“MARIANO ACOSTA: NUESTRO FUNDADOR”

Mariano Acosta

Mariano Acosta

La esquina de Mariano Acosta y Cabral (Plaza España) era el extremo hasta donde llegaba la original planta urbana trazada por el agrimensor Enrique Nelson. Desde allí se extendía hasta la actual cancha de Argentino, a la Plaza de la Cruz, donde hoy se encuentra el hospital, y a la Plaza Falucho, para cerrar el trazado.

Cuando a fines del Siglo XIX se definen los nombres de las calles, se le dan a todas nombres de provincias, excepto a  las avenidas que circundan la plaza, a las que se le dan nombres de próceres nacionales y a las de circunvalación, para las que se reservan nombres que tengan que ver con nuestra historia local.

De este modo, la Avenida Dionisio Pereyra, recuerda al legendario comandante de frontera, en la lucha contra los Pueblos Originarios, en las zonas de El Mangrullo y el Fortín La Parva.

Antonio Bozán fue el miembro disidente de la Comisión Fundadora del Pueblo, como veremos.

Máximo Cabral fue uno de los más activos, ocupando el cargo de Juez de Paz en los primeros años, tras la fundación.

Y a la actual Avenida Mariano Acosta se le dio el nombre de 31 de Julio, que como se sabe es la fecha en la que se firmó el Decreto de Fundación del Pueblo, en 1863.

De este modo, al barrio de ferroviarios que se formó del otro lado de las vías, se le dio el nombre de “Barrio de la 31”, en alusión a la calle.

Ya en 1913, con motivo de la conmemoración del Cincuentenario de la fundación del pueblo, Manuel Ibáñez Frocham señalaba que Mariano Acosta aún no tenía los honores que merecía.

En 1910 se estudió un proyecto para crear un nuevo partido formado con tierras del Partido de Saladillo, al que se proponía el nombre de Mariano Acosta. El proyecto se concretó tres años más tarde, pero llevó el nombre de José Roque Pérez.

El 21 de agosto de 1927, durante la Intendencia de Alejandro Armendáriz, se decide reparar esa falencia y se le da el nombre de Mariano Acosta a la hasta entonces “31 de Julio”. En la intersección de ésta con Cabral, se coloca una placa recordatoria.

Señalaba el diario “El Pueblo”, en su edición del 28 de agosto de 1927: “Algo se ha hecho en el sentido de reparar en parte el olvido en que se ha tenido hasta ahora el nombre del fundador de Saladillo. (…) Falta mucho más por hacer para honrar a Don Mariano Acosta y ello vendrá espontáneamente, más o menos pronto”. Y “más o menos pronto” aquí estamos, rindiendo homenaje “espontáneamente” a nuestro Fundador.

Mariano Acosta, que había nacido en Buenos Aires en 1925, fue elegido Diputado por la campaña, después de Caseros. Fue uno de los redactores de la Constitución Provincial de 1854 y Convencional Constituyente por Buenos Aires, en 1860, para revisar la Constitución Nacional y permitir la reincorporación de Buenos Aires a la Confederación. No en vano, a la estancia que tenía en Lobos la llamó “La Constitución”.

En 1862, al ser elegido Mitre Presidente de la República, Don Mariano Saavedra es elegido Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, para completar el período aún inconcluso de Mitre.

Saavedra forma su gabinete y nombra Ministro de Gobierno a Don Mariano Acosta, cuya gestión ha sido reconocida como la del fundador de pueblos. Ciudades cercanas a nosotros, como Tapalqué o 9 de Julio, pertenecen a su gestión.

Aquí en Saladillo nombra una Comisión para elegir el lugar más adecuado para la ubicación del pueblo. Joaquín Cazón y Federico Álvarez de Toledo proponen hacerlo junto al Fortín La Parva, pero Antonio Bozán lo considera muy riesgoso por la presencia de los Pueblos Originarios y propone hacerlo en la zona de Polvaredas que era la más poblada y próspera, desde el punto de vista de la producción, en el Partido de Saladillo.

Prevalece la idea de Nicolás Gómez, de hacerlo en un lugar céntrico, pero faltaba definir el lugar exacto. Aquí aparece la grandeza de Mariano Acosta. El Ministro no se limitó a ser un funcionario de escritorio y vino en persona a elegir el lugar. Esto hoy parece sencillo, pero en aquel entonces implicaba andar varios días a caballo, en caminos polvorientos y llenos de matas, cruzando arroyos y el río Salado y cuidándose de la presencia de los Pueblos Originarios.

Aquí se encontró Acosta con los miembros de la Comisión y cuenta la tradición oral que tras rodar su caballo, se habría levantado el Ministro tratando de guardar la compostura y habría dicho su conocida frase: “salga pato o gallareta, aquí será el centro del pueblo”.

Más allá de la verosimilitud de esta anécdota, nuestro gran historiador, Don Orlando Sanguinetti, señala que el camino de las postas, que seguía las antiguas rastrilladas indias, que posteriormente seguiría el ferrocarril y luego la ruta 205, por aquel entonces en esta zona seguía lo que hoy es la Avenida Rivadavia. En las inmediaciones de lo que hoy es la plaza, salía un camino hacia la zona más prospera en Polvaredas, que Bozán había propuesto. Esta circunstancia, sin lugar a dudas habrá influido en la decisión del Ministro.

Con posterioridad a la fundación del pueblo el curriculum de Acosta es frondoso, incluyendo que fue Gobernador de la Provincia, pero señalemos brevemente dos hechos que lo acercan nuevamente a nuestra historia lugareña.

Hacia 1867 fue miembro consultivo del Ferrocarril del Oeste y a su gestión se debe la construcción del ramal de este ferrocarril desde Merlo a Lobos. No olvidemos que Acosta tenía campos en Lobos. Este ramal acorta las distancias de Saladillo con Buenos Aires y es base para que en 1884 el tren llegue a nuestro pueblo.

La otra circunstancia, tiene que ver con la sucesión presidencial de Sarmiento. Mitre aspira nuevamente al cargo y Sarmiento lo enfrenta postulando a su Ministro de Educación, Nicolás Avellaneda. Pero sabe que esto sólo no alcanza y se alía entonces con Adolfo Alsina, con base social en los suburbios de Buenos Aires y entre los gauchos de la campaña, entre los que se encuentra el célebre Juan Moreira. Alsina impone entonces el nombre del Vicepresidente, un hombre de sus filas, nuestro fundador, Mariano Acosta.

Mitre no acepta el resultado electoral y todo deriva en la Batalla de La Verde en la que se destaca la actuación del Batallón Saladillo en defensa  de la formula presidencial Nicolás Avellaneda – Mariano Acosta.

Es esta a grandes rasgos la semblanza de nuestro fundador, quien falleció en Buenos Aires en 1893.

One Comment

  1. Claudia Calcedo 2013/12/30 11:56 Responder

    Es una semblanza para rescatar y trabajarla en las escuelas ,donde la mayoría de los chicos no conocen a Mariano Acosta ,es importante saber que nuestro pueblo se creó por voluntad de un grupo de civiles .

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>