“LA LARGA HISTORIA DEL PARQUE INFANTIL”

Parque Infantil

Parque Infantil – Fotografìa: “Boletín Municipal” – Abril de 1955.

Con altos edificios que se elevan en distintos puntos y una expansión inimaginable hace apenas unos años, Saladillo crece día a día, con aires de ciudad del siglo XXI. En cada barrio nuevo que se levanta, es parte esencial de la planificación urbana el pensar un espacio para plaza, con sus correspondientes juegos infantiles.

Pero hubo un tiempo en el que el pueblo se circunscribía al limite marcado por las avenidas Pereyra, Bozán, Cabral y 31 de Julio (Mariano Acosta) (1). Durante muchos años, el único paseo público era la Plaza 25 de Mayo, a la que se sumó, allá por el 900, la plazoleta de la estación. Los niños saladillenses jugaban en esos espacios sin más elementos que los árboles para trepar y los caminos entre los canteros para correr.

El primer Parque Infantil de Saladillo fue inaugurado el 7 de febrero de 1943, en un amplio terreno sobre la calle Entre Ríos (Estrada), entre Bartolomé Mitre y Rivadavia. Reducido a unos pocos metros que le impuso el “progreso”, aún sobrevive en el “Pasaje de los Bomberos Voluntarios”, testigo de una larga historia a la que no le faltaron los condimentos políticos.

El Parque Infantil en la actualidad

El Parque Infantil en la actualidad

A tan solo tres cuadras del centro del pueblo y sobre la avenida principal de acceso, el baldío de la calle Entre Ríos ofrecía un muy feo aspecto en el Saladillo octogenario. Era un gran pastizal en el que andaban caballos, crecían las alimañas y se tiraba basura, vidrios rotos y latas oxidadas. Allí jugaban los niños, con grave riesgo para la salud.

El “Centro de Comercio, Propiedad e Industria” (2), que entendía que hacía a sus fines institucionales todo lo que coadyuvara al progreso, acercó una serie de propuestas al Comisionado Municipal, don Samuel Ayarragaray. Entre estas figuraban la de limpiar el mencionado baldío y la construcción de un parque infantil en la plazoleta de la estación del Ferrocarril del Sud (Roca).

Ayarragaray, propietario de la estancia “Siete de Diciembre” y de filiación conservadora, recogió la iniciativa y unificó los dos proyectos, impulsando la creación de un Parque Infantil en el baldío de la calle Entre Ríos. Formó una comisión encabezada por el Ingeniero Agrónomo César Álvarez, acompañado por los señores José B. Fernández, Gregorio Latorre y el Dr. Fernando Languasco. Ellos fueron los que diseñaron y confeccionaron los planos del parque.

El Comisionado delegó la supervisión de la obra, a su Secretario de Gobierno, el Doctor Valentín López Cavo. El capataz del grupo de hombres que realizaron los trabajos fue don Carlos Gianetti, padre de Noemí Gianetti y abuelo de Marcela Molfino, ambas víctimas de la última dictadura militar (3). Colaboraron con él, Miguel Claverí, Miguel Cotignola y Juan Felitte.

Todo el predio fue rodeado con una empalizada hecha de madera de acacia que donó el doctor Ascensio Ibarbia. A la entrada, en la esquina de Rivadavia y Entre Ríos se colocó un pórtico y cerca de él se construyó un mástil realizado por los constructores De Titta Hnos.

Por esos días llegó un camión con cuatro esculturas, una de las cuales debía quedar en Saladillo. El Secretario de Gobierno, para decidirse hizo que su pequeño hijo, Edgardo López Brandi, quien luego sería un destacado artista, autor del Escudo de Saladillo y cuyo nombre lleva la Escuela de Educación Estética, fuera quien eligiera.

El pequeño Edgardo se inclinó por una de las esculturas que representaba la figura de un niño. Se trataba de una obra del gran escultor Lucio Correa Morales, titulada “1810 – Figura de Niño” (4).

