“LA DESPENSA DE MALEK”

La Despensa de Malek

La Despensa de Malek

Vidas sacrificadas, alejados de sus terruños, con otro idioma, otras creencias, otra cultura. Ese es el común denominador de los inmigrantes sirio-libaneses radicados en Saladillo, dedicados al comercio y hechos con el tiempo uno más de nosotros. Yasem Balleto y su bicicleta (1), Doña Ramona Salomón y la empresa de transporte que lleva su nombre (2), Abraham Atanasios y su tienda en “La 31” y el encanto de Bader en la «Despensa de Malek», son algunos de los ejemplos de esa buena gente que decidió que este pueblo fuese su hogar.

La señora Zulema Malek, acaba de donar al Museo las estanterías, el mostrador y la fiambrera que formaron parte de la despensa de su familia. Nos dejó también el relato sentido de esa historia de inmigrantes que aquí compartimos:

José Malek

José Malek

Proveniente de Niha, en el lejano Líbano, don José Malek llegó a la Argentina a fines de 1914. Ha sufrido la pérdida de su esposa y deja a su pequeño hijo, Salim Buhsaim, al cuidado de su abuela.

Busca un lugar donde trabajar y forjarse un futuro para él y su hijo. Lo encuentra en Saladillo realizando con sacrificio los trabajos que se le ofrecen.

Logra reunir unos ahorros y en 1920 adquiere la esquina de Catamarca (Yrigoyen) y Corrientes (Sojo). En ese lugar instala un almacén de ramos generales, el cual permanece abierto hasta la fecha de su fallecimiento en agosto de 1954.

En 1950, su hijo Salim intenta venir a la Argentina, junto a su joven esposa Bader Mahmoud, que estaba embarazada, y sus hijos Camel y Maruf. Al llegar al puerto, a Salim no le permiten quedarse, ya que una ley de la época prohibía el ingreso de personas con problemas en la vista.

Salim debe regresar y Bader con sus hijos, sin conocer el idioma, vienen a Saladillo al encuentro de José, su suegro. En enero de 1951 nace Zulema.

A Bader le cuesta mucho el castellano por lo que en el hogar se habla continuamente en árabe, lengua que Zulema aprendió de su madre y habla perfectamente en la actualidad.

Don José se encuentra estrechamente vinculado a la Sociedad Sirio Libanesa en la Argentina, siendo uno de los socios fundadores del hospital de la colectividad en Buenos Aires.

Salim Malek en el bar

Salim Malek en el bar

Por gestiones de un diputado vinculado a esa asociación, se logra modificar la ley de migraciones y Salim puede ingresar al país en 1953.

Tras la muerte de su padre, Salim y su hijo Camel, transforman el viejo almacén de ramos generales en «bar y despensa». Las mujeres del barrio compran allí sus artículos de primera necesidad, los niños sus golosinas y los hombres encuentran un espacio para entretenerse y beber una copa entre amigos.

Al fallecer Salim, en 1982, Bader que con esfuerzo ha logrado hablar el castellano, continúa con el negocio, pero solo en el rubro de despensa.

La «Despensa de Malek» es una esquina de referencia en Saladillo. Por eso, cuando en 2013 fallece Bader y sus persianas se bajaron definitivamente, una profunda consternación embargó a sus familiares y vecinos.

Las estanterías, el mostrador y la fiambrera de la «Despensa de Malek» forman parte de nuestro patrimonio histórico, como un testimonio más de la integración de los inmigrantes en nuestro pueblo.

La reconstrucción de esta despensa en el Museo, puede ser visitada los días Viernes, Sábados y Domingos, de 18 a 21 Hs.

(1)   http://historiasaladillo.com.ar/hs/2016/03/yasem-balleto-y-su-bicicleta/

(2)   http://historiasaladillo.com.ar/hs/2017/03/dona-ramona-la-abuela/

Bader Malek en la despensa

Bader Malek en la despensa

Zulema Malek en el Museo

Zulema Malek en el Museo

 

Carnet de José Malek

Carnet de José Malek

 

Pasaporte de Salim Malek

Pasaporte de Salim Malek

 

Camel y Salim en el bar

Camel y Salim en el bar

Bader Malek

Bader Malek

 

La Despensa de Malek en el Museo

La Despensa de Malek en el Museo

 

2 Comments

  1. claudia calcedo 2017/05/28 14:41 Responder

    Nuestro agradecimiento a Zulema Malek por permitir que se conservé parte de este patrimonio histórico en el Museo de Saladillo,los objetos y los recuerdos de todos sus clientes

  2. Jorge Lenzi 2017/05/28 16:23 Responder

    Felicitaciones Marcelo! La pagina es excelente. Muchas gracias a Zulema por donar parte de nuestra historia al Museo. Conoci y trate desde que yo era muy chico a Maruf Malek. Fue una de las personas de maxima confianza y gran colaborador de mi papa en los inicios de la Sociedad Rural de Saladillo cuando su sede estaba en Mitre entre Moreno y Sojo despues de 1964. Muy responsable en la actividad encomendada.

Deja un comentario