“FRUTA TEMPRANA: EL PRIMER LIBRO DE POESÍAS”

Fruta Temprana

Fruta Temprana

A las puertas del Siglo XX, haciendo honor a su título, “FRUTA TEMPRANA”, aparece el primer libro de poesías del que tengamos conocimiento en Saladillo. Su autor es un inmigrante español que ha elegido nuestro pueblo para radicarse y constituir su familia: DON BENITO OTERO.

De hecho, el libro consta de treinta y cuatro poesías, pero la primera de ellas es un canto “AL SALADILLO”. Es este el canto agradecido de un inmigrante, al pueblo que le dio cobijo:

“No es, no tu hijo, noble Saladillo,

quien hacia ti su humilde voz levanta

ansioso al par de tu renombre y brillo,

de demostrar su gratitud más santa;

es un humilde trovador sencillo

el que hoy tus gracias y belleza canta;

un pobre hijo de españoles lares

que en pos de una ilusión cruzó los mares”

Con prólogo del veinticinqueño Roberto Cárcamo, “FRUTA TEMPRANA” fue impreso en la imprenta “LA CONCORDIA” en noviembre de 1900. Señala Cárcamo: “Sin embargo, conviene repetir – y por eso repito – no es la briosidad la característica de las composiciones del Sr Otero, el cual tiene dos temas preferentes: el cariño a sus padres y el recuerdo de la patria lejana; dos temas sugestivos que prodiga en la mayor parte de sus versos y que se ve que constituyen, por decirlo así, el centro de sus inspiraciones más delicadas”.

La imprenta “LA CONCORDIA” era propiedad del mismo BENITO OTERO, en la cual publicaba un periódico de igual nombre. En ese año de 1900, se la había vendido a VÍCTOR SIMÓN, quien fundó el periódico “EL ARGENTINO”. Éste periódico pasará en 1909 a ser propiedad de la familia VOLONTÉ, quienes registrarán en sus páginas, la vida saladillense, a lo largo de todo el Siglo XX.

Una tragedia envuelve la aparición de “FRUTA TEMPRANA”. Cuando el libro aún estaba en imprenta, una fuerte tormenta se abate sobre el pueblo y un rayo cae en la casa de DON BENITO. Sus lesiones son graves y luego de varios días de agonía, fallece sin poder ver publicada su “FRUTA TEMPRANA”.

2 Comments

  1. margarita 2013/12/10 2:24 Responder

    Claramente los inmigrantes se sintieron muy Saladillenses desde que llegaron a estas tierras y esto explica el porque le dedicaron tanto de su tiempo a emprendimientos con fines exclusivamente sociales. Muy buen articulo Marce, gracias!!

  2. Veronica 2014/05/08 18:56 Responder

    Gracias Marcelo – que bueno recordar esto. Creo que este poema estaba en una placa del Cristo, seguro que como investigador ya lo sabes.El libro se encuentra en la biblioteca Mitre. Nuevamente gracias.

Deja un comentario