“DOMINGO DE VOTACIONES EN SALADILLO, EN EL SIGLO XIX”

"Vota po' el Gubierno" - Florencio Molina Campos

“Vota po’ el Gubierno” – Florencio Molina Campos

¡Hoy es Domingo de Elecciones, un día de Fiesta! Militantes de todos los partidos se movilizan desde horas tempranas, en un trajín constante, para que todo salga bien. Miles de vecinos prestan su servicio para garantizar los comicios.

Otros, tendremos una jornada más distendida. El almuerzo en familia, tiempo para dar un paseo y en algún momento acercarnos hasta el lugar de votación.

Aunque como lamentablemente la jornada se presenta  lluviosa, habrá tiempo también para dedicarse a la lectura de HISTORIA SALADILLO y recordar que esto que hoy disfrutamos, como un derecho adquirido, no siempre fue así.

Las primeras elecciones que se realizaron en Saladillo ocurrieron el domingo 13 de noviembre de 1846, en tiempos de Rosas. Se cumplía rigurosamente con todas las formalidades, en las que el pueblo brillaba por su ausencia.

El acto se realizaba en la casa del Juez de Paz, máxima autoridad, ubicada en la estancia de Leonchos de don Bonifacio Alizal. Allí llegaban los estancieros de la zona, todos afectos al gobierno, y unos pocos peones, en su mayoría analfabetos, a quienes se les indicaban por quien debían votar. “Votá po’ el Gubierno”, le indica un milico a un paisano, en la representación de Florencio Molina Campos, que ilustra esta nota.

Cada año se hacían parodias similares, cambiando el lugar de votación según cambiaban los nombres de los Jueces de Paz.

El 24 de noviembre de 1850, llega una nota al Juez de Paz del Saladillo, para que convoque a elecciones y se le indica: “… para decir a V. que las adjuntas listas son las que corresponden a la opinión del Gobierno”.

Podríamos creer, según nos ha enseñado la Historia Oficial, que después de Caseros y sancionada la Constitución de 1853, cambió la situación y se inició el ejercicio de la Democracia. Pero no fue así.

En las elecciones de 1856, estando Buenos Aires separada de la Confederación, don Antonio Bozán, Juez de Paz del Saladillo, recibe una comunicación del Gobierno, para que convoque a elecciones el domingo 24 de Agosto de 1856. Y le expresan: “Su excelencia el Sr. Gobernador vuelve a recomendar a Ud. como candidato al Dr. Manuel García, en quien, como Ud. sabe concurren las mejores disposiciones para el desempeño de tal cargo. S. E. vería, pues, con complacencia, que la elección recayese en dicho Sr.

Pero la situación del Juez Bozán quedó más comprometida aún, cuando recibió otro comunicado de parte del mismísimo General Mitre, “para que propiciara aquí la candidatura del Sr. José Ramón Oyuela”.

El cambio comenzó a operarse con las luchas populares de fines de siglo que dieron origen a la Unión Cívica Radical. En 1912 la Ley Saenz Peña sanciona el voto secreto y obligatorio, lo que en 1916 conduce a Hipólito Yrigoyen a la presidencia.

Todo esto se perfecciona durante el Gobierno de Juan Domingo Perón y la lucha de Eva Duarte, con la sanción del Voto Femenino.

No obstante, duros golpes militares atentan contra la Democracia a lo largo del siglo XX y hubo una década, la del ’30, que es recordada como “La Década Infame”, en la que el fraude electoral estuvo a la orden del día.

Desde 1983, hemos recuperado plenamente el ejercicio democrático. Hubo miles de argentinos que ofrendaron sus vidas para que esto sea posible.

¡Celebremos este domingo electoral!

One Comment

  1. claudia Clacedo 2015/08/09 16:15 Responder

    Es bueno tener memoria, para valorar lo que tenemos, la democracia es un bien común, disfrutémosla, ejerciéndola ¡Feliz día de elecciones para todos !

Deja un comentario