“UN REPORTAJE DE «AQUÍ SALADILLO» A PERÓN EN MADRID, EN EL AÑO 1967”

Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón
Fotografía: “Aquí Saladillo” – 02/12/1967

La dura dictadura de Onganía oprime al país. El Peronismo proscripto y su líder, Juan Domingo Perón, exiliado en España. El antiperonismo está a la orden del día y cualquier guiño hacia aquel movimiento no es visto con buenos ojos.

Un saladillense viaja a Madrid a entrevistarse con el General. El periódico “Aquí Saladillo” le encarga un reportaje que valientemente publica en su edición del 2 de Diciembre de 1967.

Hemos tratado de indagar, sin éxito, quien fue aquel saladillense. Tal vez, la publicación de esta nota permita que alguien nos acerque el dato.

Se trata de un documento histórico único, por lo que lo transcribimos sin más comentarios, en su totalidad:

 

“MISIÓN CUMPLIDA EN MADRID”

 

Perón e Isabelita en Madrid

Perón e Isabelita en Madrid
Fotografía: “Aquí Saladillo” – 02/12/1967

 “Aquí Saladillo” es un periódico fundado para auscultar todas las opiniones, sin distinción de sectores, clases o ideologías. Es por ello que en oportunidad en que un vecino de nuestra ciudad viajó a España, nuestro eficaz Secretario de Redacción le encargó si fuera posible entrevistara al expresidente argentino General Juan Domingo Perón sobre su manera de pensar sobre los problemas económicos y sociales de la República Argentina de hoy.

Nos asegura nuestro ocasional representante, que Perón a los 72 años – pues nació en nuestra vecina localidad de Lobos el 7 de Octubre de 1895 – se mantiene en inmejorable estado de salud, se lo ve ágil, lúcido y perfectamente actualizado con respecto no solo a la situación de su país sino del mundo entero. Ante los requerimientos de la visita, éstas son las respuestas literales que logró obtener de JUAN PERÓN.

 

_ “Y qué lo trae por aquí, mi amigo”, inquiere sin reservas el líder de los “descamisados”.

_ Saludarlo, señor general, y conversar con usted.

Queda abierto el diálogo como entre dos amigos que desde hace mucho tiempo no se ven y es que ambos son dos argentinos hermanados en el cariño común a la tierra amada de San Martín y Belgrano.

La entrevista dura hora y media, y el visitante no se retira no sin antes filmar en el patio de salida la visita de la que participa Isabelita, joven y agraciada mujer, sumamente femenina y cortés, en la que el General prefiere que la cámara tome al grupo caminando. “Caminemos”, invita. López Rega oficia de camarógrafo.

Se habló de muchos temas. Del Tercer Mundo. Del conflicto árabe-israelí. De sinarquismo. De economía. De filosofía. Etc. En un momento dado nuestro amigo se dice a sí propio: “El General me está dando una conferencia magistral”.

_Es verdad, arriesga el saladillense, que hace algún tiempo le visitó el expresidente de Y.P.F. durante el gobierno de Illia, Doctor Facundo Suárez?

_ “Efectivamente, contesta Perón. Me ha visitado el doctor Facundo Suárez como un argentino más de los muchos que me visitan en mi exilio. En esa oportunidad hemos conversado sobre la conveniencia de pacificar el país y, en consecuencia, llegar a un diálogo amistoso con la finalidad de trabajar por una unidad indispensable a los fines de ponernos al servicio de soluciones que el país está reclamando perentoriamente. Por ahora los acuerdos están pendientes de un previo entendimiento en principio, como le acabo de significar”.

_ “… En cuanto a los gobiernos de facto, no pueden ser permanentes y están siempre expuestos a las circunstancias más variables, por lo que se infiere que el actual gobierno no puede durar”.

_ “El respaldo militar, prosigue, no es nunca incondicional y es lógico que dentro de las fuerzas armadas existan opiniones diversas. De ello resulta también lógico que haya muchos jefes y oficiales, que como la ciudadanía en general, no acepten de buen grado la existencia de un gobierno inconstitucional que, asumiendo la Suma del Poder Público, haya dispuesto perpetuarse al frente de un poder que solo puede ser otorgado constitucionalmente por el Pueblo”.

_ “En cuanto a Economía, sigue expresando Perón, tanto el señor Krieger Vasena como el señor Alsogaray han sido los culpables de una política monetaria desastrosa. El primero recibió en 1955 un país sin deuda externa, con una reserva financiera de 1.500 millones de dólares y un peso a razón de 16 por dólar en el mercado negro. Estuvo dos años en el Ministerio de Economía y cuando cayó Aramburu, dos años después, dejó el país con una deuda externa de 2.000 millones de dólares, se comieron los 1.500 millones de dólares de la reserva financiera y el peso que había recibido a 16 lo dejaron a 81. Alsogaray siguió su mismo ejemplo: aumentó la deuda en otros 2.000 millones de dólares y siguió precipitadamente envileciendo nuestro signo monetario”.

