“UN PRIMER INTENTO DE COOPERATIVA ELÉCTRICA”

Antigua Usina

Antigua Usina ubicada en Mendoza y Corrientes (Alem y Sojo)
Fotografía: “El Argentino” – 25/05/1910

Pobre y maloliente era el alumbrado público en las primeras horas del pueblo. Aquel sistema, en base a aceite de potro, fue remplazado en 1872 por faroles a kerosene en las 8 manzanas alrededor de la plaza. Ya en 1900, el gas de acetileno mejoró el servicio. En las casas particulares, velas, candiles y faroles eran el recurso, de acuerdo a las posibilidades de cada familia.

En 1908 la historia cambia sustancialmente. Asesorado por el Ingeniero Jorge Newbery, el Intendente Francisco Emparanza contrata a la empresa Dorignac, Rus y Menvielle, para el servicio de energía eléctrica. El contrato se firma por 20 años. Tiempo después la firma contratada se transformó en M y J Flemming y Cía, con la que se respetaron los plazos y condiciones de 1908.

Es en 1928, al vencimiento de aquel contrato, que surge entre los vecinos la idea de formar una Cooperativa de Luz y Fuerza local.

En el mes de febrero, el Intendente Santos Elizalde, solicita el asesoramiento del Ingeniero Delio Demaría Massey. Mientras tanto, un grupo de vecinos encabezados por Santiago Cartier, Rafael Domínguez y Nicolás Candia, entre otros, se reúnen en el Club Social y analizan la posibilidad de “constituir en la localidad una asociación cooperativa de luz y energía eléctrica que, constituida con capitales locales pueda proveer de ella a las casas de comercio y particulares, a las industrias y al alumbrado público” (“Las Noticias” – 11/02/1928).

Se resuelve que la asociación se denominará “Cooperativa de Luz y Fuerza de Saladillo” y se convoca a una nueva reunión invitando a toda la población.

A la nueva convocatoria asisten más de 60 vecinos. Santiago Cartier, expresó: “Esta obra será netamente localista, defenderá el buen servicio de luz y conseguirá su abaratamiento, al mismo tiempo que los capitales que se forman en concepto de utilidades queden en la localidad” (“Las Noticias” – 18/02/1928). Se pensaba también en anexar un servicio de refrigerado para frutas, carnes y huevos.

Se forma una comisión encargada de redactar los estatutos e iniciar la suscripción de accionistas.

Un mes después, se avanza satisfactoriamente con la iniciativa y a una nueva reunión es invitado el Doctor Domingo Bórea, delegado del Ministerio de Agricultura de la Nación, quien brinda una conferencia acerca del beneficio de las cooperativas. Fue leído, artículo por artículo, el proyecto de estatuto, y el Doctor Bórea brindó su asesoramiento en cada uno de ellos.

Todo parecía indicar que la nueva cooperativa sería un éxito, obteniendo incluso la suscripción de 1.000 acciones por parte de la Municipalidad. Pero en el mes de Julio, cuando ya debía resolverse el nuevo contrato, la “Empresa Anglo-Argentina de Electricidad” hizo una propuesta superadora, ante la cual la pequeña “Cooperativa de Luz y Fuerza de Saladillo” no podría competir. ¡Todo un símbolo de la época!

En una última asamblea, la Cooperativa resolvió disolverse y aconsejó al municipio aceptar la propuesta de la “Empresa Anglo-Argentina”.

Deja un comentario