“LA INDIA TUERTA CARMEN” (Un homenaje a la Mujer Originaria) (*)

Mujer Originaria

Mujer Originaria

Todos sabemos del placer que significa llegar a nuestra casa calefaccionada y tomar algo caliente en una mañana de invierno, tras haber caminado varias cuadras hacia el sur, con el viento helado en la cara y una llovizna de agua nieve que nos humedece. O al contrario, transitar en pleno enero por el pavimento ardiente buscando la sombra de las plantas y llegar a nuestras casas refrigeradas y darnos un chapuzón en la pileta.

Imaginemos ahora esto, hace doscientos años: No hay casas, no hay asfalto, no hay plantas y el agua en la superficie es escasa. Las tormentas, los vientos, el granizo, la lluvia, el calor, la sequía, la crueldad de vivir en toda su expresión.

Así, en estas tierras, en esas condiciones vivieron los Pueblos Originarios. Tratemos de pensar, aunque dudo que lo logremos, lo que significaba ser mujer y ser madre en esas condiciones. En nueve meses de embarazo se transitaría todo ese repertorio climático y luego la incertidumbre del parto, en el cual las ancianas ayudaban aportando su experiencia.

Vendría luego el cuidado del niño, amamantarlo, tejerle un abrigo, recoger la leña escasa para el fogón reparador y caminar, caminar incansablemente con el niño acuesta buscando los alimentos dispersos en la pampa.

Pero el clima no siempre era cruel. Hay en nuestra zona momentos bellísimos, con campos verdes poblados de flores silvestres y animales de todas las especies. Momentos en que las Mujeres Originarias disfrutarían haciendo el amor con sus hombres y viendo retozar a sus hijos en la inmensa llanura………………………….., hasta que les fue quitada.

A partir de entonces, el dolor y el sufrimiento fueron mayores al infligido por el clima.

No tenemos en esta zona el registro del nombre originario de ninguna  de aquellas Mujeres. Sólo después de la invasión, como ocurrió con muchos, sabemos de una Mujer Originaria que adoptó un nombre cristiano y frecuentaba la zona vendiendo sus tejidos para subsistir, porque ya no contaba con sus recursos naturales ancestrales. Esta mujer pertenecía a la tribu del Cacique Catriel y habitaba la zona del Tapalqué, hasta donde llegaba el antiguo Partido del Saladillo, creado por Ros

as en 1839. No sabemos por qué circunstancia aquella mujer había perdido un ojo y su nombre ha llegado hasta nosotros como, “La india tuerta Carmen”. Podemos reconocer en ella a todas las Mujeres Originarias que habitaron la zona del Saladillo.

El historiador Osvaldo Bayer ha propuesto la construcción de un monumento a la Mujer Originaria, proyecto al que se ha sumado el escultor Andrés Zerneri, para lo cual han organizado una campaña de recolección de llaves. ¡Vaya si no es justificada la propuesta de Bayer en reconocimiento a aquellas Madres Originarias!

(*) Este texto forma parte del trabajo del Grupo de Investigación del Museo de Saladillo - “Saladillo y Ellas” - Marcelo Pereyra – 2012

One Comment

  1. Alejandro Mariotto 2015/01/30 3:54 Responder

    Muy buena la nota!!!
    En Saladillo no hay ninguna calle que recuerde a los Pueblos Originarios, y tampoco hay muchas calles que recuerden a mujeres (solo 6), quizás sea hora de revertir esto.
    ¿Porqué no ponerle el nombre de la india Carmen a alguna calle de nuestra ciudad?

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>