“EL CLUB ATLÉTICO HURACÁN CELEBRÓ SU CENTENARIO”

Cena de Gala por el Centenario de Huracán

Cena de Gala por el Centenario de Huracán

En el salón de la Sociedad Rural, hermosamente vestido para la ocasión, el Club Atlético Huracán realizó su Cena de Gala para celebrar sus 100 Años de Historia. Se vivieron momentos emotivos, se proyectaron videos, se escucharon testimonios y se presentaron números artísticos, todo en un clima de alegría y camaradería de la familia huracanera.

Huracán es mucho más que un club de fútbol, mucho más que una institución deportiva. Huracán es parte inescindible de la Historia de Saladillo, sus 100 Años se inscriben en la sociedad saladillense y Saladillo se nutre con la presencia de Huracán.

Por esta razón, su historia debe estar presente en esta página. Compartimos el texto que elaboramos sintetizándola, que fue narrado en el video histórico elaborado por Matías Vidal, presentado anoche en la Cena de Gala:

“UN GLOBO EN ASCENSO”

Equipo de Huracán de 1925

Equipo de Huracán de 1925

Hace cien años, un grupo de jóvenes amigos, reunidos en una esquina del pueblo, tomaron la decisión de formar un equipo de fútbol, ese deporte que habían traído los ingleses a la Argentina y que a Saladillo lo había introducido no hacía tanto, Manuel Ibáñez Frocham, con partidos organizados en la manzana de la Plaza Falucho.

Ellos eran Eduardo “Toto” Viola, los hermanos Rosales, Argentino Soria, Honorio Acosta y otros. No necesitaban mucho más que una pelota de cuero y el entusiasmo que a ellos les sobraba.

Hacía falta también una camiseta, pero escasos de recursos consiguieron la que pudieron y de ese modo el azar habrá determinado que sus colores fueran el blanco y negro.

Para presentarse en sociedad necesitaban un nombre. Por entonces, el club más conocido, gracias a la fama de su simpatizante el Ingeniero Jorge Newbery, era Huracán de Parque de los Patricios y nuestros muchachos, soñando con volar alto, le pusieron a su equipo “Huracán Foot Ball Club”.

El equipo porteño, se identificaba con un globo, como los que volaba Newbery, con los cuales llegó también alguna vez a Saladillo. Y fue así, que el naciente club fue también bautizado “El Globo”.

El primer partido lo jugaron con un club de Roque Pérez y debutaron con una victoria. Pronto ganaron su primera copa, ofrecida por la tienda “La Argentina” que se encontraba en la esquina del Teatro Español.

Y como muestra de que la cosa iba enserio, alquilaron un local en la esquina de 12 de Octubre y Mitre, formaron una comisión que presidió Floro Fanucci, compraron un libro de actos, se hicieron un sello de goma y hasta carnets para los primeros socios mandaron a confeccionar.

Atlético Saladillo, Empleados de Comercio, Alumni y Porteños, fueron los clubes locales con los que primero se midió, pero pronto, de la fusión de estos dos últimos nacería Jacobo Urso, su gran rival.

Cuando hacia 1927 a ambos clubes les fueron otorgadas en préstamo las plazas “Falucho” y “España”, para que construyeran sus estadios, cuyos accesos fueron adornados con artísticos pórticos, se vivieron en ellos horas memorables de la historia del fútbol local.

Cancha de Huracán en Plaza Falucho

Cancha de Huracán en Plaza Falucho

Desde entonces, “Huracán Foot Ball Club” fue llamado también el club de “La Falucho”. “Soy de la Plaza Falucho, donde no abundan los cobres, pero el corazón es mucho”, decía un viejo dicho popular.

Son memorables también los encuentros disputados con equipos de la zona, las peripecias para viajar a 25 de Mayo, las excursiones en tren a Olavarría, Azul, Lobos o Nueve de Julio y las caravanas interminables para llegar a Las Flores por caminos de tierra.

No pocas veces Huracán recibió en “La Falucho” a los grandes clubes nacionales, con los cuales se midió de igual a igual. Así lo hizo con Velez Sardfield, Racing de Avellaneda, Gimnasia y Esgrima de La Plata, Boca Juniors, Independiente de Avellaneda y San Lorenzo de Almagro.

