóvenes de ayer; etc.

Más allá de la temática en sí misma, lo que hay en juego es un modo de ver las cosas, una cosmovisión de acuerdo a la cual cada uno toma una postura.

Nos pareció interesante reproducir textualmente un artículo del periódico “El Pueblo” (*) de Saladillo, del 13 de octubre de 1938:

“La política caminera y los ferrocarriles”

Con motivo de la inauguración d varios caminos y en celebración del día del camino, fecha elegida para exaltar el valor de las rutas viales como elemento de progreso, se ha actualizado la vieja rivalidad entre el ferrocarril y el automotor. Esta rivalidad es otro episodio de la eterna lucha por el progreso. Cuando Stephenson inventó la locomotora y se tendieron en Inglaterra los primeros rieles, paralelas de maderas sobre las que caminaban a tumbos aquellas berlinas de alta capota arrastrada por una máquina ruidosa y humeante, los postillones de las diligencias, concesionarios de mensajerías, conductores de carros y todos los individuos vinculados a la industria del transporte de tracción a sangre, se unieron en una compacta asociación defensiva que pretendía oponerse por todos los medios a ese nuevo medio de comunicación que “les quitaba el pan”, como dijeron entonces los elementos desplazados.

Se adujo contra el ferrocarril toda suerte de argumentos. Las máquinas eran ruidosas, sucias, quemaban los campos con sus chispas, mataban animales, afectaban los árboles con las emanaciones de sus calderas, hacían peligrar la vida de los que viajaban en esos trenes que, lentos para nuestra moderna concepción de la velocidad, eran, para aquella época de una velocidad infernal.

Los argumentos que entonces se esgrimieron contra el ferrocarril, los usa ahora el ferrocarril contra el camino. Dicen los defensores del riel que el camino dejará “sin pan a millares de personas”, sin reflexionar que el día que un ferrocarril deje de funcionar por falta de clientes es porque han encontrado trabajo en el transporte automotor mucha más gente que la que ocupa el riel.

El progreso significa sacrificio de intereses creados, pero nunca puede ser factor de destrucción, ni de miseria. El progreso es un elemento positivo y no negativo. Vino la electricidad y han desaparecido los fabricantes de velas, de lámparas a petróleo, pero vive mucha gente de los implementos eléctricos.

La desaparición del ferrocarril está señalada para un plazo largo, pero que llegará fatalmente, aunque ahora se opongan mediante leyes precarias y directivas equivocadas y la fuerza incontrastable de los hechos podrá más que las máquinas enredadas de los hombres interesados en tergiversar las cosas de este mundo.

(*) El periódico “El Pueblo”, cuyo director era Enrique Thomas y Coutiño, respondía a los principios del Partido Conservador, ideología que refleja claramente el contenido de la nota.

One Comment

  1. Alejandro Mariotto 2013/11/16 18:52 Responder

    Qué lástima que en ese momento no se dieron cuenta que el ferrocarril y el camión (junto con los barcos) se complementan para brindar un mejor servicio de transporte. El flete mas económico es el de los barcos y barcazas, luego le sigue el tren y por último el camión. Para distancias de mas de 400 km el camión no es rentable y si lo es el tren. En donde hay vias navegables lo aconsejable son los barcos por eso los trenes tenian (en algunos casos aún tienen y en otros se están rehabilitando) accesos a los puertos.
    No se trata de elimimar el tren para que pueda trabajar el camión o viceverza, se trata de complementar todos los sistemas de transporte buscando eficiencia, economia, cuidado del medio ambiente y menor riezgos de accidentes.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>