“CUANDO LOS GOLPES DE ESTADO SE FESTEJABAN”

El Orden

El Orden – 11/09/1938

Desde hace varios años se ha instaurado en nuestro Museo la tradición de esperar el 24 de Marzo con una vigilia. La idea es la de aguardar despiertos, atentos, con la memoria fresca, para que “Nunca Más” hechos como los de 1976 se vuelvan a repetir.

Hay un pensamiento maniqueo que nos pone en la antinomia de juzgar si ahora estamos mejor o peor que antes. La conclusión suele ser frecuentemente la expresión  de que “Todo tiempo pasado fue mejor”. Sin embargo esto no siempre es así.

Hubo un tiempo en el País y también en Saladillo, que se celebraron los Golpes de Estado. En ese sentido, pese a todo lo que nos falte por mejorar, no se cumple el axioma. Hoy estamos mejor, ya no celebramos los Golpes y nos oponemos a ellos. Hemos ganado en pluralidad, en calidad, en humanidad. “Somos Mejores”.

El 6 de Setiembre de 1930 se produjo el primer quiebre institucional del Siglo XX. Quizá no tuvo los rasgos de locura y de terror que tuvieron otros, pero fue el primero, el que marcó un camino a seguir por las élites, cuando la elección hecha por la mayoría del pueblo no les convenía.

El General José Félix Uriburu puso fin intempestivamente al Gobierno Popular de Hipólito Irigoyen. Hubo minúsculos, pero poderosos sectores de la sociedad que se beneficiaron con ello. Se inició aquel día la denominada “Década Infame”, signada por el fraude y la traición sin escrúpulos.

Durante esa década la fecha fue recordada y celebrada como si de una verdadera “Fiesta Patria” se tratara, aunque poco interesaba la Patria a esas gentes preocupadas tan sólo por el resguardo de sus privilegios.

Existían por esos años en Saladillo dos periódicos afines a las ideas de Uriburu y sus sucesores. Uno era “El Pueblo” principal defensor del conservadorismo y cuyo director era Enrique Thomas y Coutiño. El otro era “El Orden” dirigido por Saturnino Gastaca, quien además de ser periodista se desempeñaba como Secretario del Intendente Conservador Juan Carlos Sabaté. Ambos periódicos se refieren en sus ediciones del 11 de setiembre de 1938 a las celebraciones del aniversario del Golpe de 1930.

Dice “El Pueblo”: “El martes último celebraron las autoridades locales y el vecindario el octavo aniversario de la histórica revolución del 6 de setiembre de 1930 que encabezara el benemérito general José Félix Uriburu, acontecimiento patriótico al que le prestaron todos sus prestigios y sus fuerzas el ejército y la marina nacional para derribar el ominoso gobierno del personalismo radical irigoyenista”.

El Gobierno de la Provincia declaró feriado dicho día en todo el territorio y en Saladillo el Intendente y Diputado Provincial del  Partido Demócrata Nacional, Juan Carlos Sabaté, organizó los festejos.

Dieron comienzo a las 10 de la mañana, con una misa cantada en la Iglesia Parroquial, a la que asistieron las autoridades y numeroso público. Los conscriptos del Distrito Militar Nº21, a las órdenes del Teniente Remy Theillet, formaron frente al altar mayor.

A la tarde, en el Club Unión, cuyo presidente era el propio Intendente Sabaté, se sirvió un vermouth a las familias de los asociados.

Llegada la noche se iluminó el frente del Palacio Municipal y a las 21 hs se ofreció un banquete en el Hotel Roma, del señor José De Bueno. Asistieron alrededor de 150 personas, “entre las que se contaba un grupo numeroso de distinguidas damas de nuestra sociedad”, comenta “El Pueblo”.

Y agrega “El Orden”: “A los postres hizo uso de la palabra el señor Enrique Thómas y Coutiño, quien con su acostumbrada elocuencia recordó los episodios históricos que motivaran tan grata reunión”.

Le siguieron como oradores Pedro Burgos, el Teniente Remy Theillet y el periodista Raúl Rodríguez, que ocasionalmente se hallaba en el pueblo y adhirió a los festejos.

Alrededor de las 23:30 los comensales abandonaron el Hotel Roma y se dirigieron a los salones del Club Social Unión donde se desarrolló un baile hasta altas horas de la noche.

Debemos celebrar que este tipo de festejos ya no tengan cabida en nuestra sociedad.

2 Comments

  1. NORA MOCCIA 2013/09/24 16:19 Responder

    Y la Iglesia acompañando…
    Qué diferencia hay entre el personalismo de Yrigoyen o la soberbia de Cristina? Siempre los sectores del antipueblo estigmatizan al presidente de turno como paso previo para derrocarlo cuando toca sus intereses. La diferencia es un pueblo más maduro después del último y más sangriento golpe de estado.

  2. flor 2013/09/27 12:32 Responder

    Me gusto mucho esta publicación!! estoy trabajando con los chicos este periodo y el lugar de los medios en este golpe!! me viene re bien gracias y adelante!!!

Deja un comentario