“LA BIBLIOTECA POPULAR HÉCTOR TABORDA”

Dr Héctor Taborda

Dr Héctor Taborda

Ya en 1872 se inaugura en Saladillo la primer biblioteca. Diversas circunstancias impidieron su continuidad y hubo varios intentos para reactivarla. Recién en 1906, como parte de los homenajes rendidos a Bartolomé Mitre, se decidió crear una biblioteca que lleve su nombre. La idea comenzó a tomar forma en 1908 y a partir de 1910 empezó a funcionar en la Escuela Nº 1. Nuevas dificultades hicieron que se la trasladara a la Municipalidad, de la cual pasó a depender a partir de 1924.

Con cierta regularidad permaneció abierta hasta 1931, año en el que suspende sus actividades hasta 1947, cuando es reinaugurada. Desde 1963 cuenta con edificio propio y su servicio a nuestra cultura es invalorable.

Pero en aquellos años del ’30, cuando los libros de la Biblioteca Mitre amontonaban polvo en la Municipalidad, la iniciativa popular dio origen a otras bibliotecas. Así, por ejemplo, surgieron las bibliotecas “José Ingenieros”, “José Manuel Estrada” y “Héctor Taborda”. A esta última nos referiremos en esta oportunidad.

Fundada en el mes de Octubre de 1933, tenía su sede en la casa del señor Francisco Carroza, ubicada en la calle Álvarez de Toledo entre avenida Cabral y Salta. Esta última calle lleva actualmente el nombre del Doctor Taborda, hecho que desconocemos pero no creemos vinculado a la existencia de esta biblioteca.

Su primera Comisión, quedó constituida de la siguiente manera: Secretario General, Manuel Arrugaeta; Secretario de Actas, Francisco Cendes; Tesorero, Lucilo Morales. Vocales: M. Cartelli, M. Portilla y José M. Cartelli; Suplentes: Saturnino Suriani y Rodolfo Cartelli.

Contaba a su inicio con 51 asociados.

En los primeros días de Diciembre, la Comisión dio a conocer un manifiesto en el que expresaba entre otros conceptos que la “Biblioteca Popular Doctor Héctor Taborda” es “una agrupación que tiene por finalidad propender a arraigar en el pueblo el hábito de la lectura (…) y contribuir a la difusión de la cultura general…

En otro párrafo fundamentan la elección de su nombre, con los siguientes conceptos: “Ponemos nuestro Centro bajo la advocación del malogrado, esclarecido y dignísimo cultor de las más respetables causas de elevación social, el inolvidable humanista Dr Héctor Taborda, que honró la convivencia saladillense y cuya memoria vive inmortalizada en nuestro recuerdo”.

Si bien realizan la convocatoria a todos los vecinos, “sin distinciones de ninguna índole”, nos resulta llamativo que de los seis periódicos que circulaban en el pueblo en ese año, sólo “La Defensa” haya difundido la novedad de la nueva biblioteca. El periódico “La Defensa” era órgano del Partido Demócrata Nacional, por la línea interna que en Saladillo lideraba Domingo Candia. Es probable que este dato haya tenido que ver con el destino de esta biblioteca, que desconocemos.

One Comment

  1. Eduardo Morales 2016/02/07 15:55 Responder

    Que buena sorpresa para mi, figura como Tesorero mi abuelo….gracias por este recuerdo que no sabía que existía…. Sigan así…

Deja un comentario