ÁNGEL BRACESCO: «EL FIRPO SALADILLENSE»

Firpo - Dempsey

Firpo – Dempsey
Reconstrucción de “El Gráfico” – 10/09/1943

Nacido en Junín, Luis Ángel Firpo, “El Toro Salvaje de las Pampas”, fue el primer boxeador argentino en pelear por el título mundial de los pesos pesados. La denominada “Pelea del Siglo” se disputó en el Polo Grounds de Nueva York, frente al norteamericano Jack Dempsey, el 14 de setiembre de 1923.

La expectativa generada fue enorme y gracias a una radiofonía aún naciente, se la pudo seguir a duras penas en Buenos Aires por lo altavoces del diario “La Prensa”.

Firpo era célebre por su fuerza descomunal. En Junín se recordaba la anécdota de cuando tres individuos quisieron asaltarlo y noqueó a dos, salvándose el tercero porque logró huir. Con ese derechazo proverbial, Firpo sacó a Dempsey del ring en el primer round, pero un árbitro perezoso en la cuenta le robó la pelea. Dempsey se recuperó y finalmente derrotó a Firpo.

En Saladillo, que desde los primeros años del siglo XX se había iniciado la práctica del box (1), la afición por este deporte aumentó en las proporciones de la figura de Firpo. Fue entonces, cuando en Álvarez de Toledo apareció alguien con características similares al ídolo de Junín: Ángel Bracesco, “El Firpo de Saladillo”. Lo recordamos reproduciendo esta crónica del periódico “El Pueblo”, del 7 de mayo de 1925:

Un hijo de Saladillo, llamase Ángel Bracesco, hijo del conocido agricultor don José del mismo apellido, del campo de la sucesión Álvarez de Toledo, quiere imitar a Firpo, el ídolo de la juventud que se dedica a esa clase de sport, y con tal motivo el lunes de la presente semana se trasladó a Buenos Aires para recibir lecciones de boxeo en aquella capital y, una vez de estar en condiciones de medirse con profesionales, se trasladará a Norte América para luchar con uno de los tantos boxeadores de fama de la tierra yanqui.

Ángel Bracesco que se crió en el trabajo duro es de la misma estatura y contextura de Firpo y, a estar de informes que tenemos de hombres serios es de una fuerza extraordinaria, y entre otras cosas que nos citaron hace pocos días tuvo un disgusto con uno de los peones de la casa de Bracesco y que su contrincante al pretender echar mano al cuchillo, Ángel, el que va ahora a estudiar boxeo, lo tomó de los dos brazos y lo tiró al aire arrojándolo contra unas trojes y lo dejó desmayado; nos dijeron también que dos bolsas de trigo lo levanta y lo lleva hasta el punto que él quiera, como si fuesen dos cositas, lo que quiere decir que Ángel Bracesco está llamado a ser un boxeador a estilo de Firpo, lo citamos a Firpo, porque este es uno de los ases en el arte de dar trompadas por muchos dólares, y de ahí es que este compatriota nuestro tiene ya suficientes garbanzos para pasar toda su vida tranquilamente.

¡Ojalá que Brasesco no malogre en sus aspiraciones!”.

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/03/los-inicios-del-box-en-saladillo/

Deja un comentario