“LAS MEJORAS EN EL CEMENTERIO”

Acceso al Cementerio proyectado en 1906

Acceso al Cementerio proyectado en 1906

Seguimos repasando la “Memoria Municipal de 1906” (1). El pueblo crecía y cambiaba su fisonomía (2) y el Cementerio también.

Inaugurado el 31 de agosto de 1865, con la bendición del Cura Marcial D’Elias (3), el “camposanto” no era más que un predio en la sección quintas, retirado del pueblo que terminaba en la esquina de Bozán y Pereyra, con caminos de acceso intransitables en los días de lluvia.

Su mayor crecimiento se produjo en los trágicos días de 1874, cuando la epidemia de cólera produjo la muerte de más de 700 vecinos, muchos de los cuales fueron sepultados en fosas comunes.

Vista del Cementerio en 1906

Vista del Cementerio en 1906

Finalizando el siglo XIX se destacaban algunas bóvedas y personajes como Máximo Cabral, José Ramón Sojo o el Comandante Dionisio Pereyra contaban ya con sus respectivos monumentos.

El progreso del pueblo de cara al nuevo siglo requiere la realización de mejoras en el cementerio y a ello se avoca el Intendente Francisco Emparanza y sus colaboradores.

La administración del cementerio se encuentra a cargo de don Pedro Harispe, quien informa que en 1906 se han realizado 254 inhumaciones. Las familias de Sollano, Torrontegui, Illescas, Zubiri y Lizaso han construido bóvedas y las de Trico, Cáceres, Acosta, Borracer, Salinas, Berón y Lara levantaron mausoleos de mármol blanco.

También fueron construidos 33 nichos, pertenecientes a Mauricio Solá, Santiago Cartier, Rita S. de Argüello, Antonia Alujo y Juan Sandaniello.

En la manzana que ocupa el Hospital Dr. Posadas, inaugurado ese año (4), había una plaza conocida como “De la Cruz”, por una antigua cruz que había sido colocada por Monseñor Aneiros durante la Misión realizada en 1872. Al construirse el Hospital, esa cruz fue retirada y colocada en el osario del cementerio. Durante la investigación para confeccionar esta nota, visitamos el cementerio para localizarla. No hemos tenido suerte en nuestra búsqueda, pero continuaremos tras ella por el valor histórico que se desprende de lo dicho.

Otro de los arreglos realizados entonces fue el de plantar las casuarinas que, transcurridos 110 años, siguen en pie y embellecen el acceso a la necrópolis.

En la foto que ilustra esta nota puede verse el diseño del acceso que se proyectaba realizar. Con sensibles variaciones, éste fue inaugurado recién en 1931.

(1)               http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/10/memoria-municipal-de-1906-un-buen-ejemplo/

(2)                   http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/03/del-rancherio-inicial-a-la-ciudad-del-siglo-xx/

(3)                   http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/11/santa-morada-de-la-esperanza/

(4) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/11/el-hospital-y-la-salud-en-saladillo-en-1906/

Deja un comentario