“LA VANGUARDIA: UN PERIÓDICO DE PROTESTA”

Portada de La Vanguardia

Portada de La Vanguardia

“La Voz del Saladillo”, fundado por José Antonio Rossi, el 12 de febrero de 1872, fue el pionero del periodismo local y uno de los primeros en el periodismo de la campaña (1). Pero el 5 de octubre de 1879 hace su aparición “La Vanguardia”, del que podemos decir que fue pionero en el periodismo de protesta. Es más, sale al cruce del discurso establecido por “La Voz del Saladillo” y el propio Rossi será el blanco de sus ataques, tema este del que nos ocuparemos en una próxima nota.

Era su director y propietario don Eleuterio C. Mejías y si bien se conservan tan solo tres ejemplares en la Hemeroteca del Museo local, nos son suficientes para conocer su perfil.

En su edición del 29 de mayo de 1881, se autodefinía en estos términos: “Este papelucho que se llama La Vanguardia cumple fielmente su cometido, cual es, desenmascarar los pillos que ocupan puestos públicos en este desgraciado pueblo”.

Pero es en el editorial del domingo 26 de setiembre de 1880, bajo el título “Abajo la careta”, donde “La Vanguardia” expresa más acabadamente su concepción del periodismo:

Hemos de ser incansables, como lo hemos prometido, para fulminar anatemas con toda nuestra alma, contra «los pillos que ocupan puestos públicos».

La misión de la prensa, tiene por objetivo depurar a los pueblos de sus malos elementos, y hacerle conocer a los explotadores de su ignorancia y mala fe.

Si un mutismo culpable guardáramos en presencia de los grandes escándalos de que ha sido teatro este vecindario, derecho tendría el público de negarnos la decidida cooperación, que nos ha prestado, desde que «La Vanguardia» vio la luz pública el 5 de octubre del año pasado, humilde pero honrada, y con sus armas templadas en el santo fuego de la conciencia tranquila.

Ella ha batallado sin descanso, sufriendo unas veces la decepción de sus amigos, que sin el coraje de enrostrar a los pícaros sus malas acciones, por miedo a las camarillas, se enconjían de hombros y buscaban cualquier subterfugio para evadirse a la grande obra de la labor común; otros, los dominaba la fatiga y daban tregua a su espíritu para volver con nuevos bríos a luchar en la arena del periodismo y en la cual, los pigmeos han vencido a los titanes.

Lucha homérica ha sido, pero recompensada está, cuando ella ha servido para arrinconar a los malos elementos que, parapetados en los baluartes oficiales, no han podido contestar a una sola de las grandes verdades, que Domingo a Domingo ha venido estampando en sus columnas este microscópico periódico, pero cuya palabra es escuchada y leída en todos los ámbitos de la Provincia”.

La razón de este editorial era para introducir el ataque a José Antonio Rossi, que como queda prometido será motivo de otra nota.

(1) http://historiasaladillo.com.ar/hs/2013/12/la-voz-del-saladillo-el-primer-periodico-local/

Deja un comentario