“LAS CEDULITAS DE SAN JUAN: FUEGO Y AMOR EN EL FRÍO DE JUNIO”

Fogata de San Juan

Fogata de San Juan

San Juan Bautista es para la cristiandad el precursor de Cristo. Su madre Isabel quedó embarazada un tiempo antes que María. Juan sería el encargado de anunciar al mundo la llegada del Mesías.

Cuando simbólicamente se adoptó al 25 de Diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús, se fijó el nacimiento de San Juan seis meses antes. Es por eso que su celebración se realiza el 24 de Junio.

Los españoles, pueblo profundamente católico, celebraron a San Juan desde la antigüedad y lo hicieron encendiendo hogueras en la noche, como simbolizando que San Juan anuncia la luz que disipa las tinieblas.

Al producirse la conquista trajeron esta tradición a América y durante muchos años las fogatas de San Juan han sido una celebración popular en nuestros pueblos, también en Saladillo.

Más allá de las connotaciones religiosas, la fiesta se fue cargando de distintos aditamentos que las hacían muy atractivas, tanto para grandes como para chicos.

Muñeco de San Juan

Muñeco de San Juan

El hecho de prender una fogata al comienzo del invierno reunía toda una simbología. De temprano era tarea de los chicos juntar ramas, algún viejo neumático y hasta había quienes se animaban a construir muñecos rellenos de paja.

Unos días después, el 29, se celebraba San Pedro, ocasión en la que también se prendían fogatas. El canto inocente de los chicos era: “Viva San Juan y San Pedro, y la cola del chancho negro”.

Llegada la noche el chisporroteo y el olor a humo reunía a todo el vecindario en cada cuadra del pueblo.

Otro componente que la tradición popular sumó era el de las “Cedulitas de San Juan”. Esa noche se organizaba un baile en el barrio, en el que se servían chocolate caliente y tortas. En los días previos se anotaban en papelitos los nombres de las mujeres y varones del barrio. Se realizaba un sorteo y así se formaban las parejas para el baile. Esos papelitos eran las denominadas “Cedulitas de San Juan”.

Comenta “Las Noticias” de 1927: “Las cédulas amorosas en sus caprichosas combinaciones son motivo de curiosidad tanto femenina, como de los jóvenes, que muchas veces se dejan guiar por la mano del santo que sabe tener muy buena mano”.

A continuación se publicaba la nómina de algunas de esas parejas. Recordemos algunas: María Angélica Domínguez – Alfredo Michelini; Alicia Bustingorry – Alberto Sarnelli; Ángela Taravela – Dr Miguel Cotignola; María Ibáñez Frocham – Guillermo Bustingorry; Carolina Buren – Sinforoso Freccero; María Lopetegui – Guillermo Hansen; Estela Carrique – Alberto Armendáriz; María San Romé – Joaquín Ferré; Maruja Cordo – Pepe Villamarín; y la lista sigue.

En cada barrio se realizaba este mismo ritual y las “Cedulitas” eran quemadas luego en la fogata invocando al santo si se deseaba que la pareja formada continuase.

Durante muchos años, el Jardín 901, guardó la tradición de celebrar la fiesta de San Juan, quemando muñecos en la calle frente al colegio.

Una linda tradición que ha quedado en el olvido.

3 Comments

  1. claudia calcedo 2018/06/24 15:53 Responder

    Que hermosos recuerdos me trae esta nota,en los barrios de Bs As también se hacían estas fogatas y encuentros de todas las generaciones

  2. Ethel Mariotto 2018/06/25 2:12 Responder

    Es muy grato encontrar tus comentarios, Marcelo Pereyra. Abren a un tiempo la posibilidad de los recuerdos y el deseo de que se vuelvan a revivir etapas tan conmovedoras. Es cierto que no se deben quemar hojas para evitar la contaminación, pero la felicidad que se conseguía con esos simples encuentros vecinales merecería recuperarse.

  3. Maria Ema Mulgura 2018/06/25 20:21 Responder

    Muy lindas las cedulas. Claro que no siempre se formaron parejas , aunque algunas creo que si.y
    Si eran lindas las fogatas!!
    Saludos

Deja un comentario