“LA ESTANCIA «SAN JOSÉ» DE DON JOSÉ ROQUE PÉREZ”

Estancia San José de don José Roque Pérez

Estancia San José de don José Roque Pérez
Fotografía: “El Pueblo” – 01/01/1906

De la mano de José Antonio Rossi vamos a conocer en esta oportunidad a otro de los grandes establecimientos del antiguo Partido de Saladillo (1871), que como se sabe incluía por entonces al actual de Roque Pérez.

Concluyendo ya la monumental tarea de sus “Cuadros Estadísticos”, Rossi recibe correspondencia del señor Roque Pérez, cuyo encabezado es como sigue:

San José, Enero 6 de 1871.

Sr. Don José A Rossi, Buenos Ayres.

Muy Señor mío,

“Fiel a mi promesa, remito a vd. por esta diligencia un detalle prolijo de todo lo concerniente al establecimiento, a satisfacción de sus deseos”.

La publicación de los “Cuadros Estadísticos” de Rossi, se ve postergada a raíz de la epidemia de fiebre amarilla. El director de la tipografía donde se imprimían figura entre las víctimas fatales. José Roque Pérez preside la Comisión Popular de lucha contra el flagelo y en esa acción le va también la vida, el 24 de Marzo de 1871.

La estancia “San José” tenía 4 leguas cuadradas de extensión, equivalentes a 10.750 hectáreas. La casa principal era una amplia construcción de material, en la que se encontraban la cocina y cuartos. Entorno a ella estaba la caballeriza, la cochera, el granero, un palomar y el aljibe. Todo rodeado de hermosos jardines, de los que Rossi expresa el siguiente recuerdo:

Siempre recordaremos con placer y agradecimiento aquellos paseos por las hermosas calles de eucaliptus o paraísos, o las de arrayán y romero del jardín, al pálido y melancólico fulgor del astro nocturno, y nuestras familiares conversaciones sentados bajo el pórtico de la vistosísima y hermosa morada de aquella poética estancia”.

Más allá se encontraban las dependencias de los peones y dos galpones con techos de paja.

La ganadería estaba centrada en el ovino. 50.174 ovejas mestizas componían sus majadas, a las que se sumaban 1.679 ovejas y carneros de las razas Negretti y Rambouillet.

250 yeguas y 60 caballos mansos formaban las tropillas. El ganado vacuno estaba compuesto de 1.000 cabezas, entre los que se encontraban 5 toros.

En las arboledas crecían ejemplares de eucaliptus, pinos, perales, araucarias, manzanos, nísperos, duraznos, higueras, sauces, paraísos, acacias, membrillos, etc.

Un extenso alfalfar era trabajado con una máquina de cortar, 3 arados norteamericanos y una rastra.

La estancia estaba organizada en veintiún puestos, muchos de los cuales se encontraban arrendados. Algunos de sus nombres aún perduran en los parajes de la zona: El Lazareto; Las Saladas; Las Tres Hermanas; El Progreso; Incendio; El Cisne; El Azará; El Estero Bellaco; Las Mercedes; La Fortuna; Belgrano; El Rayo; San Patricio; El Socorro; La Esperanza; El Rincón; El Porvenir; El Divisadero; El Maipú; El Cangrejo; El Centinela; El Negretti y El Rambouillet.

Dentro de este extenso campo, había una casa de material, arrendada por don J. M. Porto, en la que funcionaba una pulpería. Allí iba la peonada a comprar las provisiones y entretenerse jugando a la taba, los naipes y carreras de sortija, acompañados por el tintinear de una guitarra y alguna copita de ginebra.

Deja un comentario