“TRISTÁN VALVERDE: EL HOMBRE QUE ARÓ LA PLAZA”

Tristán Valverde

Tristán Valverde
Foto cedida por su familia, que forma parte de la Colección del Museo de Saladillo

Cuando en 1863, entre “Patos y Gallaretas”, Mariano Acosta eligió el centro del pueblo, el lugar no era más que un abundante pajonal.

Las primeras obras que se emprendieron fueron la construcción de la Iglesia (actual Teatro La Comedia) y la Municipalidad (un edificio ya demolido que dio lugar a la actual). El lugar reservado para plaza sirvió entonces de obrador, donde se acopiaban los materiales para esos edificios.

La fuerza motriz municipal eran por entonces los caballos y la provisión de alfalfa era en consecuencia una cuestión vital. Fue así que en 1871 se tomó la decisión de sembrarla en el espacio reservado para plaza. El encargado de ararla fue Don Tristán Valverde, quien residía en el pueblo desde 1864.

Duro habrá sido el trabajo de Don Tristán para quitar las grandes matas de pasto, con un simple arado de mancera.

Don Tristán Valverde

Don Tristán Valverde
Fotografía del periódico “Las Noticias” (1931)

Cuando en 1874, Mitre no acepta su derrota electoral ante Avellaneda y se alza en armas, el Batallón Saladillo pone sus fuerzas al servicio del Gobierno. Son líderes de aquel Batallón: Víctor Del Carril, Aureliano Roigt y Emiliano Reynoso. Entre los hombres que forman sus filas se encuentra Don Tristán.

Se ponen a las órdenes del General Inocencio Arias, quien apenas reúne 900 hombres en la zona de “La Verde”. Mitre tiene una fuerza varias veces superior, sin embargo, la impericia de este y la valentía de los hombres de Arias, dan la victoria a las tropas del Gobierno.

Luego de luchar heroicamente en la Batalla de La Verde, Don Tristán siguió viviendo humildemente en nuestro pueblo, hasta 1931 cuando fallece. Señala el periódico “Las Noticias” en dicha oportunidad: “Hombre laborioso y honrado, había formado una numerosa familia y conquistado numerosas amistades”.

Son numerosos los nietos, bisnietos y tataranietos que aún viven entre nosotros, siendo este el mejor legado que nos ha dejado Don Tristán, el héroe de “La Verde”, el hombre que nos aró la plaza. 

Deja un comentario