“A 150 AÑOS DE LA CREACIÓN DE LA ESCUELA DE NIÑAS”

Antonia Cabral de Cailliait

Antonia Cabral de Cailliait

La educación en el siglo XIX no era mixta y que la primera escuela creada en Saladillo en 1865 haya sido la de varones, es una señal de prioridades y de los roles asignados a cada uno de los sexos en aquella sociedad.

De todos modos, en un pueblo en el que el 40% de la población eran mujeres, no podía tardarse en crear una escuela también para ellas. Este hecho ocurrió el 15 de agosto de 1868, hace exactamente “150 Años”, y es lo que nos proponemos evocar en estas líneas.

La Escuela de Niñas fue creada por iniciativa de la Sociedad de Beneficencia de Buenos Aires y se eligió para su inauguración el día de la Virgen de la Asunción, festividad en la que se celebraba entonces la fundación del pueblo.

Funcionó en un principio, en un modesto rancho ubicado en una de las esquinas de Rivadavia y La Rioja (12 de Octubre). La señora Adelaida O’Connor de Gorchs ejercía el cargo de inspectora y la dirección fue desempañada por doña Antonia Cabral de Cailliait. Fue ella la primera mujer en ejercer la docencia en nuestro pueblo y su nombre es recordado actualmente en la Escuela Nº 38.

Había nacido en Buenos Aires en 1817 y era hermana de Máximo y Francisco Cabral, quienes tenían un establecimiento agropecuario y una pulpería a orillas del arroyo Las Flores, y fueron actores principales en la fundación de Saladillo.

Antonia había ejercido la docencia con anterioridad en Dolores y Las Flores, y en 1863 llega a Saladillo a reunirse con sus hermanos. Se la describe como una mujer de mediana estatura, tez mate, ojos verdes y cabello negro.

Colaboraban con ella, la señorita Juana Cabral como monitora, y don José Antonio Rossi como maestro de piano.

Asistían 75 alumnas, de las cuales 14 eran menores de 8 años, 41 tenían entre 8 y 12, y 20 eran de mayor edad.

Al igual que a los varones se les enseñaba lectura, escritura, aritmética, gramática, geografía, piano y doctrina cristiana, a lo que se agregaba la enseñanza de “labores”.

Entre los textos utilizados figuraban los “Cuadernos de Anagnosia” de Marcos Sastre; “El Recreo de las Niñas” de L. J. Verdollin; “Lecciones de moral, virtud y urbanidad” de M. A. Carreño; “Método de piano” de H. Lemoine y otros.

Cuaderno de Anagnosia de Marcos Sastre

Cuaderno de Anagnosia de Marcos Sastre

Ambas escuelas, de varones y niñas, funcionaron provisoriamente en ranchos, pero la necesidad de un edificio con mejores comodidades para la enseñanza se hizo sentir de inmediato. Se lo levantó en el terreno que el Consejo Escolar tenía en la esquina de San Martín y Moreno. Se trató de un amplio edificio pensado en dos módulos, para que tanto niñas y varones concurrieran, pero permaneciendo separados.

La inauguración se produjo una vez más un 15 de agosto, pero esta vez del año 1872. En ese acto habló el Dr. Joaquín Robles y la señora Antonia Cabral de Cailliait.

Inauguración del edificio escolar en 1872

Inauguración del edificio escolar en 1872

Poco tiempo después, por el crecimiento de la matrícula, el edificio quedó solo para las niñas, alquilándose otro para los varones.

En 1875, Antonia Cabral dejó su cargo, para continuar su carrera docente en Olivos, hasta su fallecimiento en 1888. Fue reemplazada por la señorita Carlota Gordillo.

La nueva directora tuvo un mal entendido con la Sociedad de Beneficencia, lo que llevó a que la Escuela de Niñas pasase a depender directamente de la municipalidad.

La señorita Gordillo renunció el 15 de abril de 1876 y fue reemplazada por María Santos Caballero de Sánchez, quien a pesar de sus formas estrictas supo ganarse el corazón de sus alumnas.

La tradición oral recuerda la particular forma que las niñas tenían de saludarla: “Buenos días Misia María que haya descansado Ud.” o “Hasta mañana Misia María que descanse Ud.

La señora Caballero de Sánchez dejó su puesto julio de 1900 y falleció en el año 1909. En señal de gratitud sus ex-alumnas le hicieron erigir un monumento en el cementerio, obra del reconocido escultor Camilo Romairone.

Monumento a María caballero de Sánchez

Monumento a María caballero de Sánchez

Entre los años 1900 y 1902 dirigió la Escuela de Niñas la señorita Leonor Rancau, hasta el arribo de la señorita Indalecia López, maestra normal nacional de origen entrerriano. Ella fue la última directora de esta escuela, ya que producto de las reformas educativas, se implementó la «educación mixta», para lo que fue necesaria la construcción del nuevo edificio inaugurado en 1910.

Muchos padres se resistieron a estos cambios porque veían con malos ojos que sus niñas compartieran las aulas con los varones. Esto llevó a la creación del Colegio de Hermanas del Niño Jesús.

One Comment

  1. TERESA FAIAD 2018/08/19 14:14 Responder

    ME ENCANTA CONOCER LA HISTORIA. * AL LEER SE CONSTRUYE EN MI MEMORIA UN “MAPA CONCEPTUAL MÁS AMPLIO”. EL AGRADECIMIENTO A LAS DISTINTAS Y AMOROSAS COORDENADAS QUE SE UNEN PARA REALIZAR UN SALTO “CUALITATIVO EN EL PROCESO DE DESARROLLO SOCIAL Y ESPIRITUAL DE LOS PUEBLOS.

Deja un comentario