Nada resultó más apropiado que colocar esa obra en el Parque Infantil que se construía. Fue puesta en el pedestal del mástil, tal como puede apreciarse en la fotografía que encabeza este artículo. Luego de deambular por varios lugares, la escultura puede ser apreciada actualmente en el Museo de nuestra ciudad.

1810 - Figura de Niño

1810 – Figura de Niño Escultura de Lucio Correo Morales en el Museo de Saladillo

Varios canteros de césped dibujaban los caminos del parque y en el extremo de la calle Mitre se instalaron los baños.

Los juegos fueron construidos en los talleres de la Agencia Ford de los señores Valsecchi Hnos. Se instalaron: 1 tobogán; 8 hamacas; 8 sube y baja; 1 calesita para 8; 1 arenero; 1 paralela; 1 trapecio fijo; 1 trapecio de argollas; 1 escalera marinera; 1 soga colgante y un aparato con 6 sillas voladoras.

A fines de 1942, todo estaba listo para la inauguración, pero debió suspenderse a causa de la epidemia de parálisis infantil (poliomielitis).

Cuando las condiciones lo permitieron, se realizó la inauguración el 7 de febrero de 1943. Los niños de todo el pueblo estuvieron presentes con sus familias y llenaron el predio.

El Teniente Cura, Florentino Actis, bendijo las instalaciones; la Banda de Música Municipal entonó el Himno Nacional; el Intendente Samuel Ayarragaray izó la bandera que fuera donada por el Escribano Juan M. Paul; luego hizo uso de la palabra el director del periódico “Confraternidad”, don Justo Idoeta y finalmente se repartieron juguetes, caramelos y chocolatines a todos los niños presentes. La “Tienda Los Vascos” de don Lorenzo Aparicio, los obsequió con globos de colores (5).

De este modo quedó inaugurado el Parque Infantil al que podían asistir todas las familias desde las 9 de la mañana, hasta las 9 de la noche. El uso de los juegos era para niños de hasta 12 años.

Los chicos están de parabienes”, comentaba “El Argentino” del 20/02/1943, en una nota en la que hacía mención a la enorme concurrencia de niños al nuevo Parque Infantil. Y agregaba: “Una cuadra antes, se halla nuestro viejo conocido don Juan Rodríeguez con sus calesitas, perpetuo y renovado encanto de la niñéz. Le han cambiado el caballo por el motor eléctrico, y el vals vienés por la música de D’Arienzo, pero eso no es más que una adaptación a la vida moderna, cambio exterior, pues la ilusión maravillosa de la «vuelta en calesita» sigue siendo la misma de ayer y de siempre(6).

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios, creado en 1940 (7), no contaba aún con cuartel. El 19 de febrero de 1950 se colocó la piedra fundamental en el lugar donde después se levantó el cuartel que hoy todos conocemos. Con esta obra, el predio del Parque Infantil sufrió un primer recorte.

Piedra fundamental del Cuartel de Bomberos

Piedra fundamental del Cuartel de Bomberos – Fotografía de la Colección del Museo de Saladillo

En 1952, el Concejal Justicialista Marcelo Benítez presentó un proyecto por el que el parque de la Avenida Eva Perón (Rivadavia), pasó a llamarse «Parque Infantil Jefa Espiritual de la Nación Doña María Eva Duarte de Perón», en homenaje a la esposa del Presidente, recientemente fallecida.

Se dispuso también colocar una placa con una leyenda, que era un slogan del Peronismo: «En nuestra patria los únicos privilegiados son los niños».

En 1955, el Intendente Justicialista, don Tomás Lissalde, hizo construir en el “Parque Evita”, una pileta para los más pequeños, la que puede apreciarse en la fotografía que encabeza este artículo.

Producido el Golpe de Estado, con la llamada Revolución Libertadora, el nombre del parque, así como todos los símbolos del Peronismo, fueron retirados.

Para cuidarla del vandalismo que sufría, la escultura de Lucio Correa Morales fue retirada del parque y en el acceso se colocaron los cañones que anteriormente adornaban el mástil de la Plaza Principal (8).

