“CLA LAUQUEN – LA FUNDACIÓN DE 9 DE JULIO”

Escudo de 9 de Julio

Escudo de 9 de Julio

El Decreto de fundación de Saladillo había sido firmado hacía unos pocos meses y sus calles recién se estaban trazando. Pueblos como 25 de Mayo y Bragado eran pequeños rancheríos constantemente amenazados por la presencia de Calfullcurá que resistía cada fundación, consciente del fatídico destino que aguardaba a su pueblo.

El 27 de Octubre de 1863, el Coronel Julio de Vedia parte desde Bragado a tomar posesión de las “Tres Lagunas”, un lugar estratégico al oeste, donde el Cacique reunía a sus hombres y daba de beber a la caballada.

De esta operación resultará la fundación de la ciudad de 9 de Julio y el afianzamiento de otras, entre las que se encontraba Saladillo.

Cuenta una leyenda recogida por Eliseo Tello, en su libro “Toponimia Araucana – Pampa”, que dos jóvenes indios se encontraban perdidamente enamorados de una joven de su pueblo, cuya hermosura era similar a la de Pirepilffin, la diosa de las nieves andinas. Era el tiempo en que desde el otro lado del mar habían llegado unos hombres blancos, que desde el primer momento se mostraron malos e insaciables, decididos a quitarles sus mejores tierras.

Ante la amenaza, los Caciques decidieron darle guerra a muerte al invasor y los jóvenes hermanos debieron aprestarse para la lucha. En la urgencia del momento pidieron a la joven que se decidiera por uno de ellos, pero ella les expresó que los amaba a ambos, como quien ama a un hermano.

Llegada la noche y al no obtener una definición antes de la partida, los hermanos decidieron batirse a duelo por la joven. Se alejaron con sus caballos de la toldería y en soledad lucharon con valentía largo tiempo. Agotados y heridos ambos, se apartaron y murieron entre los pastizales.

A la mañana siguiente, la joven notó la ausencia de sus pretendientes. Salió a buscarlos y tras encontrar primeros sus caballos, dio luego con los cuerpos. No pudiendo soportar la desgarradora escena que se presentaba ante sus ojos, también ella se quitó la vida.

En el lugar donde yacían los cuerpos el viento socavó la tierra y la lluvia formó allí tres lagunas, “Cla Lauquén” en el idioma araucano.

Laguna Malcorra

Laguna Malcorra
Donde hoy se encuentra el Parque San Martín en la ciudad de 9 de Julio

Hasta allí llegó en la tarde del 27 de octubre de 1863, el Coronel Julio de Vedia, al frente del 3º Escuadrón del Regimiento 5º de Caballería de Línea. Junto a la laguna “Malcorra”, una de las tres, instaló el campamento al que denominó “9 de Julio”. Dos días después se le sumó un contingente venido de 25 de Mayo, al mando del Teniente Coronel Benjamín Calvette, al que acompañaba un grupo de “indios amigos” de la tribu de Rondeau.

Notificado el Gobernador Mariano Saavedra, de la importancia estratégica de este campamento, para debilitar a Calfullcurá, el 28 de febrero de 1864, decreta la fundación allí del pueblo de “9 de Julio”.

El agrimensor Miguel Vaschetti estuvo a cargo de la traza y en un principio, se reservaron dos manzanas para plaza, donde se dispusieron trincheras para el caso de ser invadidos por malones.

La laguna “Malcorra” es la que actualmente forma parte del “Parque General San Martín” en la ciudad de 9 de Julio.

Fue así como la fundación de la ciudad de 9 de Julio estuvo asociada a la estrategia de afianzamiento de ciudades como Saladillo en las tierras quitadas a los Pueblos Originarios. Su nombre, quizá hubiese resultado más bello de conservarse la expresión araucana “Cla Lauquén”, o al menos su versión castellana de “Tres Lagunas”.

Para quienes quieran profundizar en este enfoque recomendamos la lectura del libro “Si los muertos no hablan…” de Sergio Carciofi, recientemente presentado en el Auditorio Galliani. (Ver nuestra nota http://historiasaladillo.com.ar/hs/2013/09/fue-presentado-el-libro-si-los-muertos-no-hablan/ ).

Deja un comentario