“MEMORIA MUNICIPAL DE 1906: UN BUEN EJEMPLO”

Memoria Municipal de 1906

Memoria Municipal de 1906

Las cuentas claras conservan la amistad” señala la sabiduría popular y esto cobra especial fuerza cuando esas cuentas son públicas. Si recorremos los antiguos periódicos de Saladillo encontraremos que era costumbre publicar mensualmente el Movimiento de la Caja Municipal y lo propio hacían no pocas instituciones.

Pero la “Memoria Municipal de 1906” se destaca y como lo titula don Luis Adolfo Borracer en su libro “Saladillo mi pueblo y su pueblo”, es «Un buen ejemplo».

Elaborada por el Secretario Municipal, Manuel Ibáñez Frocham, fue entregada al Intendente Francisco Emparanza el 2 de marzo de 1907, 18 días más tarde, era publicada en un libro de 145 páginas, impreso en los Talleres Gráficos de El Pueblo.

El informe se inicia con una carta dirigida por el Intendente Emparanza al Honorable Concejo Deliberante. En ella pone especial énfasis al estado financiero y la situación apremiante en la que se encontraba el Municipio, por la deuda que mantenía con la Dirección General de Escuelas. Esta cuestión fue encomendada al asesor letrado doctor José Tomás Sojo, quien logró mediante la firma de un convenio poner fin al litigio (1).

Luego se detiene en detallar las obras públicas realizadas durante 1906, entre las que se destacan el arreglo y mantenimiento de los caminos, los corrales de abasto, el Hospital Doctor Posadas, el alumbrado público y la construcción del Palacio Municipal.

A la carta de Emparanza le sigue una sección de datos estadísticos elaborados por Manuel Ibáñez Frocham. Allí, el futuro historiador de Saladillo, esboza algunos antecedentes históricos; aporta datos del pueblo, así como también de las estaciones Cazón, Del Carril, Roque Pérez y Barrancosa; ofrece información relacionada con el comercio, la agricultura y la ganadería; por último, brinda un panorama de la instrucción pública en aquel año.

Al informe de Frocham le sigue otro del Contador Municipal, J de los Hoyos, quien en muy detallados cuadros vuelca mes a mes el movimiento de la Caja Municipal.

El Inspector de Obras, Calles y Caminos, Juan Dellatorre, y el Inspector General, Indalecio Rosales, dan sus respectivos informes.

Los datos referidos a salud están volcados en el Informe de la Sección Asistencia Pública, a cargo del Inspector de Sanidad y Vacunador, Julio R Langlois.

Agustín Iturre aporta el Informe de la Inspección Rural y Saturnino Suquía, desde el Despacho de Guías, realiza el Informe de la Sección Control de Marcas y Señales.

Pedro J Ruíz, Administrador de Corrales, presenta un cuadro con las estadísticas de la hacienda faenada y el Informe de la Inspección Veterinaria estuvo a cargo del Médico Veterinario Julio C de León.

También se incluye un Informe de la Administración del Cementerio, a cargo de Pedro Harispe.

Concluye la obra con los textos de las Ordenanzas promulgadas en 1906.

Como vemos, cada sección en la que se dividía la organización municipal, presenta sus respectivos informes, a tan sólo 3 meses de concluido el año. Todo esto fue puesto al alcance del pueblo en un prolijo libro, que cuenta además con muy interesantes fotografías de la época.

Como la mayoría de estos informes ofrecen datos significativos de nuestra historia, en futuras notas nos detendremos en algunos de ellos.

 

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/03/una-vieja-deuda-con-la-direccion-general-de-escuelas/

Deja un comentario