Cañones que estuvieron en el Parque

Cañones que estuvieron en el Parque

Atendiendo una nueva necesidad del pueblo, el Intendente Carlos Arrospide, decidió construir en la esquina de Mitre y Estrada, la Estación Terminal de Ómnibus. La inauguración se produjo el 1º de agosto de 1971, durante la gestión del Intendente Fernando J. López. De este modo se producía una nueva reducción del Parque Infantil.

Estaciòn Terminal de Omnibus

Estaciòn Terminal de Omnibus

Finalmente, en 1984 el Gobernador Alejandro Armendáriz inaugura la central telefónica automática de ENTEL, en el gran edificio de Rivadavia y Estrada (hoy IOMA), junto al cual se coloco también la gran torre para las antenas.

Los viejos cañones regresaron a la plaza, pero esta vez junto al Monumento a los Reservistas y el parque, con juegos nuevos, quedó limitado a un estrecho espacio que fue denominado “Pasaje de los Bomberos Voluntarios”.

Central de ENTEL (Hoy IOMA)

Central de ENTEL (Hoy IOMA)

Torre de ENTEL

Torre de ENTEL

Parque del Pasaje Bomberos Voluntarios

Parque del Pasaje Bomberos Voluntarios

Pasaje Bomberos Voluntarios

Pasaje Bomberos Voluntarios

Cuartel de Bomberos Voluntarios

Cuartel de Bomberos Voluntarios

  1. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2018/02/cuando-la-avenida-31-de-julio-paso-a-llamarse-mariano-acosta/
  2. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2014/10/fundacion-de-la-camara-de-comercio-propiedad-e-industria/
  3. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2017/03/41-anos-de-silencio-1976-24-de-marzo-2017/
  4. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2017/12/1810-figura-de-nino-una-escultura-de-lucio-correa-morales/
  5. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2016/01/gran-barato-los-vascos/
  6. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2016/07/una-calesita-en-el-terreno-de-las-monjas/
  7. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2015/02/hoy-nuestros-bomberos-festejan-su-75o-aniversario/
  8. http://historiasaladillo.com.ar/hs/2017/08/los-canones-de-la-plaza-un-simbolo-de-nuestro-origen/

2 Comments

  1. Alejandro Mariotto 2018/02/18 17:15 Responder

    Muy buena la nota, interesante la cronología de los hechos.
    Si se me permite quisiera hacer una acotación sobre el último tramo: Durante los 70 se comenzó a construir la central de ENTEL para dotar a Saladillo de telefono telediscado, en ese momento se desmantela lo que quedaba del Parque Infantil. Luego de inaugurada la central de ENTEL quedó este terreno vacio y abandonado, se formo una huella por donde la gente transitaba entre la avenida Rivadavia y la terminal. En 1987 el Intendente Francisco José ferro unaugura el estacionamiento de la terminal y en 1990 inaugura el pasaje Bomberos Voluntarios, forestando y colocando algunos juegos infantiles y así es como está hoy.

  2. Jorge Lenzi 2018/03/06 12:34 Responder

    Muy buena nota Marcelo, felicitaciones. En ese parque pase hermosos momentos de mi infancia ya que vivi entre 1956-1969 en Mitre entre Estrada y Pereyra. Disfrute el parque completo y luego parcialmente a medida que avanzaba la construccion de la terminal de omnibus. Tenia cuidadores (“Parqueros”) y recuerdo muy bien a Don Carmelo Nanni como el que mas conocimos los chicos del barrio. Era muy bueno pero severo y no permitia el mal uso de juegos, sobre todo hamacarnos parados, eso equivalia a suspension de ingreso por varios dias. Una nota aclaratoria: los cañones ya estaban en la esquina junto al mastil y la estatua. Los tres negocios de Rivadavia y Estrada eran la carniceria de Don Ramon Conti, el Almacen «El Parque» de Don Albino Pascualini y la distribuidora de cigarrillos del Sr. Cervantes.

Deja un comentario