“LA PIZARRA, EL CUADERNO Y LA NETBOOK”

Pizarra individual

Pizarra individual
Perteneciente a la Colección del Museo de Saladillo

Luego se hizo el primer edificio de la Escuela Nº 1 y la educación fue ganando espacio en el pueblo. En esa época, varones y mujeres asistían en espacios separados, no se usaba guardapolvo y para practicar lo que el docente enseñaba, cada alumno tenía una pequeña “Pizarra” de madera. El papel era muy caro y constituía un artículo de lujo.

A comienzos del siglo XX, con el incremento en la producción de papel, su precio se abarató y se implementaron los “Cuadernos”, cuya implementación en el aula significó un nuevo desafío para los maestros de entonces. Algo similar ocurre en nuestros días con la introducción de las “Netbook” y las nuevas tecnologías.

Pero detengámonos en aquel momento en que se produjo el cambio de las pizarras a los cuadernos.

Cuaderno de Serafina Ruíz Borracer

Cuaderno de Serafina Ruíz Borracer
Perteneciente a la Colección del Museo de Saladillo

María Traverso de Velasco fue una de las grandes educacionistas de Saladillo. Se inició en la docencia en Roque Pérez, cuando este pueblo todavía pertenecía al Partido de Saladillo. Una escuela de aquella localidad lleva su nombre actualmente. Luego fue directora de la Escuela Nº 1 de Saladillo y acompañó a Taborda en la creación de la Escuela Normal Popular (2).

Un artículo suyo, publicado en el periódico “El Pueblo” de Saladillo, el 30 de julio de 1908, nos habla del desafío que implicaba el cambio de la pizarra al cuaderno. Lo reproducimos a continuación:

“Ventajas del block escolar sobre la pizarra”

A mis colegas

El aislamiento en que vivimos unos de otros, sin reuniones ni conferencias, a pesar de ser éstas obligatorias por el reglamento, son causas que poco a poco nos conducen a la rutina en la enseñanza, a la falta de iniciativas y de estímulo tan necesario sobre todo para el que se inicia en la abnegada carrera del magisterio.

Pertenezco al personal docente de este partido desde principios del año 1900 y aunque soy de las que creen que los maestros deben formar una verdadera asociación de principios, de unión, de aspiraciones, es mi deber confesar que me dirijo a ustedes sin tener el honor de conocerlas en su mayoría, pero lo hago llevada por el deseo vehemente de cambiar ideas aprovechando esta ilustrada hoja, en la que siempre hay cabida para todo aquello que persiga un noble fin.

Las grandes ventajas obtenidas en la escuela con la supresión de la pizarra y su substitución por blocks o cuadernos será el tema de que hoy me ocuparé.

El señor Atanasio A. Lanz, director de la escuela N. 4 de Quilmes, iniciador de la supresión de las pizarras y su reemplazo por papel, declaró que existían descubiertas catorce ventajas a favor de dicha supresión, y ni una sola razón que defendiera el uso de aquel anti-higiénico aparato.

Desde el primer momento estuve en un todo de acuerdo con estas ideas, de modo que cuando el C. G. de Educación penetrándose de la conveniencia de tomar la medida solicitada por el señor Lanz,  ordenó que en todas las escuelas de la provincia cesara el uso de las pizarras, en la N.º 12, entonces a mi cargo, se habían ya reemplazado por blocks, notando con alegría que esta determinación era recibida con sin igual placer por los niños.

Son conocidas por todos los maestros las catorce ventajas enumeradas por el señor Lanz y sus inteligentes empleadas. La experiencia a confirmado con creces los augurios del iniciador; los niños aprenden con más rapidez, hacen los deberes con más aseo, más claridad, más belleza y más economía, pero de todos los beneficios obtenidos ninguno creo de tanto valor como la constancia escrita de los trabajos diarios ejecutados en la escuela.

Cuando ésta está formada por varios años, atendidos por sus maestros respectivos ¿qué mejor base para fiscalizar el director la tarea de los maestros de grado?

Los padres de familia por poco que sea su saber, tendrán también en el block un justificativo de lo que sus hijos hacen día a día en clase, será una comprobación de su asistencia y aplicación y aprenderán a conocer y apreciar al maestro a quien han confiado lo más sagrado, lo de más valor para ellos: la educación de sus hijos,  pues las observaciones y correcciones que todo maestro debe hacer al pie del deber hecho por sus discípulos, indicará su atención, y si desgraciadamente los padres notan que no hay adelanto en el niño sabrán también quien es el culpable.

¿Se hacen estas observaciones en todas las escuelas?

Con el bien discutible pretexto de que los niños no prestan atención a lo que uno de ellos hace en la pizarra mural, en algunas se les prohíbe tomar el block para resolver al mismo tiempo el problema o trazar el croquis del mapa, etc.

¿Es esta una buena medida? ¿No han hallado los que tal cosa hacen una palabra de estímulo para el niño que desde su asiento levanta la mano, deseando dar la respuesta a ese problema que aún está a medio resolver en el pizarrón?

Y admitiendo que copie el que no sabe, ¿no es acaso preferible a que sea mero espectador de lo que otro ejecuta y no tome parte activa en el ejercicio?

Creo que los maestros que tal hacen, temen dejar constancia de lo que se trabaja en la escuela, del empleo del tiempo, cuando por el contrario debíamos enorgullecernos de que todos, superiores, padres, extraños y aún indiferentes, conocieran lo que se hace en la escuela, en esa casa de todos y para todos y tan poco visitada y conocida.

La colección de blocks que el alumno llena al año, es la historia de si mismo, del grado, de los métodos empleados,  del trabajo meritorio o no del niño y su maestro, y del aprovechamiento de la clase.

Cuando un inspector visita por primera vez una escuela y no conoce al personal, creo que le bastaría pedir los blocks a los niños para conocer al maestro y formarse un juicio preciso de su idoneidad y hábitos de trabajo.

Es por lo tanto necesario reunirlos fechados y firmados, y enseñar al niño prácticamente la virtud de la economía, a la que no es propensa la infancia, sea porque desconozca el valor de las cosas o por esa volubilidad característica de esta fugaz época de la vida.

Corrijamos los deberes diariamente, sirvamos al niño de modelo por nuestra laboriosidad, habituémoslo al orden, aseo y economía y formaremos el carácter del hombre, la misión más noble y patriótica que podemos realizar.

María Traverso de Velasco

Roque Pérez, Julio de 1908.

(1)   http://historiasaladillo.com.ar/hs/2013/09/lo-mas-importante-la-escuela/

(2) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/01/la-escuela-normal-popular/

Netbooks de Conectar Igualdad

Netbooks de Conectar Igualdad

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>