“RAÚL DE LOS HOYOS Y UN «VIEJO RINCÓN» DE SALADILLO”

Raúl de los Hoyos

Raúl de los Hoyos

Decía don Luis Adolfo Borracer: “Hoy, respondiendo a un reclamo de mi espíritu, siempre alerta para corregir en alguna medida injusticias o postergaciones, voy a empezar a saldar una deuda que mi pueblo tiene pendiente con Raúl de los Hoyos”. (1)

Esto expresaba nuestro historiador cuando, al decir del mismo autor, “el único músico popular, que nacido en Saladillo con el siglo, dio dimensión internacional a su nombre”, aún vivía. Fallecería cuatro años después, el 18 de julio de 1989, cuando contaba con 90 años.

Y si bien es imposible hablar de olvido, porque sus melodías siguieron resonando en el mundo entero, aquí en su ciudad natal, no se le dio la dimensión que su jerarquía merecía. Esto, a pesar del esfuerzo del historiador citado.

Pasarían 30 años más, hasta que un hijo adoptivo de Saladillo, un conocedor y amante de la música y la radiofonía, descubriera que en este lugar del mundo que él había elegido para vivir, había nacido y transitado en su infancia y juventud, ni más ni menos que Raúl Joaquín de los Hoyos, el músico que compuso tangos que interpretó Gardel.

Luis Perriere

Luis Perriere

Fue este hombre, Luis Perriere, quien con infrecuente pasión indagó, investigó, recogió testimonios y no descansa aún, para colocar a Raúl de los Hoyos en el pedestal que se merece en Saladillo.

Creó primero una página de facebook, “El Rincón de Raúl de los Hoyos”, que invitamos a visitar. Desde ella comenzó a instalar la figura de nuestro músico y su obra. Acompañó esta difusión desde el programa radial que conducía, hasta que finalmente el tiempo estuvo maduro para que mediante Decreto Nº 40/2018, el Honorable Concejo Deliberante de Saladillo, declarase Patrimonio Cultural de Saladillo, la obra de Raúl de los Hoyos. Como consecuencia de esta declaración, el 16 de diciembre de 2018, se realizó en la Casa Soba, el primer homenaje a Raúl de los Hoyos, conducido por el propio Perriere y con la interpretación de dos de sus creaciones: “Viejo Rincón” y “El Carrerito (Chiche, Moro, Zaino)”. Estas estuvieron a cargo de músicos locales, entre los que se encontraban Mabel Iocco, Oscar Domínguez, Leonardo Lagostena, Mario Benítez, Edgardo del Río y Mauro Lázzaro. Acompañaron la pareja de bailarines de José Acosta y Mariana Seijas, y los relatos de Ethel Mariotto de Mirassou, Marcelo Pereyra y Norberto Natero.

El próximo martes 5 de noviembre, a las 21:30 horas, se dará un paso más en este reconocimiento al gran músico. En sesión especial, el Honorable Concejo Deliberante declarará a Raúl Joaquín de los Hoyos, Ciudadano Distinguido post mortem.

Oriundos del País Vasco, la familia De los Hoyos se radicó en Saladillo en la segunda mitad del siglo XIX. Un hijo de aquella familia de inmigrantes, Joaquín de los Hoyos, formó su hogar junto a Clara Garat, con quien fueron padres de siete hijos, entre ellos Raúl Joaquín, nacido el 21 de agosto de 1898.

Desde pequeño mostró su amor por la música y de forma autodidacta aprendió a ejecutar la guitarra y el piano. Por lo demás, creció como cualquier chico de aquel pueblo que se asomaba al siglo XX.

Hacia 1918 decidió partir a la gran ciudad, cargado de sueños juveniles, llevando en el tren que lo trasladó, un modesto equipaje, seguramente su guitarra y el corazón cargado de música. Podría haber llevado una carta de recomendación de su tío, el doctor Francisco Emparanza, el político más importante por aquellos años en Saladillo y con importantes relaciones en Buenos Aires. Sin embargo Raúl prefirió emprender su camino por sus propios méritos y ¡Vaya si los tendría!

En aquellos años, la música de las obras teatrales, así como también el acompañamiento a las películas del cine todavía mudo, se ejecutaba con las orquestas en vivo.

Sonsa

Sonsa

En ese ámbito Raúl de los Hoyos encontró su espacio y no tardó en destacarse. En 1924, en el Teatro Maipo, se presenta la revista teatral “Quién dijo miedo” de Roberto Lino Cayol, la que contó con la actuación entre otros de Tita Merello, Florencio Parravicini, Pepe Arias e Iris Marga. Esta última interpretó por primera vez el tango “Sonsa”, con letra de Emilio Fresedo y música de Raúl de los Hoyos.

Al resonante éxito de “Sonsa”, le siguió “Viejo Rincón”, interpretado por primera vez también en el Maipo, en la voz del español Tito Ciment.

Viejo Rincón

Viejo Rincón

Fue tal el impacto, que el cantor más popular de aquel y de todos los tiempos, no tardó en querer interpretar las obras de Raúl de los Hoyos. Carlos Gardel grabó varios temas del músico saladillense, dándose con “Viejo Rincón” el único caso en que el “Zorzal Criollo” grabó tres versiones de un tema. Se dio incluso la anécdota de que De los Hoyos le corrigiera ni más ni menos que a Gardel, el modo como debía cantarlo. A los presentes les pareció una impertinencia, pero el cantor aceptó la observación reconociendo el alto conocimiento musical de quien se la hacía.

Según testimonios orales, recogidos por Luis Perriere, de los vecinos “Cacho” Debiasi y Juan Poggi, “Viejo Rincón” hace referencia a un bulín que De los Hoyos habría tenido en Saladillo. Rincón del joven artista, que habría estado ubicado junto a lo que fue la sedería de los hermanos Andriuolo, en la esquina de las calles Mendoza (Além) y Santa Fé (Roca). De este modo, en la voz de Carlos Gardel y con música de Raúl de los Hoyos, un «viejo rincón de Saladillo», un pedazo de nuestra historia, recorrió y sigue recorriendo el mundo.

Es extensa la obra de Raúl de los Hoyos y es mucho más lo que hay para decir e investigar sobre su persona. Celebremos y acompañemos la iniciativa de Luis Perriere por promover que Raúl de los Hoyos sea declarado Ciudadano Distinguido y su obra Patrimonio Cultural de Saladillo.

(1) BORRACER, Luis Adolfo – “Saladillo, mi pueblo y su pueblo” – La Plata (1985) – Pág. 202.

Homenaje en Casa Soba

Homenaje en Casa Soba

Edgardo Del Río

Edgardo Del Río

Deja un comentario