“LA CAMPANA DE LA ESCUELA Nº 1”

Campana Escolar

Campana Escolar
Objeto de la Colección del Museo de Saladillo

La mayoría de las generaciones presentes, tenemos al timbre como uno de los sonidos que nos recuerdan nuestro paso por la escuela. Con una campanilla bastante más grande que la de una casa, capaz de hacerse oír en todo el edificio, el timbre era el que nos anunciaba el horario de ingreso y egreso a clases, y también el momento de los tan esperados recreos.

Pero los mayores y quienes hayan ido a escuelas rurales, tienen el recuerdo de un sonido distinto, mucho más agradable al oído que los estridentes timbres. El tañido de una campana era antes el encargado de anunciar los horarios escolares.

En la Escuela Nº 1, la campana estaba ubicada en el patio, justo debajo del ventanal de la escalera de la esquina. Muchos recordarán quizás al señor Iturre, portero de la escuela, encargado de hacer sonar la campana.

Hemos encontrado una nota en el periódico “El Argentino” del 13 de julio de 1902, de cuando se tomó la decisión de colocar una campana en aquella escuela. La transcribimos, porque además de evocar una historia mínima de la educación en Saladillo, tiene algunos pasajes que no dejan de resultar cómicos: (más…)

«LA ÉPOCA» Y SUS RECLAMOS POR EL SALADILLO QUE SERÁ

La Época

La Época

Bajamos de los anaqueles de la Hemeroteca el número 1 del periódico “La Época”, fundado el 19 de Octubre de 1902 por don Vicente Conejero. Su imprenta estaba ubicada en la calle San Martín entre Moreno y Corrientes (Sojo).

Bajo el título “Necesidades Locales”, Conejero realiza su editorial de presentación, en la que efectúa la descripción de un Saladillo bien diferente al actual. Enumera las principales falencias que presentaba el pueblo, las que paulatinamente se irán solucionando, algunas en el futuro inmediato, otras en el mediano plazo.

Transcribimos esa editorial, con el solo agregado de llamadas a notas en las que hemos expuesto como se resolvió esa cuestión: (más…)

“AQUELLA VIEJA RADIO FAMILIAR”

Vieja radio de la familia Pereyra

Vieja radio de la familia Pereyra

Todavía conservo el recuerdo de mi madre planchando en silencio, escuchando la risa inconfundible de Hugo Guerrero Marthineitz. El receptor, que ilustra esta nota, era poco más que una caja de madera, construido por Escarrá, uno de los pioneros de la radiodifusión en Saladillo.

Con ese mismo aparato, solíamos escuchar con mi viejo, los relatos de River y Boca, en la voz de José María Muñóz.

Viene a mi memoria la imagen de mi madre abrazándome, con mi hermano recién nacido en brazos, expectantes, escuchando el anuncio de la llegada del hombre a la Luna.

O algo más triste, me veo todavía jugando con los autitos en el suelo y la cara de preocupación de mis padres, que seguían los anuncios de la detención de María Estela Martínez de Perón y los primeros comunicados de la Junta Militar.

Los radioteatros, el noticiero de Radio Colonia y por supuesto música, son partes de los sonidos de esta caja mágica, que se fue apagando en la medida en que ganó espacios el televisor, y que hoy rescato del galponcito donde acumulaba el polvo del tiempo. (más…)

“LA CAUTIVA DIONISIA GONZÁLEZ”

La Cautiva Dionisia González

La Cautiva Dionisia González
Ilustración de Serafina Ruíz Borracer

La presencia del blanco progresivamente, durante tres siglos, fue despojando a los Pueblos Originarios de sus tierras. Como consecuencia fueron perdiendo los medios de subsistencias de sus familias, al reducirse el espacio de caza y recolección de frutos silvestres.

El malón fue la respuesta desesperada a ese despojo, mediante el cual pretendían infructuosamente recuperar sus tierras, hacerse de recursos mediante el arreo de hacienda y golpear a sus enemigos tomando cautivos.

Uno de estos malones, ocurrido en Saladillo en 1850, tuvo como protagonista a la joven Dionisia González, que fue tomada cautiva por los indios, pero que logró escapar. Su relato ofrece detalles muy interesantes sobre estos malones.

La nota es acompañada con una ilustración del episodio, realizada por Serafina Ruíz Borracer y una poesía que Susana Esther Soba le dedicó a la joven. (más…)

“LOS CORRALES DE ABASTO”

Corrales de Abasto

Corrales de Abasto

En los tiempos de la Colonia, la gran cantidad de hacienda cimarrona, que se reprodujo abundantemente en la pampa tras la primera fundación de Buenos Aires, dio lugar a las llamadas “vaquerías”. Gauchos montados a caballo salían a voltear vacas de las que solo interesaba el cuero y un poco de grasa. De la carne solo se aprovechaba la que consumían los gauchos al momento de la faena, el resto era alimento para los perros cimarrones o se podría en el campo.

