“LA BATALLA DE SAN CARLOS”

Uniforme de Guardia Nacional

Uniforme de Guardia Nacional
Colección del Museo de Saladillo

Unos fusiles, la chaqueta, el sable y el quepis de  un Guardia Nacional, representan en la muestra del Museo de Saladillo un momento crucial de nuestra historia.

Saladillo es el fruto de una guerra desigual planteada contra los Pueblos Originarios para despojarlos de sus tierras (1). Ellos la habitaban desde hacía al menos unos 10.000 años. Llegados los conquistadores pusieron primero su mirada en las minas de plata de Potosí y en la llanura pampeana la frontera se mantuvo en el río Salado durante 300 años (2). Cuando hacia 1800 decidieron internarse tierra adentro, los hábiles manejos de Rosas permitieron una relativa paz que ayudó al establecimiento de los terratenientes. Pero, después de Caseros, la lucha fue a matar o morir, conducidos por el Cacique Juan Calfucurá, los Pueblos Originarios entendieron que se iniciaba la lucha final por sus tierras y los malones se sucedieron con intensidad. La línea de frontera se fortaleció con los fortines Esperanza (3) y La Parva (4). Junto a este último, al mando del Comandante Dionisio Pereyra, se pensó fundar Saladillo en 1863, pero se desistió de la idea, por insegura.

El punto de quiebre se produjo en cercanías del fortín San Carlos, actual partido de Bolivar, cuando las fuerzas del General Ignacio Rivas vencieron al gran Cacique, el 8 de marzo de 1872.

Las instancias de esta batalla fueron vividas con gran expectativa en el pequeño poblado del Saladillo y muchos de sus hombres acudieron con sus armas. Es que allí de algún modo se jugaba su futuro.

Durante cuatro días las huestes de Calfucurá atacaron el sur de los partidos de Alvear, 25 de Mayo y 9 de Julio, incendiando los campos, arriando grandes cantidades de vacunos y yeguarizos, y llevando cautivos. Desde la frontera oeste, el Coronel Boerr acudió con sus hombres, desde Buenos Aires marchó el Coronel Garmendia y desde el Azul, el General Rivas, quien se instaló en los médanos y aguadas de Cabeza de Buey, en las cercanías de la actual Bolivar, para cortarle la retirada. Desde Saladillo, unos 79 hombres dirigidos por el Capitán José M. Paez, acudieron a ponerse a las órdenes de estos oficiales. En el grupo marchaban también don Víctor Del Carril y Emiliano Reynoso.

Boerr contaba apenas con 500 hombres y Calfucurá con 3000 indios decidió atacarlo en las inmediaciones de San Carlos. Desconocía el cacique la presencia de Rivas con 700 soldados y Cipriano Catriel con 1000 “indios amigos”. La pelea fue cruenta y Calfucurá dejó en el campo a 250 de sus mejores hombres.

Cuenta “La Voz del Saladillo” que la noticia del triunfo llegó al pueblo el día 10 de abril y en esa mañana hubo de inmediato disparos de bombas y cohetes, y las campanas de la Iglesia fueron echadas a vuelo.

Al día siguiente regresaban los guardias nacionales de este partido, presentando un hermoso espectáculo el ver formados 200 hombres marciales frente al portón de la casa policial”.

(1)                http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/01/los-canones-de-la-plaza-un-simbolo-de-nuestro-origen/

(2)                http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/08/los-pueblos-originarios-en-saladillo/

(3)                http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/02/el-fortin-esperanza-origen-del-pueblo-de-general-alvear/

(4)                http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/07/fundar-saladillo-en-la-parva/

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>