“EL OCASO DE LA ESTACIÓN SALADILLO NORTE”

Saladillo Norte

Oscar Rodríguez y Francisco Valsecchi, últimos Jefe y Auxiliar en Saladillo Norte
Fotografía: “Aquí Saladillo” – 02/09/1967

Antes de esa fecha encontramos varias familias radicadas en la zona: Errasti, Tenaglia, Lilli, López, Valsecchi, Negri, etc. Pero la presencia de la estación ferroviaria le dio un renovado impulso.

Lo más significativo será la creación de la Escuela Nº 11, en respuesta a las numerosas familias que se radican en la zona y necesitan de un lugar donde educar a sus hijos.

Al principio, el movimiento de pasajeros era incesante. Esto generaba que muchos coches de alquiler prestaran el servicio desde aquel punto hasta el pueblo. Posteriormente se permitió la colocación de un «apeadero», en el que los pasajeros podían descender en Saladillo. Este es el origen del popular barrio de nuestra ciudad. Finalmente, en 1927, primó el sentido común y fue inaugurada la estación Ortíz de Rosas (1), con lo que Saladillo Norte perdió la mayor parte del movimiento de pasajeros.

De todos modos, la estación del “Apeadero” no era para carga, por lo que esta se seguía realizando en Saladillo Norte. En sus mejores años, principalmente en los meses de junio, julio y agosto, se cargaban varios vagones con alrededor de 5.000 vacunos y en los galpones se almacenaban hasta 70.000 bolsas con diversos cereales.

Pero todo esto cambió en los años ’60, cuando fuertes intereses económicos y políticas traidoras a los intereses del pueblo, decretaron la muerte del Ferrocarril Provincial y con él la decadencia de pueblos como Blaquier, Polvaredas, Toledo, Sojo, Reinoso y Saladillo Norte entre ellos.

Así describía esta situación el periódico “Aquí Saladillo” el 2 de Setiembre de 1967: “Tal los efectos de la funesta política de algún gobierno anterior. Matar el ferrocarril en beneficio del automotor, cuya fabricación, venta, combustibles y repuestos explotan los monopolios de procedencia yanqui. Nadie ignora que era una empresa estatal que trabajaba con abundante superávit, puesto que servía una rica zona de la provincia. Pero a ese mismo gobierno antipatriota le importó un comino aislar e incomunicar a todo el centro de la misma de su capital, La Plata, tanto en el transporte de mercaderías como en el movimiento de pasajeros. Y aquí es el caso de clamar como Hernández en Fierro: «¡Cuándo vendrá a esta tierra algún criollo a mandar!»”.

Fue su último Jefe don Oscar Rodríguez y su Auxiliar, don Francisco Valsecchi. En los últimos años, la estación carecía de toda comunicación. El telégrafo llegaba sólo hasta Toledo y para cobrar el sueldo debían ir hasta la estación de “El Trigo”, en el partido de Las Flores.

Un puñado de pobladores, la Escuela 11, el Club “El Cañuelero”, la cercanía del Aeroclub y el Matadero, quedaron como testigos de los años prósperos.

Hoy el pueblo lo está alcanzando y podemos decir que “Saladillo Norte” ha logrado sobrevivir a la tragedia que significó el levantamiento del Ferrocarril Provincial.

 

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2013/11/un-dia-de-grandes-inauguraciones-iglesia-estacion-asfalto-y-aguas-corrientes/

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>