“JORGE NEWBERY: DE BUENOS AIRES A SALADILLO EN GLOBO”

Jorge Newbery

Jorge Newbery

En la tarde del domingo 24 de septiembre de 1911, alrededor de las 16 hs., los vecinos de Saladillo fueron sorprendidos por un espectáculo inesperado. A una altura considerable, perdiéndose por instantes entre las nubes, apareció un globo aerostático, que a medida que descendía se observó que era tripulado por tres personas.

¡Un globo! ¡Un globo!” fue la voz que corrió por todo el pueblo. Como se vió que iba a caer en la zona de las quintas, fueron muchos los que por curiosidad y para socorrer a los tripulantes si era necesario, corrieron hacia donde cada uno suponía que ocurriría el descenso.

Los chicos, con mejores aptitudes físicas, fueron los primeros en llegar y quizá los únicos testigos del aterrizaje. Luego llegaron los mayores, la mayoría con la lengua afuera, excepto los que lo hicieron a caballo.

El descenso fue todo un éxito y se produjo en las inmediaciones de la chacra de Refort y el campo de Santiago Cartier, actual barrio de “La Falucho”.

Se trataba del globo “Buenos Aires”, que se había elevado a las 10 de la mañana en el parque aerostático del Aero Club Argentino, en el barrio porteño de Belgrano. Sus pilotos eran el Ingeniero Jorge Newbery, acompañado por Lisandro Billinghurst y Carlos L. Badó.

Globo «Buenos Aires»

Globo «Buenos Aires» con el que Newbery llegó a Saladillo

Los “héroes”, aunque ellos no se consideraban tales, fueron recibidos en el “Hotel Progreso” de Arnaud Listre, actual Club Social. Allí ofrecieron una entrevista al reportero del periódico “El Argentino”, cuya crónica es la fuente en que nos basamos.

El globo “Buenos Aires” tenía una capacidad de 1.600 metros cúbicos. Partió desde Belgrano y en su recorrido pasó por Ramos Mejía, Marcos Paz y Navarro. Alcanzó una altura de 2.200 metros y desarrolló una velocidad de 25 kilómetros por hora. Recorrió un total de 215 kilómetros. La temperatura mínima fue de 7 grados y la máxima de 18.

Por la noche, los tripulantes se sumaron a los festejos de la colectividad italiana que organizó cuatro noches de kermés, recordando la Unificación Italiana.

A la madrugada regresaron a Buenos Aires en ferrocarril. El globo fue despachado en el tren de las 2 p. m.

6 Comments

  1. Pocho 2015/09/23 22:59 Responder

    Muy buena anecdota!!!!

  2. Alejandro Mariotto 2015/09/24 0:29 Responder

    Que linda nota!!!
    No sabía de este hecho.
    Gran personalidad la de Jorge Newbery, pionero de la aviación argentina!!!!

  3. De pizzol José Luis 2020/03/22 11:58 Responder

    No sabía de esto , raro que se le escapó al Abuelo Luis.

  4. Roberto Oscar Cotinola Federico 2020/03/22 12:42 Responder

    No tenía conocimiento , excelente comentario , Si conocí a Don Santiago Cartier , que vivió en la esquina de Rivadavia y Pereyra , Soldado de Curamalal, primer clase del servicio militar .-

    http://Roberto%20Oscar%20Cotignola

  5. Mario Chicare 2020/03/22 12:45 Responder

    Hermosa historia desconocida!

  6. Jorge 2020/03/22 19:23 Responder

    Gracias!!!

Responder a Alejandro Mariotto Cancelar respuesta