“NOCHES DE KERMÉS PRO HOSPITAL”

Kermés Pro Hospital en la Plaza 25 de Mayo

Kermés Pro Hospital en la Plaza 25 de Mayo
(Foto de la Colección del Museo de Saladillo)

El Hospital era una obra largamente esperada en Saladillo (1). En 1903 se toma la decisión de hacerlo, pero las internas políticas casi frustran la iniciativa. Se habían formado dos comisiones, una que propiciaba el “Hospital del Pueblo”, impulsada por una comisión popular, y otra, que regenteaba el Intendente Emparanza, que llevaría el nombre de “Hospital Dr. Posadas”. Por peso político esta última fue la que prevaleció y el sentido común llevó a la otra comisión a desistir de su idea.

Zanjadas estas diferencias todo el pueblo se sumó a la recaudación de fondos, para la realización de la obra. A tal fin, en una reunión realizada en la Municipalidad el 17 de noviembre de 1904, se formó una Comisión de Damas, que organizaría unas noches de Kermés Pro Hospital, en la Plaza 25 de Mayo, durante los primeros días de enero.

En los pasajes más pintorescos del principal paseo público se instalaron kioscos, que fueron atendidos por “señoritas caracterizadas de la sociedad”, las que estuvieron ataviadas con trajes clásicos que las distinguían. Uno de estos kioscos denominado de “sport” era destinado a los juegos, y las señoritas que lo atendieron lucían trajes blancos y punzó; en otro se vendían flores y postales, vestidas quienes lo atendían con vestidos rosa y verde; el destinado a la venta de artículos de bazar, era atendido por señoritas que se distinguían con vestidos celestes y moños en la cabeza; finalmente, en el kiosco de “Confitería”, cuya fotografía ilustra nuestra nota, las señoritas llevaban vestidos blancos y capotas blancas.

Éste último kiosco fue atendido por las señoritas María Bascou, Elvira y Delia D. Ortúzar, Corina Sanguinetti, Teresa Caro, Adela Ledesma, María Bonaccio, María Aizcorbe, Josefa Etchepareborda y Graciana Erratchú. Las acompañaban las señoras Ángela V de Ortúzar, Orfelia C. de Moreno y Carmen R de Bonaccio. Así como también los jóvenes Delio, Claudio y Rutilio Demaría y Virgilio Emparanza.

Para darle mayor esplendidez a la fiesta, se trajo la banda de música de uno de los regimientos de línea de la Capital Federal.

Más allá de los fines filantrópicos de la kermés, no dejó de tener un carácter elitista y marcar las diferencias sociales de la época. Si se observa en el costado izquierdo de la foto, se podrá apreciar una fracción del alambrado que rodeaba la plaza. Luego este alambrado fue colocado en la manzana del hospital, que probablemente los mayores recuerden. Haciendo uso de este alambrado, el acceso a la kermés fue restringido, para, como señala el periódico “El Pueblo” del 15 de diciembre de 1904, “permitir el acceso a las personas que están en condiciones de alternar en las reuniones sociales y de caridad a que darán lugar la explotación de los kioscos referidos”.

Las fiestas se iniciaron la noche del 1º de enero de 1905 y concurrieron más de seiscientas personas, dejando importantes cifras de dinero para la obra del hospital. Estas cifras se vieron superadas en las dos noches siguientes en que se realizaron.

(1)                  http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/01/tempranas-gestiones-para-instalar-un-hospital/

2 Comments

  1. oscar capobianco 2016/06/06 10:55 Responder

    Genial

  2. claudia calcedo 2016/06/16 13:01 Responder

    !Excelente nota ¡

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>