“EL PRIMER VIAJE EN MOTO DE BUENOS AIRES A SALADILLO”

Motociclista de 1911 (Foto Ilustrativa)

Motociclista de 1911 (Foto Ilustrativa)

Están los apasionados, los que las coleccionan, los que compiten deportivamente, los que participan de encuentros motoqueros y los que realizan travesías turísticas. Están también, hay que decirlo, los que las detestan.

Las motos son parte de nuestro paisaje urbano. Trabajadores y estudiantes se trasladan en ellas de un punto a otro de la ciudad. Los servicios de motomandados son una solución para muchos, en esta época en la que el tiempo no alcanza.

Ruidosas caravanas de jóvenes los fines de semana, muchos desafiando a las autoridades de tránsito. Accidentes, faltas de cascos, menores conduciendo o conducidos sin la debida seguridad, molestos escapes… Todo un universo de sensaciones encontradas generan estos prácticos vehículos de la vida moderna.

Toda historia tiene un comienzo y esta breve anécdota publicada en el periódico “El Argentino” del 30 de marzo de 1911, es el inicio de la historia motoquera en Saladillo:

El primer viaje en motocicleta, desde la Metrópoli a la localidad, ha sido realizado el sábado último por el joven estudiante Raúl Rivero, hijo de este pueblo, que se ha permitido el lujo y la satisfacción de venir a saludar a los suyos, usando como medio de traslado, uno no por cierto muy común.

De Buenos Aires, el joven Rivero emprendió la marcha a las 6 de la mañana del día indicado, poniéndose en el vecino pueblo de Lobos a las 10 poco más o menos. Hasta este punto, el viaje se realizó sin mayores dificultades, gracias a las excelencias del camino, mas a partir de allí, comenzaron los inconvenientes que son de imaginar teniendo en cuenta las malas condiciones de las vías que nos unen al cercano pueblo. Almorzó en Lobos el animoso ciclista, poniéndose de nuevo en marcha para hacer su segunda estación en Roque Pérez a las 2 p.m. En esta localidad, nuevo trastorno,  a causa de habérsele terminado la nafta, lo que le originó una pérdida grande de tiempo, hasta encontrar quien se la suministrara.

El joven Rivero se presentó en Saladillo a las 6 de la tarde, dando unas vueltas alrededor de la plaza 25 de Mayo.

El domingo, por el tren de las 2 p.m. regresó a la Capital Federal.

Nuestras felicitaciones.

Deja un comentario