“EL CENTRO EMPLEADOS DE COMERCIO Y UNA LUCHA CENTENARIA”

Centro Empleados de Comercio

Centro Empleados de Comercio
Fotografía: “La Mañana” – 06/09/2003

El Movimiento Obrero Argentino surgió a fines del Siglo XIX, impulsado por las ideas anarquistas y socialistas que los inmigrantes europeos trajeron.

La presencia de estos inmigrantes fue muy importante en Saladillo y esas ideas también fueron sembradas por aquí.

El 6 de setiembre de 1903 surge la primera agrupación gremial de Saladillo: el Centro de Empleados de Comercio. Su lucha inicial fue por la jornada de 8 horas de trabajo y el descanso dominical.

Julio Argentino Roca ejercía en 1901 su segunda presidencia. El 1º de Mayo de ese año se realiza una manifestación de trabajadores en Buenos Aires, recordando a los mártires de Chicago. La manifestación es brutalmente reprimida. Pocos meses después el Gobierno de Roca gesta una ley que una vez más pondrá de manifiesto su xenofobia: la Ley de Residencia. La misma consistía sencillamente en expulsar del país a todo extranjero que “alterara el orden pretendido con esas ideas de reivindicación social”.

Casi 200 Km al Sur, en Saladillo, un pequeño pueblito del centro de la Provincia de Buenos Aires, numerosos franceses, irlandeses, italianos y españoles se están afincando tratando de construir su futuro en estas tierras lejanas.

Los irlandeses se destacan en la cría de ovejas, los italianos se dedican a la construcción o arriendan chacras para sembrar, los españoles mayoritariamente se quedan en el pueblo dedicándose al comercio.

En ese comienzo de siglo son muchos los comercios que insinúan el destino próspero del pueblo. Mencionar a “La Central” de José Benito Domínguez, “El Siglo XX” de Rafael Domínguez, “El Progreso” de los hermanos Demaría, periódicos como “El Argentino” de Víctor Simón o “El Pueblo” de Enrique Thómas y Coutiño, es sólo un muestreo de la pujanza comercial de entonces.

El personal que se desempeña en estos negocios es numeroso entre dependientes encargados de las ventas, administrativos en los escritorios, repartidores, carreros y quienes se ocupan de la limpieza.

La mayor parte de la población vivía entonces en el campo y diariamente, sin distinguir entre lunes o domingos, era incesante el arribo de carruajes con familias completas que venían a buscar provisiones, ropa, ir a la peluquería, al médico y pasar un rato entretenido en alguno de los bares del pueblo. Esta marea de clientes que arribaban eran atendidos por los dependientes de comercio desde tempranas horas al amanecer, hasta ya muy entrada la noche, sin más descanso que un ratito para almorzar.

Pero estos dependientes de comercio saben de sus derechos y que ellos, al igual que los trabajadores del campo, también merecen su tiempo de descanso. Sin embargo, la sombra de la Ley de Residencia se cierne sobre ellos.

No obstante un grupo de valientes decide organizarse y reclamar su reivindicación. Son ellos: Guillermo Rodríguez, Damián Lablanca, Manuel Pérez, Luis Conde, Rafael Vázquez, Lorenzo Aparicio, Carlos Dellatorre, Francisco Valdéz, Miguel López y muchos más. El 6 de setiembre de 1903 constituyen la “Unión Dependientes de Comercio”.

En principio sus reclamos son resistidos por la mayoría de los propietarios de comercio, pero poco a poco van ganando adeptos. La población en general comienza a adherir de hecho, no yendo a comprar los domingos ni más allá de las 19 hs. Algunos comerciantes que entienden la justicia del reclamo y ven que los propios clientes apoyan a sus empleados, optan por cerrar sus negocios los domingos. Como es lógico la Sociedad Española acompaña el reclamo de los dependientes. Hasta que el 27 de junio de 1915 se realiza en la sede del Teatro Español una reunión entre empleadores y dependientes, en la que no sin resistencias, se acuerda el cierre en los días domingos y el respeto a la jornada de 8 horas.

Desde entonces el Centro de Empleados de Comercio ha estado presente en la vida de nuestra ciudad acompañando las luchas de los trabajadores del rubro y haciendo valiosos aportes a la comunidad.

En su sede, que en principio se encontraba en la Av Moreno, frente a la plaza, flameaban la bandera argentina y una bandera roja en señal de adhesión al socialismo.  Allí, en 1914, el Dr Taborda ofreció una conferencia. Hacia 1921 llegaron incluso a tener un equipo de fútbol.

Pese a que en 1944 el Gobierno de Farrell, a instancias de su Secretario de Trabajo, el General Perón y del Ministro del Interior de origen socialista Ángel Borlenghi, se otorgó la jubilación a los empleados de comercio, en Saladillo, en 1946 surge una rama disidente con Perón y se constituye un Organismo General Libre de los Empleados y Obreros de Comercio. Forman parte de este grupo: Horacio Moller, Raúl Fiol, Antonio Mendoza y Juan Carlos Lissa.

En la década del ’70 el Centro de Empleados de Comercio inicia la construcción de viviendas que serán un importante aporte para Saladillo. Las obras se concluyen y son inauguradas en la década del ’80, contando con el apoyo del Gobernador Alejandro Armendáriz. Fueron construidos 12 departamentos y 2 barrios de 49 y 45 viviendas cada uno.

Luis Benítez y Carlos Di Zeo

Luis Benítez y Carlos Di Zeo
Fotografía: “La Mañana” – 09/09/2003

En setiembre de 2003, en su sede de la Av. San Martín, el Centro de Empleados de Comercio festejó sus primeros 100 años de vida. Se realizó un emotivo acto en el que hicieron uso de la palabra su Secretario General Carlos Di Zeo, el Intendente Carlos Gorosito y Omar Benincoso por la Federación Argentina de Empleados de Comercio (FAECYS). Se descubrieron placas conmemorativas y se entregaron medallas a antiguos afiliados de Saladillo como Luis Benítez, Benito Morena, Domingo Rímolo, José Merlo, Aida Claverí, Juan Carlos Lissa, José Negri, Oldemar Iltis y Miguel Fiore. El Padre Sergio Schwidnt ofreció una oración.

En la actualidad, el Centro de Empleados de Comercio sigue ofreciendo sus servicios a sus afiliados y la comunidad mediante las prestaciones de la Obra Social, a los que se suman un complejo recreativo y una farmacia. Sólo resta quizá revisar si aquellas primeras reivindicaciones del descanso dominical o en feriados, no precisan algún ajuste para algunos empleados de comercio de nuestro pueblo. La adhesión generalizada de hoy al día del Empleado de Comercio es un buen comienzo.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>