“SALADILLO: EL ORIGEN DE SU NOMBRE”

Saladillo

Saladillo

“Saladillo”: ese nombre que nos identifica, el lugar que añoramos cuando estamos lejos y por el que se nos agita el corazón en el regreso. Aquí es donde se hunden nuestras raíces, nuestra razón de ser. Es por eso que cuando buceamos en los recuerdos desde HISTORIA SALADILLO, no pocas veces nos escriben conmovidos hijos de esta tierra dispersos por el mundo.

“Saladillo” es nuestro nombre colectivo, nombre que perduró en el tiempo, nombre de río, de arroyo, del lugar de nuestras vidas. Pero, cuál es el origen de este nombre, castillo por cierto, quién fue el que lo puso a estos lugares.

No sabemos si los Pueblos Originarios consideraban salada el agua del gran río que atraviesa la llanura bonaerense. Si así hubiese sido y en función de esa característica hubiesen llamado al río, su nombre sería “Chadileuvú”.

Fue Juan de Garay, quien poco después de la segunda fundación de Buenos Aires, salió a expedicionar la costa atlántica bonaerense, y al cruzar el gran río, lo nombró “Saladillo”, por el sabor salobre de sus aguas, usando el diminutivo tan típico en los españoles.

Durante siglos este río será la frontera natural entre los cristianos y los Pueblos Originarios.

Cuando en los tiempos del Virrey Vértiz, se decide inspeccionar los campos de la zona central, con la intención de avanzar la frontera, se le pone el nombre de “Saladillo Chico” al arroyo afluente del río Saladillo.

Desde entonces, a sus tierras adyacentes se las conoció como “del Saladillo” y con el tiempo el nombre quedó para el arroyo y “Salado” fue nombrado el río.

En 1839, el Gobernador Rosas crea en estos campos, ya bastante poblados por blancos, el “Partido del Saladillo”.

En 1863 el Gobernador Mariano Saavedra, su Ministro Mariano Acosta y una Comisión de vecinos deciden la fundación del pueblo. Resueltas las cuestiones administrativas, el lugar donde se ubicará, los recursos, etc, el 22 de Octubre de 1863, el Juez de Paz del Saladillo y Presidente de la Comisión Fundadora, Don Tomás Álvarez, informa al Gobierno de la Provincia que se ha dado el nombre de “Tránsito del Saladillo” al nuevo pueblo. Dos años después, al crearse el curato, el obispo de Buenos Aires, Mariano José de Escalada, decide que el nuevo templo sea puesto bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción y se comienza a llamar al pueblo “La Asunción del Saladillo”.

Durante un tiempo, ambas denominaciones se utilizan indistintamente: “El Tránsito del Saladillo” y “La Asunción del Saladillo”. El uso hizo que prevaleciera simplemente “Saladillo”.

En 1912, hubo un intento por cambiarle el nombre por el de “Gobernador José Inocencio Arias”, pero un movimiento popular lo impidió.

En aquella oportunidad, la joven poeta Rosa García Costa, salió en defensa del nombre de Saladillo diciendo: “No se ama solo la tierra en que se nace; se ama también el nombre que siempre nos la ha designado y que al sonar por mucho tiempo en los oídos, se hace armonioso, explícito, evocador, se identifica con aquella y concluye por ser ella misma”. Y agregaría luego: “¡Bendito el nombre que hace ensoñar, que está lleno del hálito del pasado y del perfume agreste de los lugares que son suyos!… Guaminí, Trenque Lauquen, Tandil, palabras armoniosas que han quedado y deberán quedar en nuestra tierra, como la herencia de una raza extinta, que no por estar perdida en el pasado, deja de ser nuestra antecesora… Y luego Tres Arroyos, Las Flores, Ranchos, evocadores de trozos incomparables de pampa; Matanza, que recuerda un pretérito episodio… y otros más, indígenas o españoles, y Saladillo entre ellos. Saladillo, cuyo sonido netamente castellano, acredita la antigüedad y la nobleza de su abolengo”.

Este es el origen de nuestro nombre: “¡Saladillo! Inspiración de nuestras más bellas poetas”:

“¡Ah, lo grito! ¡Lo grito! ¡Lo proclamo!

¡Hacia los cuatro rumbos, por el viento!

Hacia arriba. De pie sobre un caballo.

Con banderas de fuego.

Con Cruz del Sur metiéndose en la sangre.

Con los que están. Con los que ya se fueron.

Saladillo, guitarra, voz de arroyo:

¡Por derecho de amor eres mi pueblo!

            (Susana Esther Soba)

7 Comments

  1. LETICIA PARDO 2015/03/03 1:14 Responder

    HERMOSO ARTICULO FELICITACIONES.

  2. Graciela Savone 2015/03/03 20:20 Responder

    Felicitaciones por la nota. Muy emotiva para los q tenemos las raíces en SALADILLO. Siempre será “mi pueblo”

  3. Oscar Adorno 2015/03/25 18:41 Responder

    Muchas Gracias Marcelo !

  4. EDUARDO 2019/01/17 16:00 Responder

    Muy buen artículo,y el broche inconfundible de Susana.Muchas gracias

  5. Silvia 2019/01/17 18:55 Responder

    Gracias por la recopilación de historia, excelente nota para guardar en a memoria de los nacidos y los que se sumaron con el tiempo y todos se cobijaron en la misma tierra

  6. Ana María Dillon 2019/01/19 4:02 Responder

    Me encantó el artículo, conocí una historia hermosa que desconocía, y me emocionó ya que amo profundamente el interior. Gracias.

  7. Roberto Oscar Cotinola Federico 2019/01/27 17:52 Responder

    Excelente evocación de nuestro querido pueblo.

    http://Roberto%20Oscar%20Cotignola

Deja un comentario