ROSA GARCÍA COSTA: EL PENSAMIENTO DE UNA INTELECTUAL COMPROMETIDA

Rosa García Costa

Rosa García Costa
Foto: “La Semana” – 04/09/1938

Rosa García Costa, que supo con su pluma hacer del lenguaje la expresión de lo más elevado del espíritu humano, no fue sin embargo una poetisa que se quedó en el limbo de los intelectuales. ¡Cuando las circunstancias lo exigieron su prosa fue comprometida!

Por la fuerte presencia de la colectividad española en Saladillo, las instancias de la Guerra Civil Española fueron seguidas aquí con avidez y angustia. Allí aparece entonces nuestra Rosa dando su opinión y jugando su pensamiento, que seguramente agradaría a muchos e irritaría a otros.

La fuerza de las armas ya insinuaba el triunfo de Franco sobre el Gobierno de la Segunda República Española. Décadas de dictadura se avecinaban en la patria de muchos de nuestros vecinos. En un esfuerzo por lograr apoyo internacional, con la consigna “resistir es vencer”, el Jefe del Gabinete Español, Juan Negrín, publica 13 puntos del programa de gobierno, que han pasado a la historia como “los 13 puntos de Negrín”.

Los puntos fueron publicados el 30 de abril de 1938. Francia, Gran Bretaña y Rusia, viendo que la balanza del conflicto se inclinaba hacia Franco y procurando mantener relaciones pacíficas con los Nazis y Fascistas, rechazan los puntos.

En América Latina, el Gabinete de Relaciones Culturas Sudamericanas, dependiente del Ministerio de Instrucción Pública del Gobierno de la República Española, busca el apoyo a los “puntos de Negrín” entre los intelectuales de la región, entre ellos el de la poetisa saladillense Rosa García Costa.

En su edición del 4 de setiembre de 1938, el periódico “La Semana” de Saladillo, publica la opinión de Rosa García Costa sobre los 13 puntos de Negrín.

Comienza diciendo la poeta: “Es completamente favorable la opinión que tengo respecto al conjunto de trece puntos en que están contenidas las declaraciones del Dr Negrín”. Y destaca “los que establecen, como única base para la organización de la República, el voto ciudadano emitido por sufragio universal y los que proclaman la inviolabilidad de los derechos individuales”.

Hace luego referencia a los vínculos que unen a España con los países centro y sudamericanos. Y expresa: “…organizadas como están nuestras repúblicas sobre la base de constituciones democráticas y liberales, y siendo nuestra cultura y nuestras costumbres esencialmente americanas, en el sentido de comprensión, de concordia, de armonía hacia todos los hombres del mundo, creo que el triunfo de las armas republicanas traerá, lógicamente, consecuencias beneficiosas para el porvenir de la civilización de España y de nuestros países”.

Y termina su opinión con palabras contundentes: “Los propósitos del Gabinete de Relaciones Culturales Sudamericanas deben hallar en los intelectuales hispanoamericanos un espíritu de simpatía y de solidaridad. La guerra española tiene proyecciones muy vastas, y no podemos dejar de sentirnos interesados en ella. Quienes deseamos la paz entre los pueblos, el respeto al derecho, la dignificación del ser humano, libre de agresiones humillantes, anhelamos el triunfo de la República en España”.

3 Comments

  1. Alejandro Mariotto 2013/09/06 12:10 Responder

    Bellísimas palabras las de nuestra poetisa. Pensamiento totalmente vigente. Que triste es saber que hoy en España siguen negando reconocer el genocidio franquista y un Sr. Juez como Baltazar Garzón termina siendo destituido por intentar establecer la verdad de los crímenes de la peor Dictadura que azotó España. Suerte que en Argentina elegimos otro camino: el de la Verdad y la Justicia sin perdón!!!

  2. claudia calcedo 2013/09/06 14:14 Responder

    Rosa Garcia Costa, una verdadera llama que ilumino con su pensamiento y su poesía la vida de Saladillo.¡ Que bueno difundir su compromiso, que en aquella época debío ser muy dificil de sostener , para una mujer!

  3. NORA MOCCIA 2013/09/07 1:38 Responder

    La guerra civil española generó en nuestro país y en América Latina una solidaridad activa desde los comités en defensa de la república hasta los que dejaron la vida en territorio español. Así como esta claridad con que se manifiesta Rosa García Costa hubo otra persona, creo yo vinculada con la historia Saladillense. la segunda esposa de Neruda, Delia del Carril, quien lo acompañó a España en acciones solidarias.

Deja un comentario