“RESEÑA HISTÓRICA Y CRONOLÓGICA DE LA FUNDACIÓN Y PROGRESO DEL PUEBLO DEL SALADILLO (Primera Parte)”

Gobernador Mariano Saavedra

Gobernador Mariano Saavedra – Fundador de Saladillo

En la Sección Primera de sus “Cuadros Estadísticos de la Población, Riqueza, industria y Comercio del Partido de la Asunción del Saladillo”, publicados en Junio de 1871, José Antonio Rossi (1), ofrece una “Reseña histórica y Cronológica de la Fundación y progreso del pueblo del Saladillo”.

Es esta un primer esbozo de la historia de nuestro pueblo, por lo que se trata de un invalorable documento que todo saladillense debe tener la oportunidad de leer y consultar.

Por esa razón compartimos la primera parte de dicha reseña y en una próxima entrega completaremos la parte restante:

 

SECCIÓN PRIMERA

RESEÑA HISTÓRICA Y CRONOLÓGICA

DE LA

Fundación y progreso del pueblo del Saladillo

I

¿Quién ha sido el fundador de este pueblo, que en cinco años ha alcanzado el adelanto y las comodidades de una villa, de una pequeña ciudad?

¿De este pueblo que ha surgido como las fabulosas islas de los antiguos navegantes que las veían levantarse de las espumosas olas del mar?

Chivilcoy está ufano de Faustino Sarmiento, y saliendo de la esfera de los pequeños pueblos, no hay ciudad que en su humilde cuna no haya tenido un Solís como Buenos Aires, la reina hoy del Plata, que en un principio, no fue tal vez muy disímil de lo que es hoy una aldea recién fundada, y que no sabemos qué rol le está destinado con el decurso del tiempo.

El Saladillo ha seguido un orden inverso. Ningún hombre individualmente puede vanagloriarse de haber fundado este pueblo, o de haber contribuido directa o indirectamente a su fundación.

Si bien su progreso se debe a la acción combinada de todos sus vecinos, de todos los habitantes de estos extensos campos que vinieron a formar la vanguardia de defensa contra las depredaciones de los salvajes; la idea de la fundación no se debe sino al ilustrado gobierno de entonces, y los vecinos deben a su decidido empeño el que ese mismo campo ganado sucesivamente a los indios, tuviese un centro de población, asiento de las autoridades y de todo lo que reclama el bienestar, la civilización y la tranquilidad de una sociedad.

Loor, pues, a los gobiernos que haciéndose el eco de las necesidades más vitales de esta provincia, proceden a asegurar la frontera y a formar nuevos pueblos, nuevos baluartes que acabarán por estrechar en un círculo muy reducido a los bárbaros que, en su salvaje ignorancia, aún quieren detener el impulso de la civilización con devastaciones y robos, aunque inútilmente, porque la civilización hace el efecto de una piedra lanzada en medio de una plácida laguna; empieza por conmover la tersa superficie del agua y después forma encíclias que se ensanchan sin interrupción hasta la orilla. La civilización parte de un centro, a cuyo rededor va formando círculos concéntricos, una porción diremos, de figuras encíclias que con la progresión de los siglos acabarán en los límites del mundo conocido.

Y si no ¿dónde están aquellas hordas que en tiempo aún no muy remoto desolaban la Europa, hoy emporio de cultura y de ilustración desde el Báltico al Mediterráneo, y desde el Cáspico al Atlántico? – desaparecieron; y nótese como la luz de la civilización no se contentó con enrarecer gradualmente las tinieblas del viejo continente, mas en el medio evo fue a buscar nuevos mundos desconocidos sobre los mástiles que lanzaba la Océano al intrépido genio de un hombre.

Como una prueba de lo que dejamos expuesto, fíjese el lector en la siguiente ley sancionada en Julio de 1863 por la Honorable Cámara de la Provincia.

El Senado y Cámara de Representantes etc.