Como el director del gran diario capitalino “La Razón”, era el saladillense Ángel Sojo, por varios años se disputó la “Copa La Razón”, en la que Huracán se medía con un combinado de reconocidos jugadores porteños.

Además de Eduardo “Toto” Viola, “El Globo” ya tenía sus ídolos, entre los que se destacaban Varela, Liberatore y el joven Antonio Maidana, trágicamente fallecido durante un partido en Ernestina.

Más tarde, Huracán estableció su sede en los altos de la Sociedad Española, y comenzó a pensar en construir la propia. Para ello, con el esfuerzo de dirigentes y simpatizantes, compraron la antigua herrería de Botter, sobre avenida Rivadavia, y con lo recaudado en bailes y festivales que organizaron, comenzaron a levantar el moderno edificio que embellecía al Saladillo de mediados de siglo.

Sede del Club Atlético Huracán

Sede del Club Atlético Huracán

Se da también en ese tiempo la inscripción en Personas Jurídicas y “Huracán Foot Ball Club” pasa a llamarse Club Atlético Huracán.

Sin abandonar el fútbol se incorporan nuevos deportes, como el básquet, el boxeo y la pelota paleta. Es el tiempo en el que el Club tiene una mayor participación social. Son célebres sus bailes de carnaval, las carrozas y la elección de las reinas. Conferencias culturales dadas por el doctor Galliani, Susana Esther Soba o el doctor Pavese, son ofrecidas en sus instalaciones.

Los festejos del Centenario de Saladillo tienen a Huracán como su principal escenario y también el festival en beneficio de Augusto “Pirincho” Cicaré, que contó con la presencia del quíntuple campeón del mundo, Juan Manuel Fangio, fue realizado en el Club.

Y mientras tanto el fútbol, títulos que se suman, trofeos que pueblan las vitrinas y nuevos ídolos como Bazzano, Poggi, un joven Santiago Salas, Deschamps, Ricart, Pancho Cirone y los hermanos Sturla. A los que se sumarán Benítez, Fosco, Lázzaro, Fúnez, Daffara, Di Benedetto y tantísimos más.

Y entre sus dirigentes se destacan: Serapio Escarrá, Fernando López, Baldomero Crespo, Atilio Debiasi, Mario Candia, Tomás Lissalde y un sinnúmero de hombres que contribuyen al crecimiento de esa pasión en blanco y negro.

Nuevos clubes inscriben sus nombres en la historia del fútbol local: Jujuy, Colegiales, Pamperos de Polvaredas, Argentinos, Unión Apeadero, Defensores de Del Carril, algunos de paso fugaz y otros que perduran en el tiempo, Huracán entre ellos.

Mientras tanto un nuevo sueño comienza a gestarse, se compra una chacra en Rivadavia Sur y con diseño del Arquitecto Carlos Iocco se proyecta el Complejo Polideportivo del Club Atlético Huracán. Parece una utopía, pero una vez más los hombres de “El Globo” sueñan con volar alto.

Y llega el día de despedirse de la Plaza Falucho, no sin una cuota de nostalgia, pero con el empuje de hombres como “Palito” Palomeque, Egidio Urús, Juan Gabella, Eduardo Rivarola, Guillermo y Carlos Iocco, Jorge Fiol y el incansable Vicente Llamedo, el nuevo estadio comienza a tomar forma.

Se sumarán otras instituciones que asociadas a Huracán promocionan deportes como el hockey, el rugby, las carreras de karting y el tenis.

La hinchada de Huracán festejando el Torneo del Interior

La hinchada de Huracán festejando el Torneo del Interior

Llegarán nuevos logros deportivos y con la conquista del Torneo del Interior, Huracán de Saladillo ratifica su destino de “Globo en Ascenso”.

Esta conquista ensancha la lista de ídolos huracanenses, al punto que el Estadio Santiago Salas, resultará chico para seguir nombrando en sus tribunas e instalaciones a sus hombres más queridos.

Huracán cumple 100 Años y con la réplica del pórtico de la Plaza Falucho, recién inaugurada, le hace honor a su historia.

Marcelo Pereyra

 

Últimos Presidentes ante la réplica del Pórtico

Últimos Presidentes ante la réplica del Pórtico

Deja un comentario