“EL GLIPTODONTE: UN ANTIGUO HABITANTE DE ESTAS TIERRAS”

Cola de Doedicurus

Fragmento de cola de Doedicurus que se exhibe en el Museo de Saladillo

Hace millones de años, en los constantes movimientos de la tierra en su proceso de formación, Sudamérica quedó convertida en una isla gigante, separada por las aguas en el istmo de Panamá.

La fauna que aquí vivía tuvo una evolución diferente a la del resto del planeta, dando lugar al desarrollo de grandes mamíferos que habitaron por nuestra zona hasta no hace más de diez mil años.

Uno de aquellos animales es el Gliptodonte, cuyos restos abundan en la región pampeana, varios de los cuales se han encontrado en Saladillo.

GliptodonteSe trataba de herbívoros de sólidas armaduras que llegaron a medir hasta cuatro metros de longitud. Se los suele clasificar en el grupo de los Desdentados, pero en realidad habría que decir que son “maldentados”, ya que si bien carecen de incisivos y caninos, poseen premolares y molares. Eran una especie de peludo o mulita de gran tamaño. Poseían un caparazón rígido, de placas poligonales, la cual en forma de armadura articulada recubría su larga cola terminada en una especie de maza con protuberancias córneas, lo que la convertía en un arma terrible.

En nuestro Museo se exhibe un fragmento de la cola de un Doedicurus perteneciente a la familia de los Gliptodontes, en el que se observa el lugar de las incrustaciones de sus terribles protuberancias cónicas. Otro ejemplar que el Museo posee, pero que aún está en etapa de restauración es un Sclerocalyptus, gliptodonte de porte mediano, de cuyo hallazgo hablaremos en una próxima nota.

Deja un comentario