Art. 1º Se autoriza al P. E. hasta 300.000 pesos en cada uno de los partidos de campaña que no tienen centro de población, a fin de levantar un pueblo y construir los edificios públicos que sean necesarios.

Art. 2º La traza del pueblo se hará con preferencia en los terrenos de propiedad pública que existan en el partido, aún cuando estuviesen arrendados, si tienen una ubicación conveniente.

Art. 3º La Municipalidad y mientras esta no estuviese instalada, la comisión que nombrará el Poder Ejecutivo, hará en cada pueblos la distribución de los solares en la forma y con las condiciones prescriptas en los artículos 4º, 5º, 6º y 7º del decreto del 19 de Enero de 1825.

Art. 4º Declárese aplicable a los pueblos que deben formarse en cumplimiento de esta ley, la disposición del artículo 5º de la ley de 7 de Octubre de 1862.

Art. 5º Autorízase igualmente al Poder Ejecutivo para invertir hasta la suma de un millón de pesos en obras públicas en otros pueblos de campaña.

Art. 6º Las sumas que se hace mención en los artículo 1º y 5º serán cubiertas de las que en moneda corriente y fondos públicos existen depositadas en el Banco para erección de edificios de Escuelas.

Art. 7º Comuníquese al Poder Ejecutivo.

MANUEL OCAMPO

Ramón de Udaeta

Secretario

Julio 30 de 1863

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese a quienes corresponda, publíquese e insértese en Registro Oficial.

SAAVEDRA

Mariano Acosta

Ya anteriormente en Noviembre de 1862, el Ministro de Gobierno había pasado la siguiente circular al Juez del Partido.

“El adelanto moral y material de nuestra campaña hace honor a las administraciones que lo han promovido y ejecutado en estos últimos diez años, y la cual se propone con especial interés merecerlo, propendiendo al desenvolvimiento de sus elementos de prosperidad y moralidad.

Este propósito la exige ahora ocuparse inmediatamente de preparar los medios necesarios para la formación de centros de población en los partidos que de ellos carecen.

Cuenta para esto con que los buenos ciudadanos concurrirán con los esfuerzos de la mejor voluntad para ayudar al Gobierno, hoy que sus atenciones pueden contraerse con más especialidad a dar impulsos a la más extensa difusión de la educación y de una sana moral religiosa en toda la campaña.

El partido que Ud. preside carece de la base más conveniente para obtener este importante y benéfico resultado: – Un centro de población para asiento de sus autoridades que facilite la administración, y de donde se esparza la luz de la civilización hacia el resto.

Desea en consecuencia el Gobierno que incitando al patriotismo de los respetables ciudadanos avecinados en ese Partido, con intereses tan valiosos, procedan con empeño a preparar los medios de fundar el pueblo, para lo cual el Gobierno promete ayudarlo con cuantos recursos estén en su esfera.

Para conseguirlo debe vd. Nombrar una comisión de cuatro vecinos de los que a su juicio sean más idóneos, presidiéndolos vd. y la que por su intermedio transmitirá al Gobierno una noticia del paraje que elija, sus ideas y demás trabajos en ese sentido, en la persuasión que han de encontrar en él la más decidida cooperación.

El infrascripto al tener la satisfacción de comunicarle este encargo de S.E. el señor Gobernador, recomienda a vd. ponga el más vivo empeño en que no sea frustrado su deseo.

Dios guarde a Vd. muchos años.

Mariano Acosta.

Ministro Mariano Acosta

Ministro Mariano Acosta – Fundador de Saladillo

Conocidos los preliminares que despertaron la voluntad de los habitantes del partido para la formación de una población céntrica y compacta, transcribimos en seguida el decreto del Gobierno, relativo a su fundación.

Buenos Aires, Julio 31 de 1863

Visto lo expuesto por la Comisión nombrada a fin de hacer los trabajos preparatorios para la fundación del Pueblo del Partido del Saladillo, el Gobierno de la Provincia ha acordado y

DECRETA:

Art. 1º En los campos de propiedad pública marcados en el plano que el Gobierno remitió a la mencionada comisión, y en la parte de ellos que esta indica; procédase a la fundación del pueblo del Saladillo.

