“FEDERICO ÁLVAREZ DE TOLEDO: EL MINISTRO DE YRIGOYEN”

Ministro Federico Álvarez de Toledo

Ministro Federico Álvarez de Toledo
Fotografía: “La Semana” – 15/10/1916

La composición del gabinete de Hipólito Yrigoyen marca, desde el primer día de su gobierno, una diferencia clara con sus predecesores. Sus ministros no serán hombres de fracs y galeras de felpa, pertenecientes a la más alta sociedad. Este simple gesto marca los tiempos de cambio que se inician.

El embajador británico realiza la visita protocolar al nuevo presidente y le recuerda que es ya una tradición que se consulte al gobierno de Londres respecto a la formación del gabinete. Don Hipólito le responde: “Es una costumbre que el señor embajador debe dar por terminada”.

Entre aquellos hombres modestos, cuyo vestuario los identifica con el hombre común, figura el saladillense Federico Álvarez de Toledo.

Sin embargo, Álvarez de Toledo parece no encajar con las características de los hombres seleccionados por Yrigoyen.

Hijo de Don Federico Álvarez de Toledo, uno de los hombres que participó en los momentos fundacionales del pueblo (1) y de Doña María Antonieta Faix Salesse, su familia pertenecía a la nobleza, descendientes de Fernando Álvarez de Toledo, Duque de Alba.

En Francia, de donde era su madre, poseían una finca en las afueras de Burdeos. Varias propiedades en Buenos Aires y una isla en El Tigre, que su padre obsequió a su amigo Sarmiento. En Saladillo tenían una de las estancias más importantes del partido, la “María Antonieta”, refundación de la antigua “Tres Bonetes”.

Allí nació Federico, el 20 de Marzo de 1875. Se recibió de Ingeniero Agrónomo y se encaminaba a ser un custodio y continuador de la fortuna familiar. Señala “La Semana” del 15 de Octubre de 1916, que era “rico por herencia y mucho más aún por la gran fortuna que supo acrecentar en grandes negocios de haciendas y de tierras”.

Pero las revoluciones cívicas de los ’90 cautivan al joven Toledo y se suma a la Unión Cívica de la Juventud, abrazando ideales que están en pugna con la tradición de su familia. Dice Luís Adolfo Borracer en “Saladillo, mi Pueblo y su Pueblo”: “Álvarez de Toledo, que, por su posición económica, por su abolengo, y por su ámbito social podía tener abierta la ruta hacia altos destinos políticos, fue, en su momento, un desertor de su clase”.

Se inició entonces en el camino de la política y en Saladillo ocupó sucesivamente los cargos de Comandante Militar, Presidente de la Municipalidad, Juez de Paz, Intendente y Presidente del Consejo Escolar. Cuando las obras tenían relevancia social, no vaciló en aportar dinero de su peculio, tal el caso del Hospital Doctor Posadas.

Fue así que en los días previos a la asunción de Yrigoyen, su nombre comenzó a sonar entre los posibles ministros. Se mencionaba también el de Domingo Salaberry, hombre allegado a Saladillo, que finalmente ocupó la cartera de Hacienda.

Toledo se perfilaba para Ministro de Agricultura, pero finalmente fue nombrado Ministro de Marina. Esta designación cayó mal entre los hombres de la Armada, que esperaban a alguien de sus filas en la cartera. Pero Yrigoyen designa al civil Federico Álvarez de Toledo.

La noticia causó alegría en el pueblo, que despachó centenares de cartas y telegramas saludándolo, e indiferencia en los Conservadores. Los periódicos “El Pueblo” y “La Voz de Saladillo”, por ejemplo, ni mencionan por aquellos días el nombramiento del saladillense para tan alto cargo, de mayor jerarquía que el de Sojo, que fue ministro provincial y al que se le habían rendido tantos honores (2).

Toledo se desempeñó en el Ministerio de Marina hasta 1918 cuando el Presidente lo designó embajador en Londres. Más tarde lo sería en Francia y luego regresaría al país siendo nombrado interventor en Tucumán.

De su paso por la función pública regresó empobrecido, comprometiendo el bienestar familiar.

 

(1)                             http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/02/don-federico-alvarez-de-toledo-y-la-piedra-fundacional/

(2)                             http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/11/homenaje-a-jose-tomas-sojo/

4 Comments

  1. Patrick Maingard 2016/08/15 16:10 Responder

    La historia de mi abuelo Federico Alvarez de Toledo marca una epoca y mas aun, me marco mucho de chico ya que le tenia una gran admiracion. Tengo toda ia una foto de mi abuelo cuando era Embajador en Paris en la embajada que el compro para el gobierno Argentino 5 rue cimarosa con el enton es presidente de Francia Raymond Poincare La embajada quedaba enfrente del petit hotel de mi abuelo paterno Alain.Maingard.
    Durante su.mandato en la embajada fue que mi madre hija de Federico Alvsrez de Toledo conocio a mi padre Guy Maingard.
    6 rue cimarosa

  2. Patrick Maingard 2016/08/15 16:18 Responder

    Mi padre Guy Maingard quien en su momento era un empresario vino a Argentina luego de haberse casado en Paris con Delia Alvarez de Toledo, mi madre. puso una fabrica en Avellaneda que se llamaba INAGA que luego fue expropiada por evita Peron. a favor de los Sres Salimei Seitun y truco por lo que se paso a llamar SASETRU.
    Mi abuelo Federico Alvarez de Toledo estando eempobrecido, mi

  3. Patrick Maingard 2016/08/15 16:43 Responder

    Mi padre , casado con Delia Alvarez de Toledo (hija de Federico Alvarez de Toledo , compro la estancia Polvaredas grandes en su momento para que mi abuelo la adminisrara. lo que hizo hasta su fallecimiento .
    Esta casa la reconstuyo en su casi totalidad ya que se encontraba en situacion de tapera.
    Es por esta larga historia y tsmbien porque pase los años de mi noñez

  4. Patrick Maingard 2016/08/15 16:45 Responder

    niñez es que le tengo un gran afecto a ese lugar al igual que mis hijos Alexis y Aline Maingard

    Patrick Maingard
    patrickmeurope@yahoo.com.ar

Deja un comentario