“130 AÑOS DE FERROCARRIL EN SALADILLO”

Locomotora en la Mesa Giratoria de Saladillo

Locomotora en la Mesa Giratoria de Saladillo
Fotografía de la Colección del Museo de Saladillo

Aquel 21 de Setiembre de 1884,  la pequeña aldea que era Saladillo, dio un paso gigantesco de progreso. Quedaron atrás los penosos viajes en carretas, por caminos intransitables, atravesando arroyos y el Salado. La producción pudo ser llevada fácilmente al puerto y de la gran ciudad llegaban mercaderías de todo tipo, noticias frescas, las últimas modas y sobre todo, inmigrantes. Tanos, gallegos, franceses, irlandeses y más tarde libaneses, vendrán por los caminos de hierro a arraigarse en esta tierra.

El Gobernador Dardo Rocha se hizo presente, marcando de este modo la trascendencia del hecho. (1) Una gran tormenta lo obligó a quedarse algunos días y desde entonces la Estación, con sus campanas y silbatos, marcó el ritmo de nuestro pueblo.

Grandes carros cargados de cereal, arreos de hacienda, bultos de encomiendas, coches de alquiler repletos de pasajeros, todos se daban cita puntual junto al andén.

Obreros sudorosos se apuraban en la carga y descarga de los vagones y los empleados ferroviarios sincronizaban su tarea para cumplir con puntualidad con los horarios.

Saladillo era punta de rieles y hasta aquí venían cargas y pasajeros de los pueblos vecinos. Fondas, hoteles y restaurantes se abrieron sobre la antigua calle Mendoza (hoy Alem), frente a la Estación, para dar albergue y alimento a todos estos transeúntes.

 En un ritmo casi frenético se procedía a cargar de agua  a la locomotora, en el viejo tanque de hierro, que aún subsiste. Luego, a maniobrar por las vías alternativas, llevar la máquina hasta la carbonera, donde se la abastecía del negro combustible. Finalmente, se la colocaba sobre la mesa giratoria, que aún podemos ver en el extremo del Parque Infantil. Los operarios giraban la máquina en sentido contrario y ya todo estaba listo para emprender un nuevo viaje.

Ir a la Estación, “pa’ ver quien viene”, era un paseo obligado para romper la monotonía del pueblo. Cuando algún personaje ilustre llegaba, el lugar de recepción era la Estación, y en sus andenes se ubicaba la banda de música acompañando la comitiva.

Cuando en los primeros años del Siglo XX se comenzó con el pavimento del pueblo, la piedra y maquinarias llegaron en tren, y lógicamente, las primeras avenidas en asfaltarse fueron Moreno y Belgrano, junto al semicírculo de acceso a la Estación. Era necesario facilitar el arribo a la misma.

¡130 años, no son pocos, demasiada historia ha transitado por estos rieles!

 

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2013/10/la-llegada-del-primer-tren-y-una-fiesta-que-se-aguo/

2 Comments

  1. Alejandro Mariotto 2014/09/20 21:49 Responder

    El Ferrocarril fue indispensable para el crecimiento y desarrollo de los pueblos, pero no es un medio de transporte “del pasado” sigue siendo indispensable hoy día y es por ello que todos debemos reclamar a las autoridades por la rehabilitación del sistema ferroviario!!!!

  2. k 2015/05/29 20:42 Responder

    el ferrocarril desaparecio en muchos alños para los pobladore de cazon les fue muy dificil

    http://noéwairu

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>