“Saladillo: el nacimiento de un pueblo”(*)

Antiguas Casa Parroquial, Iglesia y Municipalidad

Antiguas Casa Parroquial, Iglesia y Municipalidad

En 1862, la sede del Juzgado de Paz del Partido del Saladillo, se encontraba a orillas del arroyo Las Flores, donde los hermanos Cabral tenían un almacén de ramos generales. Francisco, amigo personal del por entonces Presidente Mitre, era en ese año el Juez de Paz.

Los Cabral eran hombres de ciudad y añoraban contar con un pueblo donde desarrollar el comercio, levantar una escuela, erigir una iglesia y practicar las relaciones sociales. Fue así que interesaron al gobierno de Mariano Saavedra para fundar un pueblo en este partido.

Se formó una Comisión y se hicieron intensas gestiones. Luego de un arduo debate en la Legislatura, el 31 de Julio de 1863, se firmó el Decreto de fundación del pueblo del Saladillo. Esa es la fecha que hoy conmemoramos, de la que se cumplen 153 años. Pero si se quiere, ese fue un simple acto administrativo, la erección real del pueblo llevaría otros dos años, por lo que no sería inapropiado decir que aún estamos celebrando el sesquicentenario de nuestra fundación.

Luego de algunas disidencias sobre el lugar más apropiado para fundar el pueblo, se resuelve hacerlo en el centro del partido, pero faltaba aun precisar el lugar exacto. A resolver esa cuestión viene personalmente el Ministro Mariano Acosta y lo hace un mes después de la firma del Decreto.

Acosta llegó el 2 de setiembre y en una estancia cercana lo aguardaban los miembros de la Comisión. Desde allí salieron a caballo a recorrer los campos. El camino real proveniente de Buenos Aires, en dirección al Fortín Esperanza (Gral. Alvear), seguía en líneas generales lo que hoy es la avenida Rivadavia. A la altura de la actual avenida Moreno, salía una bifurcación hacia el partido de Las Flores. Esta circunstancia, sumada a que allí había una loma que lo hacía poco inundable, decidió a Mariano Acosta a elegir el lugar. “Salga pato o gallareta, aquí será el centro del pueblo”, habría dicho el Ministro sobre aquella loma poblada de pajonales.

El Ministro regresó a su estancia “La Constitución”, en Lobos, y aquí quedaron el Agrimensor Enrique Nelson, con su ayudante y cuatro peones, para iniciar la delicada tarea de trazar el pueblo.

Partiendo del centro marcado por Acosta, buscó el extremo oeste, actual Plaza España, y colocó un esquinero. Desde allí inició la traza de las manzanas, reservando cinco para plazas, una central y las demás en cada vértice. En total se trazaron 96 manzanas, separadas por calles de 20 varas de ancho, a excepción de las que rodean la plaza y las que separaban al pueblo de las quintas, que medían 30 varas. Durante varios años las calles carecieron de nombres, identificándoselas por las propiedades frente a las cuales cruzaban. Cada manzana fue dividida en 12 solares.

Esta engorrosa tarea de medir y amojonar llevó aproximadamente dos meses y a fines de noviembre se otorgaban los primeros solares a los particulares que los solicitaban. Se iniciaba así un intenso movimiento de construcción, carretas cargadas de materiales y albañiles provenientes de los más diversos lugares.

En lo que ahora es la plaza se instaló el obrador para la construcción de la Iglesia y la Municipalidad. En la esquina de Belgrano y San Martín, donde hoy se encuentran los canteros de la Iglesia, se levantó la casa del cura. La primitiva Iglesia es el edificio que hoy ocupa el Teatro La Comedia. La Municipalidad y Juzgado de Paz era una casa con zaguán de ingreso, que sería demolido a principios del siglo XX para dar lugar al actual Palacio Municipal. La esquina que hoy ocupa la Escuela Nº 1 permaneció baldía.

A mitad de cuadra frente a la plaza, sobre la actual avenida Moreno, don Antonio Bozán levantó un rancho, el cual fue prestado para que funcionase la escuela de varones. La de niñas funcionó en otro rancho en la esquina de Rivadavia y 12 de Octubre.

La plaza continuó siendo un pajonal y haciendo cruz con la Iglesia, los hermanos Cabral se dieron el gusto de instalar su comercio y vivienda. En el sitio que ocupa el Edificio Mayo se instaló el Hotel, Café y Billar “El Globo”.

Alejandro Posadas, padre del Dr. Alejandro Posadas, instaló su comercio en la esquina que hoy ocupa el Correo. Don José Ramón Sojo hizo lo propio en la esquina de Sojo y San Martín.

Pronto llegarían los Demaría que primeramente se instalaron en un galpón de madera en la esquina de Rivadavia y Sojo, para luego pasar a Belgrano y Mitre con un edificio que fue destruido por el fuego en 1904, reemplazado por el edificio de “La Ferretería”, actualmente en ruinas. Frente a este vivía la familia Loredo, padres de la célebre “Madre María”, quien se casó con Francisco Demaría y luego de enviudar se casó en segundas nupcias con un carnicero de apellido Zubiza, que vivía en el lugar que hoy ocupa el Museo.

Este era en general el aspecto de Saladillo en su nacimiento. La mayoría eran ranchos con techos de paja y algunas construcciones de ladrillos asentados en barro. Las manzanas reservadas para el ferrocarril permanecían baldías y en la zona de la actual terminal había una laguna entorno a la cual acampaban las carretas provenientes de la ciudad.

El 30 de agosto de 1865 hubo una gran fiesta, quedaba inaugurada oficialmente la Iglesia del pueblo. Puede decirse que en ese momento se iniciaba recién la ocupación efectiva del naciente Saladillo. De esto hace ya, ciento cincuenta años.

Marcelo Pereyra

(*) Esta nota fue publicada en el diario “La Mañana” el 31/07/2015

3 Comments

  1. Estela Posada 2017/08/24 0:18 Responder

    Se sabe o hay registro de qué clase de comercio tenía el padre del Dr, Alejandro Posadas? Es posible que se tratara de productos importados de España? O qué fue de la estancia donde se crió el Dr, Posadas, si perduró o fue vendida al mudarse a Buenos Aires?. Muchas gracias.

    • admin 2017/08/24 10:23 Responder

      Alejandro Posadas padre, tenía almacén de ramos generales. Desconozco datos específicos de la mercadería que vendía, pero estos almacenes abastecían a los lugareños de todos los productos de primera necesidad, desde alimentos hasta telas para confeccionar las ropas. Eran traídos en carreta desde Buenos Aires y muchos eran importados de Inglaterra, España y otros puntos de Europa.
      Cuando se fundó Saladillo se radicaron en el pueblo, pero siempre conservaron el campo y se dedicaron a la producción agropecuaria. Incluso, hay constancias de que arrendaba parcelas a don Federico Álvarez de Toledo.
      En la actualidad el campo sigue en posesión de los descendientes, sobrinos nietos del Dr. Alejandro Posadas.

  2. Estela Posada 2017/08/24 17:08 Responder

    Muchísimas gracias por su pronta y completa respuesta. Me ha ayudado Ud. mucho en mi investigación. Gracias!

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>