“EL CORAZÓN GRANDE DE UN CURA SALADILLENSE”

Padre Carlos Lorenzo Censi

Padre Carlos Lorenzo Censi

Carlos Lorenzo Censi nació en Saladillo el 3 de marzo de 1928 y se ordenó sacerdote el 25 de noviembre de 1951. Era hijo del matrimonio de Carlos Juan Censi y Elvira Dipauli quienes, además de Carlos, fueron padres de otros nueve hijos: Virginia, Beatriz, Luis, Zulema, Isabel, Antonia, David, Roque y María Rosa.

Don Carlos era pintor, oficio con el que mantuvo humildemente a su numerosa familia. Era además partidario de las ideas socialistas.

Ese es el ámbito en el que Carlos Lorenzo creció y la razón por la cual en todos los lugares donde ejerció su sacerdocio se supo identificar con los más humildes.

Don Carlos Censi - Doña Elvira Dipauli - El Padre Censi y sus 9 hermanos

Don Carlos Censi – Doña Elvira Dipauli – El Padre Censi y sus 9 hermanos

Ingresó al seminario menor de La Plata y recibió la ordenación sacerdotal en la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción de Saladillo, de manos del por entonces Obispo Auxiliar de Azul, Monseñor Antonio Plaza. Su primera Misa Solemne la celebró también en la Iglesia de Saladillo, el 2 de diciembre de 1951.

Como primer destino fue teniente cura en la iglesia San José de la ciudad de Olavarría. Con igual cargo pasó a la ciudad de Tandil, hasta que fue designado Cura Párroco de la iglesia Santa Ana de Laprida.

Fue en esa ciudad donde se ganó el cariño de la gente y desarrolló una obra misional de proporciones. La señora Aurora Méndez de Amato, vecina de Laprida, lo recordaba de este modo: “Llegó a esta comunidad para hacerse cargo de nuestra parroquia en marzo de 1958, en sus alforjas había mucha paciencia, humildad, sencillez y un gran espíritu evangelizador”.

Eran los años del Concilio Vaticano II, en los que la Iglesia realizó profundos cambios en sus modos de celebraciones litúrgicas y de avances en la “Cuestión Social”. En ese sentido, el Padre Censi realizó las modificaciones necesarias en la iglesia de Laprida, para adaptarla a las nuevas formas de celebración. Pero en lo que más avanzó fue en lo relacionado con los temas sociales. Junto al Padre Roca comenzaron a realizar reuniones con hombres dialogando sobre el mundo del trabajo. Procuró también la construcción de un parque infantil y de un comedor para niños. Aunque pueda parecernos mentira, existen mentes enfermas a las que obras como estas pueden resultarle molestas. Un conocido ejemplo de esta afirmación es lo ocurrido en Rosario, el 19 de diciembre de 2001, con el Padre Claudio “Pocho” Lepratti, suceso que narra León Gieco en su canción “El Ángel de la Bicicleta”.

Comedor para niños en Laprida

Comedor para niños en Laprida

Coherente con sus convicciones hasta en lo más íntimo, el Padre Censi vivía en la vieja casa parroquial de Laprida, “sin calefacción, descortinado, con pisos rotos, sentado al lado de un viejo bracero, tratando de esquivar el cruel frío, envuelto en una sotana que a gritos denunciaba el paso del tiempo, con su larga bufanda negra tejida por las amorosas manos de su madre que jamás dejaba de usar (…) Era usual verlo sentado en un viejo banco al frente de la parroquia, charlando al sol en invierno, rodeado de niños.” (Aurora Méndez de Amato).

El Padre Censi en un Parque Infantil

El Padre Censi en un Parque Infantil

En marzo de 1965 fue trasladado por Monseñor Marengo a Beguerie, un pequeño pueblo rural en el partido de Roque Pérez. Esto fue interpretado por algunos como una suerte de degradación, una falta de reconocimiento a su gran obra. Pero, con conocimiento de causa, me permito realizar otra interpretación. Fue frecuente, en aquellos años difíciles de nuestra historia, que algunos sectores de la Iglesia (hubo otros que fueron cómplices del horror), protegieran a sus sacerdotes más comprometidos con lo social, trasladándolos a lugares lejanos y menos visibles. Monseñor Marengo recurrió en varias oportunidades a este recurso. Esa fue, por ejemplo, la razón de la presencia en Saladillo, hacia 1976, del Padre Carlos Fugante, cura obrero de Córdoba. En esa línea considero debe ser interpretado el traslado del Padre Censi, máxime si observamos que tiempo después fue trasladado a la lejana localidad de Catriló, en la provincia de La Pampa. Censi pertenecía al clero de la diócesis de Azul y su ámbito natural de acción se circunscribía a los catorce partidos centrales de la provincia de Buenos Aires.

En aquel lejano “destierro”, el Padre Carlos siguió con su acción pastoral, siempre cercana a los más humildes. Una Escuela Especial de aquella localidad lleva su nombre.

Escuela Especial Carlos Censi - Catriló

Escuela Especial Carlos Censi – Catriló

Tal vez su gran corazón no soportó las horas que afrontaba el país, tal vez, sólo tal vez, hubo quienes no soportaron la obra de su gran corazón. Lo cierto es que en la madrugada del 19 de mayo de 1976, a tan solo 56 días del fatídico Golpe de Estado del 24 de marzo, su familia recibió la trágica noticia de su muerte. Sus restos fueron trasladados a Saladillo y se celebró una misa presidida por Monseñor Marengo, a la que asistieron la mayoría de los sacerdotes de la diócesis de Azul, no como se despide a un “desterrado”, sino a un hermano.

Sus restos descansan en el cementerio local y después de 41 años le rendimos este homenaje recuperando para nuestro pueblo y sus familiares, la historia de este saladillense de corazón enorme.

Agradezco a la señora María Rosa Censi por las fotografías y datos proporcionados.

Marcelo Pereyra

Participando en fiestas folkloricas

Participando en fiestas folkloricas

Festejo con amigos

Festejo con amigos

Bendición de un equipo de fútbol en Laprida

Bendición de un equipo de fútbol en Laprida

One Comment

  1. Alejandro Mariotto 2017/05/22 0:33 Responder

    Gracias Marcelo por recuperar y compartir esta historia.
    Hasta ahora no tenía conocimiento de la existencia de este sacerdote. Es bueno conocer nuestra historia.

Deja un comentario