La implementación de los saladeros permitió la conservación y el interés por la carne fue en aumento. Esto llevó a la organización de los corrales de abasto, mataderos en los que se faenaba a los animales de un modo controlado, evitando la matanza de animales robados e instrumentando medidas de higiene.

Ya en los primeros años del pueblo encontramos que la Municipalidad percibía mensualmente $ 846,50 por derechos de abasto y el comisario de corrales percibía un sueldo de $ 400.

Llegado el siglo XX, en la Memoria Municipal de 1906 (1), se aprecian los importantes progresos alcanzados en esta materia priorizando las medidas referidas a la salud pública y el control del trabajo de menores en ese ámbito insano. Decía el Intendente Emparanza en la citada Memoria: (más…)

“SIN MÚSICA Y SIN CARNAVAL”

Banda de Música

Banda de Música
Fotografía perteneciente a la Colección del Museo de Saladillo

La vida en los primeros años del pueblo fue particularmente dura. Se trabajaba casi sin descanso durante el día y llegada la noche, apenas se prendía la luz de los candiles para ir a descansar.

Encontrar por esas horas motivos de diversión era un desafío a la imaginación. Es por eso que se pensó tempranamente en la plaza como lugar de esparcimiento. Ya en 1872 fue hermosamente diseñada por Eduardo Holmberg. Trazada la plaza, no se tardó en organizar una Banda de Música para entretener a quienes paseaban los domingos. (más…)

“EL CRISTO: UNA POSTAL DE NUESTRA CIUDAD”

El Cristo

El Cristo

A las 14 horas del sábado 15 de Agosto de 1965, una larga caravana de autos se dirigió hacia la rotonda de la avenida Rivadavia y Ruta 51. Allí aguardarían la llegada del Obispo de Azul, Monseñor Manuel Marengo, que vendría para celebrar el Centenario de la Parroquia de Saladillo (1). En ese mismo lugar darían comienzo los actos, con la bendición del Cristo Redentor, imagen que desde entonces se convertiría en un símbolo de Saladillo. (más…)

“EL CICLÓN DE 1908, UNA MARCA EN NUESTRA HISTORIA”

Galpón del Ferrocarril, arrasado por el Ciclón de 1908.

Galpón del Ferrocarril, arrasado por el Ciclón de 1908.

Saladillo despertaba al siglo XX, modesto, con características de aldea aún, pero con aspiraciones de ciudad futura. Era el año 1908 y aquel 22 de octubre fue quizá demasiado caluroso, parecía más bien una primavera con pretensiones de verano. Afortunadamente los caminos de la plaza y las veredas céntricas contaban con la reconfortante sombra de los paraísos. Los toldos de los comercios eran también un refugio para los transeúntes que contaban, según las costumbres de la época, con sombrillas y abanicos en el caso de las damas, y elegantes sombreros para los caballeros. (más…)

“EL FERROCARRIL VS EL AUTOMOTOR: UNA VIEJA RIVALIDAD”

Locomotora

Locomotora
(Fotografía: Revista Ferroclub – Nº 31 – Agosto 2007 – Tomada por un desconocido fotógrafo profesional de Saladillo, Prov de Bs As – Circa 1900)

El tema que propone el título de esta nota es tan antiguo y tan vigente, que nos pone en la disyuntiva de plantearlo como “una vieja rivalidad” o “una rivalidad actual”.

Lo podríamos transpolar incluso a otras temáticas: edificios modernos – edificios antiguos; radio – televisión; tango – rock and roll; la juventud de ahora – los jóvenes de ayer; etc.

Más allá de la temática en sí misma, lo que hay en juego es un modo de ver las cosas, una cosmovisión de acuerdo a la cual cada uno toma una postura.

Nos pareció interesante reproducir textualmente un artículo del periódico “El Pueblo” (*) de Saladillo, del 13 de octubre de 1938: (más…)

“ABUSOS MILITARES EN LA FRONTERA DEL SALADILLO (1867)”

Guardia Nacional

Guardia Nacional

Y decía el gaucho Martín Fierro: “Ay comienzan sus desgracias / Ay principia el pericón / Porque ya no hay salvación / y que usté quiera o no quiera / lo mandan a la frontera / o lo echan a un batallón”.

Estos versos los publicó José Hernández en 1872 y evidentemente conocía situaciones como la de Saladillo, ocurrida en 1867, que se repetían a lo largo de toda la línea de frontera.

El pueblo tenía apenas 5 años de fundado y era el Juez de Paz, máxima autoridad del Partido, don Benito Galíndez, propietario de la estancia “Siete de Diciembre”.

Molesto con los abusos de las autoridades militares, como las que denuncia Fierro, particularmente las del Mayor, Emilio Fulco, 2º Jefe del Regimiento Nº 21 de Guardias Nacionales, Galíndez le encomienda al Secretario del Juzgado, don Aureliano Roigt, que dirija una carta al Ministro de Gobierno e Instrucción Pública, Nicolás Avellaneda, presentando sus quejas: (más…)