Art. 2º Con presencia de los antecedentes que existen en Secretaría, y de acuerdo con las instrucciones que le dará el Ministro de Gobierno, el Departamento Topográfico presentará a la mayor brevedad un proyecto de traza del pueblo y su ejido, para que luego de aprobado se proceda por un Ingeniero, que el Gobierno nombrará, a la mensura y amojonamiento.

Art. 3º Nómbrase una comisión compuesta del Juez de Paz del Partido y de los ciudadanos D. Joaquín Cazón, D. Federico Toledo y D. Antonio Bozán, bajo la Presidencia del primero, cuyas atribuciones serán;

1º Presentar a la aprobación del Gobierno los planos y presupuestos de las obras públicas que deban hacerse en el nuevo pueblo, con arreglo a las instrucciones que deberá darle el Ministro de Gobierno, para enseguida decretar los fondos necesarios a su realización, de acuerdo con lo que dispone el artículo 1º de la Ley de 28 del corriente.

2º Verificadas ambas trazas y aprobadas por el Gobierno, procederán a hacer el reparto de solares con arreglo a las disposiciones vigentes, entregando a los interesados, luego de llenadas las condiciones de población, el boleto respectivo para que ocurran al Gobierno por la escritura correspondiente.

3º Darán en propiedad suertes de quintas y chacras en el número, forma y bajo las condiciones que el Gobierno establecerá por una disposición especial.

4º Procederá a vender suertes de quintas y chacras con arreglo a lo que dispone la Ley de 5 de Octubre de 1858 y decreto reglamentario de 25 de Octubre del mismo año.

Art. 4º Comuníquese a quienes corresponda, publíquese y dése al Registro Oficial.

SAAVEDRA

Mariano Acosta.

Con fecha 1º de Setiembre, el Gobierno aprobaba los planos presentados por el Departamento Topográfico bajo los número 1 y 2 que contenían la traza proyectada para la erección del pueblo, y nombraba al mimo tiempo para la mensura y amojonamiento de ambas trazas al agrimensor D. Enrique Nelson, con la compensación de 20.000 pesos moneda corriente.

Practicada la mensura, el Gobierno mandaba la siguiente nota al Juez de Paz del Partido.

Ministerio de Gobierno

Buenos Aires, Octubre 10 de1863

Al Sr. juez de Paz del Partido del Saladillo

“Habiéndose practicado ya la traza y delineación del Pueblo que se mandó erigir en ese Partido, y siendo llegado el caso de proceder al reparto de solares como corresponde, el infrascripto previene a V. por orden de S. E. el Señor Gobernador, que puede empezar a verificarlo de acuerdo con la comisión nombrada para la formación del pueblo, debiendo reservarse los terrenos que se destinen para edificios públicos”.

Dios guarde a V. muchos años.

Mariano Acosta.

Con fecha 22 del mismo mes, D. Tomás Álvarez, Juez de Paz, manifestaba al Sr. Gobernador haberse acordado dar el nombre de – «Tránsito del Saladillo» – al nuevo pueblo, y proceder a la distribución de solares desde el primer día de Noviembre, solicitando se le dijese el número y la forma en que se debía hacer la donación de solares en propiedad.

La respuesta del Ministro de Gobierno (fecha 13) llegó el 20, por lo que la distribución no empezó sino al día siguiente.

Los primeros solicitantes fueron: Juan Guaneral, Tomás Echeverría, Andrés Lete y Juanita Bozán. (Boletas números 1, 2, 3 y 4, despachadas en la mencionada fecha).

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2018/03/jose-antonio-rossi-un-precursor/

One Comment

  1. José Luis Seoane Ferre 2018/05/13 12:40 Responder

    Soy hijo de Saladillo con mucho orgulho.

Deja un comentario