_ Y con respecto a los Estados Unidos qué opina, señor General?

_ “U.S.A. como ha sido normal seguirá endeudándonos cada día más porque sus ayudas y préstamos son simples estafas y el peor atentado que se puede cometer contra la economía argentina, sin contar que mediante esas esperanzas fortuitas someten al país y le imponen las más tremendas aberraciones en su régimen interno y en su política internacional, como país satélite. Véase sino lo que ocurre con la Argentina en la O.E.A.”

_Referente a la ley de hidrocarburos

_ “La ley de hidrocarburos, comenta, como la privatización de que se habla es una simple y llana entrega del país a los intereses y dictados políticos del imperialismo”.

_Pasando a otro tema, para cuando prevé usted, señor general, que pueda ser posible su regreso a la Argentina?

_ “Mi regreso a la patria, para mí es un anhelo permanente, pero todo depende como se proceda en el país y de los acontecimientos que lo materialicen…”

_Desearía saber cómo aprecia usted el constante aumento del caudal peronista en nuestro país

_ “Me explico que ahora haya más peronistas que antes porque el tiempo y los hechos vienen dando la razón de cuanto pensamos e hicimos. Tal vez no sea porque nosotros fuimos demasiado buenos, sino porque los que nos sucedieron fueron tan malos que al final hemos resultado óptimos”.

_Cómo definiría usted, señor general, el futuro inmediato?

_ “Es difícil prever el final de las aventuras de la fuerza en el Gobierno; lo normal ha sido siempre su fracaso porque en el mundo moderno, nadie puede gobernar sin el concurso organizado del Pueblo”.

_Señor General: el problema de las Malvinas es algo que preocupa sobremanera al pueblo argentino. Qué nos dice usted sobre esto, incluida la “Operación Cóndor”?

_ “Siempre hemos sostenido que las Malvinas son argentinas y hemos reclamado anualmente la usurpación británica. De manera que la “Operación Cóndor” ha sido una expedición de argentinos, un tanto violenta si se quiere, pero dentro del territorio nacional, aunque la soberanía esté impedida por razones de operación violenta. Reconocer la autoridad del Gobernador inglés en ese territorio es simplemente reconocer la soberanía inglesa sobre un sector del territorio nacional: un simple acto de traición, si se lo comete por las autoridades argentinas. Alguien allí ha cometido la traición a la patria, pero no los muchachos, que se habrán excedido en su patriotismo, pero puesto a elegir, preferiría estar con ellos y no entre los que cometieron la traición”.

En general Perón sigue hablando para subrayar finalmente, con referencia al tema, lo que sigue, puesto que incluso le inquerimos qué hubiera hecho en el caso de ser gobierno.

_ “Estando yo en el gobierno, una fragata inglesa arribó al puerto Bahía Esperanza y desembarcó tropas en el mismo, ocupando uno de los refugios de las tropas argentinas, en ese momento desocupado. Este acto de los ingleses no difiere del de los muchachos de la “Operación Cóndor” con el agravante de que lo realizaban tropas de su graciosa majestad. Los efectivos de tropas argentinas que guarnecían el territorio argentino de la Antártida recibieron orden del Gobierno de dar diez minutos a los ingleses para abandonar la tierra con la advertencia que, en caso contrario se los obligaría a hacerlo por la fuerza. Los ingleses se reembarcaron y abandonaron Bahía Esperanza. Si yo hubiera estado en el gobierno cuando se produjo la “Operación Cóndor”, lo menos que hubiera exigido es que los ingleses tuvieran una actitud recíproca con los argentinos en Las Malvinas, haciendo constar que no era cuestión de derecho sino de hechos porque la soberanía argentina sobre las mencionadas Islas es para nosotros incuestionable”.

Nos alejamos del chalet “17 de Octubre” gratamente impresionados después de haber experimentado el honor de conversar con tan eminente personalidad de relieve mundial, entre expresivos y cordiales apretones de manos y augurios de “buen viaje” para nuestro regreso.

En la antesala aguarda ser recibido por el señor Juan Domingo Perón, el Dr. Baldrich, hijo del general Alonso Baldrich, compañero de Mosconi en la defensa de Y.P.F., a causa de lo cual fueron ambos arrestados en 1930 por los responsables de la ruptura de la continuidad constitucional después de más de sesenta años de vigencia.

_ “Quédese, no se vaya…” invita el General con exquisita amabilidad, pero comprendemos que no debemos abusar de su generosa hospitalidad.

Hace desde las 10:30 horas que somos sus huéspedes y son ya las 12, noventa minutos que se nos antojan históricos.

Volvemos al centro de Madrid, donde nos absorbe el vértigo de sus tres millones de habitantes hormigueando por sus calles luminosas, que es como decir, al centro señorial de la gente española.

Misión cumplida y primicia exclusiva para “Aquí Saladillo”.

Deja un comentario