“GRAN BARATILLO «LA ARGENTINA»”

Tienda «La Argentina»

Tienda «La Argentina»

En el verano de 1904, se anunciaba que “recientemente establecida en este pueblo, al lado del Teatro de la Sociedad Española de Socorros Mutuos”, la tienda «La Argentina» del señor Jesús Rodríguez, “en virtud de la acogida con que la favoreció el respetable público saladillense, ha aumentado considerablemente su inmenso surtido, el que venderá a precios asombrosos y que no admiten competencia”.

De este modo se iniciaba la historia de este pintoresco comercio, ubicado en una de las principales esquinas de Saladillo, dedicado a los rubros de tienda, mercería, ropería, zapatería, talabartería, librería, bazar y perfumería.

Don Patricio Zammit

Don Patricio Zammit

Dos años más tarde, el señor Jesús Rodríguez, dado el conocimiento que tenía del rubro fue nombrado encargado de una importante tienda de la Capital Federal y «La Argentina» pasó a manos del señor Patricio Zammit.

El nuevo dueño dio impulso a su negocio asumiendo la representación de las Casas Galli, una reconocida cadena de tiendas que por entonces se dispersaba por cuanto pueblo de importancia había en la provincia de Buenos Aires. De este modo Saladillo se sumaba a esa lista de pueblos progresistas.

Ya se abrió en este pueblo el GRAN BARATILLO GALLI «La Argentina», con un grandioso surtido…”, rezaban las publicidades en septiembre de 1906. Y para el carnaval de 1907 ofrecía serpentinas, pomos, globitos, papel picado y caretas.

A sus variados rubros sumó también el servicio de sastrería: “En el constante deseo de satisfacer a mi numerosa clientela y por indicación de la misma, he instalado esta nueva sección de sastrería con un variado surtido de casimires finos, para la confección de trajes sobre medida. Atendida por un cortador de reconocida competencia”.

A comienzos de 1908, en los locales nuevos que el señor Ortúzar había levantado en la esquina de Rivadavia y Corrientes (Sojo), se instaló una nueva sucursal de las tiendas Galli. Más adelante en esa esquina estará otra reconocida cadena de tiendas: “Blanco y Negro”. Y la Casa Galli se ubicará finalmente en la esquina de Mitre y Moreno.

Pero mientras tantos ambas tiendas competían por la legitimidad de la representación de las tiendas Galli. Así lo deja entrever un anuncio publicado en el periódico “El Pueblo”, que expresaba: “Es cierto que hay audaces tal que se cubren con la bandera de GALLI engañando al público para crear fama, pero la verdad está a la luz y la falsedad ante su propia acción muere”. Esa verdad estaba revelada por los precios imposibles de equiparar por los falsificadores. Y como prueba de ello remataba el anuncio: “Hoy como siempre, marchamos adelante firmes en nuestro puesto de combate, dispuestos a favorecer a nuestra numerosa clientela con la economía en las compras, pues se le entregará un traje completo de saco, chaleco y pantalón o bombacha para hombre, a más camisa, calzoncillo, camiseta de punto, medias, un lindo par de botas, sombrero y pañuelo para el cuello, todo por solo 10 PESOS”.

La amable atención de sus vendedores y la variedad de su oferta en el rubro sombrerería, hacían de «La Argentina» la tienda preferida de los caballeros saladillenses.

Personal en el frente de la tienda

Personal en el frente de la tienda

Luego de más de una década junto al Teatro Español y frente a la plaza principal, «La Argentina» decidió trasladar su local a la esquina de Belgrano y Sarmiento, frente a la casa del señor Capuzzi y haciendo cruz con el almacén del señor Amado, referenciaban los anuncios. Ese local fue ocupado años más tarde por la Casa Molinari, otro reconocido comercio del rubro y en la actualidad funcionan allí las Oficinas de Compras de la Municipalidad de Saladillo.

Al momento de su traslado, «La Argentina» estaba a cargo de otro de sus socios, el señor Miguel García Aguas, quien dispuso que en el día de su reinauguración el importe de la tercera parte de sus ventas fuera destinado a beneficio del Hospital Doctor Posadas.

Personal en el interior de la tienda

Personal en el interior de la tienda

Interior de la tienda

Interior de la tienda

Deja un comentario