“YASEM BALLETO Y SU BICICLETA”

Yasem Balleto y su bicicleta

Yasem Balleto y su bicicleta
Fotografía de la colección del Museo de Saladillo

Como parte de la inmigración tardía, en la primera mitad del siglo XX, la colectividad sirio-libanesa se suma a los miles de hombres y mujeres que eligieron Saladillo para probar nueva suerte en sus vidas.

Don Rafael Balleto era uno de ellos y como solía ocurrir en la mayoría de los casos, al sentirse bien recibido en estas tierras, que le brindaban casa y trabajo, trajo también al resto de su familia. Fue así, que en el año 1931, llegó su sobrino, Yasem Yebaile, pero que entre nosotros fue conocido mejor como Yasem Balleto.

Don Rafael Balleto en el interior de la tienda La Platense

Don Rafael Balleto en el interior de la tienda La Platense
Fotografía de la colección del Museo de Saladillo

Yasem había nacido en Damasco, en mayo de 1910. Con sus jóvenes 21 años, se embarcó hacia América, donde lo esperaba su tío. Venía vestido con la ropa típica de su país, por lo que lo primero fue comprarle un elegante traje y un par de lindos zapatos.

Sus primeros trabajos fueron en el campo. Primero crió cerdos en la quinta de la familia Salvo. Luego, se ocupó en la cosecha, con aquellas viejas trilladoras a vapor de la familia Becco. Finalmente, se incorporó al negocio de su tío, la gran tienda “La Platense”, ubicada frente a la plaza principal, en el lugar donde funcionó el “Bar Newbery”, de Armendáriz y Miramont, en el que un día cantó un joven tanguero llamado Carlos Gardel.

Yasem se inició como vendedor ambulante, recorriendo las orillas del pueblo y las zonas rurales, con un fierro al hombro, en el que exhibía las finas prendas y telas de la tienda “La Platense”. En la simplificación popular, más allá de su origen sirio, Yasem era típico “turco”, vendedor de todo un poco, así como se sostiene que todos los españoles son “gallegos”.

Con el tiempo, don Rafael le compró una bicicleta, la que hoy se exhibe en nuestro Museo. Con un canasto adelante y unas valijas en el portaequipajes, el radio de sus ventas se amplió sensiblemente. Sus piernas fuertes desafiaron los arenosos caminos de nuestros campos y los productos de “La Platense” llegaban a todos los rincones del Partido. Una vez por semana visitaba Saladillo Norte, otro día iba a Cazón, subiendo su bicicleta en el tren de la mañana y regresando en el del mediodía. Lo mismo hacía en otro día hasta Del Carril.

Las necesidades comerciales lo llevaron a adquirir un buen manejo del idioma, para lo que acudió a la ayuda del maestro Lope Serrano (1).

Conocedor del ramo, trabajó también en la gran tienda “Miñagón”, ubicada también frente a la plaza, sobre avenida Rivadavia, donde hoy se encuentra la “Casa Cacho”, de juegos de azar.

Yasem Balleto falleció en el año 1998 y su recuerdo nos llega por el relato oral de la señora Nelly Balleto.

Bicicleta de Yasem Balleto

Bicicleta de Yasem Balleto que se exhibe en el Museo de Saladillo

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/01/el-maestro-lope-serrano/

2 Comments

  1. zulema 2016/03/10 0:57 Responder

    Qué hermoso homenaje !!! Aún conservo sábanas que mi madre le compraba. Eramos clientes fijos de esa noble persona, que un día , al igual que mi abuelo José, dejó todo en el hermoso Líbano y llegó a este país a forjar un destino mejor. Forma parte de esa gran cantidad de inmigrantes que dejando familiares, pertenencias, afectos, un día se embarcaron y llegaron a este hermoso país con la única misión del trabajo honesto. Vaya mi admiración a Yasem…y a todos los libaneses !!!

  2. Alejandro Mariotto 2016/03/10 21:52 Responder

    Es una suerte que se conserve su bicicleta en el Museo y Archivo Histórico de Saladillo.
    Gracias Marcelo por rescatar estas hermosas historias!!!

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>