“LECHERÍA «LA DELICIA» DE DON SEGUNDO ARMENDÁRIZ”

Bar Lácteo de La Martona

Bar Lácteo de La Martona

Los ancianos del pueblo todavía recordaban los estragos producidos por la gran epidemia de cólera (1) y la viruela recrudecía cada año dejando decenas de víctimas. En los inicios del nuevo siglo había una mayor conciencia de la relación entre las medidas de higiene y el control de las enfermedades. El Hospital era una realidad próxima a inaugurarse (2), así como también el Matadero municipal (3), y el reclamo por la instalación de un sistema de aguas corrientes se hacía oír con más fuerza.

Como parte de esa concientización, la Municipalidad dispuso a los inspectores Jacinto Reynoso y Pedro de los Hoyos apostados a la entrada del pueblo, a la hora que los lecheros llegaban con sus carros cargados para el reparto. La mayoría de la leche examinada era de malísima calidad. “¡Hasta ¾ partes de agua se ha encontrado!, sin faltar una buena cantidad de sedimentos extraños” (“El Argentino”, 14/04/1901).

Ante esta demanda de una mejor calidad del producto, los señores Segundo Armendáriz y Ramón Lara instalan la lechería modelo “La Delicia”, representante de la reconocida marca “La Martona”.

Don Segundo Armendáriz

Don Segundo Armendáriz

En la estancia “San Martín” de don Vicente Casares, en el partido de Cañuelas, fue fundada en 1889 la que se considera la primera industria láctea del país. Al parecer, la hija de don Vicente, la que sería madre del destacado escritor Adolfo Bioy Casares, era de características fornidas. El nombre de esta mujer era Marta y en referencia a ella surgió el nombre de la empresa: “La Martona”.

La fábrica se encontraba estratégicamente ubicada frente a la estación del ferrocarril que llevó el nombre de Vicente Casares. Era abastecida por alrededor de 50 tambos distribuidos en las 7 mil hectáreas de la estancia.

La marca de la estancia tenía la forma de un gato, que pasó a ser el logo por el que se reconocieron los productos “La Martona”.

La tecnología utilizada, la calidad de sus envoltorios y embaces, todo puesto al servicio de un cuidado de excelencia en la higiene, colocaron a “La Martona” entre las principales empresas lácteas a escala mundial.

Sus lecherías o “bares lácteos”, totalmente azulejados y pintados impecablemente de blanco, se multiplicaron en Buenos Aires y no tardó en abrirse sucursales en las principales ciudades del país.

Pubicidad de La Delicia - El Pueblo 01-10-1905

Pubicidad de La Delicia – El Pueblo 01-10-1905

La noticia de la apertura de una de estas lecherías en Saladillo, idéntica a las de la gran ciudad, causó muchas expectativas en el vecindario. Su ubicación no podía ser mejor. El reluciente local se encontraba en la avenida Rivadavia, frente a la plaza 25 de Mayo.

El salón de atención al público estaba decorado de un modo impecable y en una dependencia interna se encontraba una desnatadora “Corona”, para esterilizar la leche.

“La Delicia” abrió sus puertas el 1º de septiembre de 1905, iniciando también el reparto de leche a domicilio, mañana y tarde, en un bonito carrito pintado de blanco, que había sido traído de la capital con ese fin.

Los productos eran inmejorables y de exquisita elaboración: dulce de leche, quesos, manteca, alfajores, postres especiales, etc.

¡El día de la inauguración los productos se agotaron en menos de una hora!

Carro lechero de La Martona

Carro lechero de La Martona

Productos de La Martona

Productos de La Martona

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2016/05/la-epidemia-de-colera/

(2) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/01/inauguracion-del-hospital-doctor-posadas/

(3) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/11/los-corrales-de-abasto/

One Comment

  1. Andrea 2018/01/14 16:28 Responder

    Todas las historias son emocionantes , vicente casares es un pieblo hermoso pero poco se sabe de su leyenda lechera , gracias por contar todo esto es hermoso , y ligado todo a mi saladillo querido…gracias…..

    http://Todas%20las%20historias%20son%20emocionantes%20,%20vivo%20en%20ezeiza%20voy%20seguido%20a%20vicente%20casares%20y%20saber%20un%20poquito%20de%20su%20historia%20es%20emocionante,%20siempre%20lig

Deja un comentario