“EL INCENDIO DEL MOLINO DE CANDIA Y COTIGNOLA”

Incendio del Molino de Candia y Cotignola

Incendio del Molino de Candia y Cotignola
Fotografía: “La Semana” – 06/11/1927

En el edificio que hasta hace muy poco ocupaban las oficinas de “El Tejar” y que durante años fue la Agencia Ford de Valsecchi Hnos, a principios del siglo XX funcionaba el molino harinero y fábrica de fideos “Gral. San Martín” de Rivera, Sanguinetti y Cía. Posteriormente, esta última firma se disolvió y la fábrica fue adquirida por los señores Nicolás Candia y José Cotignola.

El 2 de Noviembre de 1927, poco después del mediodía, la tranquilidad del pueblo se vio interrumpida por el denominado “toque de arrebato”, consistente en echar a vuelo las campanas de la iglesia, anunciando el inicio de un siniestro. En una nota anterior hemos dado cuenta de esta metodología en los tiempos en que todavía no se había creado el cuerpo de Bomberos Voluntarios (1). En esta oportunidad se trataba de un incendio de grandes proporciones en el molino y fábrica de fideos de Candia y Cotignola.

De inmediato los vecinos se agolparon frente al edificio en llamas, algunos por simple curiosidad, pero muchos, dispuestos a colaborar en sofocarlo.

La sala central, en la que se ubicaban las máquinas para la molienda, ardía por completo. El Inspector de Policía, Juan Acosta, el Cabo Sarabia y algunos vecinos dotados de hachas, cortaron el techo. Un fuerte viento del norte avivaba las llamas, haciendo dificultosa la tarea.

Otro grupo de vecinos, dirigidos por don Felipe Scotto, intentaban ingresar por el depósito de harina y cereales. El Intendente, Alejandro Armendáriz, dispuso que se trajeran los carros regadores de la municipalidad. De este modo se logró un caudal de agua importante, como para dar batalla al fuego.

Tras dos horas de arduos trabajos, el incendio fue totalmente dominado, pero varias de las dependencias de la fábrica quedaron reducidas a escombros y chapas retorcidas.

Este tipo de siniestros eran relativamente frecuentes y sólo se contaba con la solidaridad y valentía de los vecinos para sofocarlos. Pasarían aún 13 años para que Saladillo contase con su cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Sin duda este duro golpe a la firma de Candia y Cotignola habrá llevado a que en 1931 el antiguo local sea adquirido por la firma Valsecchi Hnos para instalar su agencia Ford, la que tenían desde 1922 en la esquina de Moreno y Sarmiento, habiéndosela comprado a don Carlos Hull.

 

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/06/el-primer-incendio-de-la-ferreteria/

One Comment

  1. ROBERTO OSCAR COTIGNOLA 2015/07/30 19:56 Responder

    ME ENCANTARÍA SABER SI EL SOCIO DEL MOLINO JOSÉ COTIGNOLA , SE TRATA DEL PADRE DEL DOCTOR MIGUEL ANGEL COTINOLA – SI ES ASÍ DON JOSE, ERA TIO DE MI PADRE.

    http://robertooscarcotignola

Deja un comentario